Ramón Vargas, un viejo amigo de la LA Opera

El tenor mexicano tiene el papel principal en 'Don Carlo', que abre la temporada de la compañía angelina
Ramón Vargas, un viejo amigo de la LA Opera
Ramón Vargas en el papel de Don Carlo. Foto: Cory Weaver

Ramón Vargas no siempre usó su poderosa voz para deleitar a miles en teatros de todo el mundo. En más de alguna ocasión, la usó para obtener una remuneración bastante peculiar.

“A mi papá le encantaba Agustín Lara, me ponía sus discos, así que cuando le pedía permiso para salir con mis amigos me decía que le cantara una de Agustín Lara y me dejaba salir”, contó el tenor durante una charla telefónica.

Para entonces, ni él ni nadie sabía que en algunos años sería uno de los intérpretes de ópera más cotizados y buscados del mundo. En sus planes estaba convertirse en cantante, aunque no precisamente del bel canto.

“Mi propósito era hacer lo que me gustaba, divertirme y aprender”, contó. “Después las cosas empezaron a dar resultado”.

Una de esas cosas fue haber participado en el concurso de canto Carlo Morelli en su natal México. Después, tomar la decisión de irse de su país, pues sabía que aunque había ganado la competencia, para continuar con su trayectoria como tenor, tenía que mudarse a Europa.

En Milán ganó el concurso Enrico Caruso y después, con la fama que poco a poco fue construyendo, empezó a cantar en teatros pequeños.

“Pero los golpes de fortuna existen, y para mí fue cuando Pavarotti había cancelado su participación en el Metropolitan [de Nueva York]. Se quedaron vacías varias funciones y por pura casualidad yo estaba disponible”, recordó el cantante radicado en Viena.

Vargas suplió al desaparecido tenor tres de esas seis noches, y de ahí en adelante la vida solo le ha sonreído a este artista nacido en Ciudad de México hace 58 años.

Eso sucedió cuando Vargas ya tenía contrato con la Ópera de Viena y también tenía programada una actuación en el prestigiosísimo teatro La Scala de Milán.

Ahora, Vargas regresa a Los Angeles para participar en “Don Carlo”, que presentará del 22 de septiembre al 14 de octubre en el Dorothy Chandler Pavilion la LA Opera.

La obra abre la temporada de la compañía, y es considerada uno de los más grandes trabajos de Giuseppe Verdi. Su historia gira alrededor del príncipe don Carlo, quien queda devastado cuando el rey de España se casa con la joven princesa francesa de la que él está enamorado.

Vargas, quien no había trabajado con la LA Opera desde 1999, interpreta a don Carlo, y lo acompaña un elenco que incluye a la soprano Ana María Martínez, a la mezzosoprano Anna Smirnova y a Plácido Domingo, el barítono que interpreta el papel de Rodrigo, el amigo de Carlo.

“Es una opera que conozco muy bien, ya la he hecho en Viena y en La escala”, dijo el tenor, que además de tener una carrera como cantante, posee un título en pedagogía.

Y aunque atrás quedaron las noches de bohemia que solía compartir con su enorme familia –es uno de nueve hermanos–, Vargas recuerda con afecto a los artistas mexicanos que interpretaba y que inspiraron su carrera, entre ellos Pedro Infante, Javier Solís, Pedro Vargas y Agustín Lara.

Tiene claro que aunque no se hubiera convertido en tenor, de todas formas hubiera sido cantante.

“Si no hubiera llegado a los grandes teatros, a La Scala, al Metropolitan, a Viena, trataría de ser la misma persona y disfrutar [cantar] aunque fuera en otros lugares”, dijo.

En detalle

Qué: ‘Don Carlo’

Cuándo: del 22 de septiembre al 14 de octubre (consultar horarios para las seis funciones)

Dónde: Dorothy Chandler Pavilion, 135 N. Grand Ave., Los Angeles

Cómo: boletos $24 a $349; informes (213) 972-8001 y LAOpera.org

Ramón Vargas regresa a Los Angeles luego de casi 20 años. Foto: Cortesía