Mujeres en un trío sexual: Ellas nos cuentan su experiencia en un threesome

¿Y tú has estado en un trío?
Mujeres en un trío sexual: Ellas nos cuentan su experiencia en un threesome
Participar en un trío sexual puede ser una buena experiencia.
Foto: Shutterstock

Quizá una de las fantasías más recurrentes de hombres y mujeres sea compartir la cama con su pareja… y alguien más. Tener un threesome o un trío sexual es una decisión que, además de ser consensuada, implica muchas otras cosas: elegir el sexo del tercero en discordia, si será conocido o no, si será un profesional, si podrá tener sexo libremente con ambos miembros de la pareja, etcétera, etcétera.

Lo importante es que la pareja que se anime al threesome esté bien segura de su determinación y acuerde con claridad los términos en que el trío tendrá lugar.

Cuatro mujeres de la vida real nos cuentan cómo fue su experiencia en un trío sexual, lo que disfrutaron más y lo que no les gustó tanto. Sus nombres han sido cambiados por privacidad.

Selene

La verdad que mi experiencia con un trío no fue como la imaginaba, porque además no fue del todo planeada. Cuando estaba en mis 20 salí de campamento familiar con tíos y primos en un bosque en Chile, y la verdad que no recuerdo bien cómo, un par de primos hombres y yo nos fuimos a una de las cabañas más alejadas a fumar un porro. Luego de fumar y entre risas y juego, empezamos a acariciarnos y besarnos, yo con uno de ellos, y claro, el otro no se quiso quedar fuera de la fiesta. Cuando me di cuenta, ya estábamos los tres desnudos listos para el sexo.

Aunque fue una experiencia divertida, la verdad que para mí fue muy cansado. Atender a uno y atender al otro, subir y bajar… aunque fue placentero, yo acabé rendida. Eso fue lo que no me gustó, que entre dos hombres, la mujer es como quien está ahí para complacer. Lo que me gustó más fue la complicidad que se dio entre nosotros de manera espontánea.

Carolina

A mí me encantan los tríos, así que he tenido varias experiencias. Busco en internet formas de contactar a parejas de hombre y mujer que, a su vez, están buscando otra mujer. Aunque no los conozco, leo los comentarios y hago todo para asegurarme que puedo confiar en ellos. Generalmente, me ha tocado que las mujeres no quieren que sus hombres te toquen demasiado, prefieren que yo las toque a ellas, y a ellos les encanta.

Lo que no me gustó fue que una vez me encontré con una pareja que le gustaba el sadomasoquismo, y yo la verdad a eso no le entro, así que ahí mismo tomé mis cosas y con permiso… Lo que más me ha gustado fue una pareja en la que ella no quiso que yo la tocara, sino que ella quería tocarme a mí. Era la primera vez que una mujer me hacía sexo oral y la verdad no pensé que me fuera a gustar tanto.

Mariana

Nosotros creemos en el poliamor. Ellos son mi pareja y lo saben. Muchas veces tenemos sexo sólo dos de nosotros, pero también lo hemos tenido los tres. Y aunque el sexo con uno de ellos es más íntimo y más tranquilo, tener sexo con los dos ha sido muy divertido para mí y muy revelador, porque he conocido facetas mías y de ellos que eran un misterio.

El único problema es que a veces ellos quieren tener sexo entre ellos y, que ellos tengan sexo frente a mí no es tan placentero, porque yo sí soy hetero. Su última propuesta, que estamos todavía discutiendo los tres, es traer a un cuarto elemento a nuestra cama, una chica. Ellos insisten en que nadie es completamente hetero y que yo debería probar una experiencia lésbica, pero yo no sé todavía si me voy a atrever.

Sonia

Yo sólo he tenido un threesome, cuando era soltera. En ese momento yo tenía dos amantes con quienes me la pasaba muy bien, pero uno no sabía del otro. Como nuestros encuentros eran básicamente sexuales, un día se me ocurrió proponerles que hiciéramos un trío. Fue una experiencia muy salvaje y placentera. Lo repetimos algunas veces hasta que uno de ellos regresó a Cuba. Años después yo me casé y, aunque mi esposo no sabe de esta “locura de juventud”, como yo le llamo a esta experiencia, en mi intimidad sexual con él sí usamos juguetes para recrear ese trío, porque a mí me gustó mucho. A veces quiero proponerle a él que busquemos a otro hombre, pero no sé cómo lo vaya a tomar, así que no me atrevo a decirle todavía.