Remedios caseros para tos seca en niños

Teniendo a la mano algunos ingredientes caseros puedes aliviar efectivamente la tos de los más pequeños

La salud de los más pequeños de la casa siempre es motivo de preocupación. Sobre todo, porque los niños están iniciando su vida. En esta ocasión, trataremos algunos remedios caseros para tratar la tos seca en los niños.

Muchas son las opciones médicas que la comodidad de nuestra casa puede ofrecernos para tratar diversas enfermedades, claro está luego de visitar al pediatra o especialista médico según sea el caso.

En este sentido, sigue de cerca las siguientes recomendaciones caseras que podrán servirte contra los síntomas de la tos seca.

Remedios caseros contra la tos

  1. Inhalar mucho vapor. Tal como se indica, si el niño inhala vapor en cantidades abundantes, esto ayudará a incrementar la humedad en el aire para de este modo aliviar una garganta irritada o seca por el exceso de tos.
  2. Suministrar gotas nasales. Cabe destacar que los síntomas de un ataque de tos pueden aparecer con narices llenas de mucosidad o secas. Para el segundo caso es recomendable usar gotas de solución salina.
  3. Sopa o caldo de pollo. Científicos médicos han comprobado que el caldo de pollo o la sopa en sí posee cantidades de hierro y zinc que aceleran la recuperación en un cuadro de tos intensa.
  4. ¡La miel siempre ayuda! Una cucharada de miel, consumida antes de dormir, alivia y regula la tos nocturna.

Foto: Shutterstock

  1. Té con miel y limón. Sobre todo el té verde, junto con la miel, representa un gran alivio para cualquier ataque de tos, además de la dosis de vitamina C que aporta el cítrico del limón.
  2. Remedios de venta libre. Otra opción es que los padres o representantes de los menores adquieran antitusivos de venta libre, los cuales suelen calmar la tos en cuadros más graves.
  3. Chocolate caliente. Una vez más, cualquier bebida caliente ayuda a calmar la tos. Sin embargo, especialistas médicos comprobaron que la cocoa contiene teobromina, un componente que puede aliviar la tos persistente.
  4. Jarabes frutales. En la actualidad, existe multiplicidad de sabores para jarabes de la tos. Si el pequeño se rehúsa a tomar algún medicamento, prueba con uno a sabor frutal. Seguro le gustará.

Luego de seguir algunos tratamientos caseros, es necesario consultar antes con algún pediatra o especialista en el área, para que atienda los malestares que presente el menor si aparentan mayores riesgos de salud.

Una vez atendido el pequeño, podrás llevar a cabo los tratamientos recomendados por el médico, así como la posibilidad de suministrar alguno de los caseros de tu preferencia.