Clausuran negocios de Los Ángeles por venta ilegal de medicinas

Autoridades de salud advierten sobre el uso de farmacéuticos no recetados por un doctor

Medicamentos sin todos los ingredientes, demasiado fuertes o débiles debido a contener dosis incorrectas; o bien contaminadas con materiales tóxicos y almacenadas en condiciones insalubres o inadecuadas.

Esos son algunos de los peligros al comprar medicinas ilegales o de establecimientos sin permisos, dice el farmacéutico Brian B. Wong del Equipo Conjunto de la Autoridad de Salud (HALT), entidad del Departamento de Salud del condado de Los Ángeles que se encarga de investigar estos casos.

Cuando las personas se automedican pensando que pueden mejorar, tal vez están causando que sus síntomas empeoren ya que hay un retraso en la atención con un profesional de la salud que pueda diagnosticar y tratar adecuadamente la dolencia, explica el experto.

Miles de medicinas sin receta fueron decomisadas en los dos negocios. (Procurador de L.A.)

“Además, cuando un paciente decide autorecetarse los medicamentos llamados antibióticos para tratar una infección desconocida, corre el riesgo de volverse resistente al antibiótico, por lo que sería más difícil curar con éxito una infección bacterial”, aseguró Wong.

En el peor de los casos, aseveró el farmacéutico, “un paciente desprevenido que se ‘automedica’ con medicamentos mal etiquetados, adulterados o falsificados, corre el riesgo de reacciones adversas graves que pueden conducir a la hospitalización e incluso a la muerte”.

Cierran ‘farmacias’ ilegales

Dos negocios de venta de medicamentos ilegales fueron recientemente clausurados, anunció el procurador de la ciudad de Los Ángeles, Mike Feuer.

Indicó que su oficina obtuvo una orden judicial, impuso multas de 20,000 dólares y consiguió el cierre de dos negocios de Los Ángeles – Tienda Puerto Quetzal y Tienda Quetzal Nava del 2824 y 4160 al sur de la Avenida Vermont  – presuntamente involucrados en la venta de medicamentos ilegales y falsificados.

Iris Anabella González y su esposo Hugo González Nava recibieron una orden judicial de 10 años que les prohíbe participar en la venta de productos farmacéuticos.

Dos negocios que vendían medicinas sin recetas fueron cerrados sobre la Avenida Vermont en Los Ángeles. (Suministrada por oficina del procurador de L.A.)

Ambas ubicaciones han sido cerradas y desalojadas por los propietarios luego de la notificación por parte del abogado de la Ciudad debido a la actividad ilegal y las demandas.

“Los productos farmacéuticos falsificados e ilegales pueden ser mortales”, dijo Feuer al anunciar el cierre de los comercios. “El cierre de estos dos negocios, junto con fuertes términos del mandato judicial, envía un mensaje claro a quienes buscan atacar a nuestra comunidad”.

 

Los empleados de las tiendas vendían remedios herbales, cremas, ungüentos, animales de peluche, dulces y piñatas y vendieron de forma encubierta medicinas peligrosas, ilegales y falsificadas, incluyendo anticonceptivos y anti-inflamatorios inyectables, junto con jeringas para inyectar las drogas. Algunos empleados también supuestamente ofrecieron inyectar los productos farmacéuticos por una pequeña tarifa. Las empresas no eran farmacias registradas y los empleados no eran farmacéuticos.

Los investigadores encubiertos realizaron siete compras en los dos negocios donde adquirieron 10 dosis de Diprospan falsificado, un medicamento antiinflamatorio inyectable. Los investigadores supuestamente también se les dijo que podían comprar grandes cantidades de productos farmacéuticos con dos días de anticipación, si se les entregaba un depósito.

Posteriormente, se ejecutaron órdenes de allanamiento en mayo de 2018 que resultaron en la confiscación de 1,725 ​​productos farmacéuticos ilícitos en la tienda del 4160 al sur de la Avenida Vermont y más de 1,130 productos farmacéuticos ilícitos en el 2824 al sur de la Avenida Vermont. La mayoría de las drogas ilegales estaban etiquetadas incorrectamente o no tenían permitido venderse en el país y requieren una receta.

González y González Nava supuestamente eran los proveedores de productos farmacéuticos ilegales para ambas empresas.

Un enorme problema

El problema es significativamente grande. Desde 1999, HALT (el equipo de aplicación de la Ley de Salud) ha investigado más de 2,250 casos y alrededor de dos tercios involucran la venta/distribución ilegal de productos farmacéuticos, explicó Erick Aguilar, del Departamento de Salud del condado de Los Ángeles.

“En lo que va del año, hemos recibido 45 quejas relacionadas con la distribución de productos farmacéuticos ilícitos”, agregó.

El mensaje para las personas que quieren auto medicarse es claro, “No lo hagan. No compren medicamentos con receta de negocios o individuos sin licencia”, dijo Aguilar. “Son peligrosos, pueden enfermar mucho e incluso pueden matar. De hecho, la razón por la cual HALT se estableció se debió a la muerte de un niño en 1998. Desde entonces, ha habido muchas otras muertes relacionadas con esta peligrosa práctica”.

Los esfuerzos del fiscal contra productos farmacéuticos falsificados y prohibidos forman parte de una asociación continua con HALT, compuesta por miembros del Departamento de Salud del condado de Los Ángeles (LADHS), el Departamento del Sheriff de Los Ángeles, un farmacéutico con licencia y con asistencia de la Policía de Los Ángeles..

El LADHS ofrece atención médica asequible a todos los residentes del Condado de Los Ángeles, sin importar su estado migratorio. Cualquier persona que viva en el condado de Los Ángeles puede llamar al “211” o con LA Healthline al (800 )793-8090. Se habla español.

Casos investigados en los últimos 5 años:

Año Casos totales Casos que involucran farmacéuticos
2018 (a la fecha) 48 45
2017 78 50
2016 101 87
2015 100 67
2014 115 88