Ford dice al Senado: ataque sexual de Kavanaugh “alteró drásticamente mi vida”

Frente a las crecientes acusaciones de acoso sexual contra Kavanaugh, aumentan las presiones para que Trump retiré su nominación al Tribunal Supremo
Ford dice al Senado: ataque sexual de Kavanaugh “alteró drásticamente mi vida”
Las acusaciones de Ford contra el juez Kavanaugh han complicado el proceso en el Senado.
Foto: Captura CBS / Getty

WASHINGTON—En su esperado testimonio ante el Comité Judicial del Senado, Christine Blasey Ford, dirá que el presunto ataque sexual de Brett Kavanaugh en el verano de 1982 le “alteró drásticamente” la vida, según un documento adelantado este miércoles a la prensa.

“El ataque de Brett contra mi alteró drásticamente mi vida. Durante mucho tiempo tuve demasiado miedo y vergüenza de contarle a nadie los detalles”, asegura Ford, al detallar el presunto intento de violación por parte de Kavanaugh.

“No tengo todas las respuestas, y no recuerdo tanto como quisiera. Pero lo detalles de esa noche que me han traído acá son los que nunca olvidaré. Se han sellado en mi memoria y me han perseguido de forma episódica como adulta”, señaló.

Ford explicó que, pese al “terror” de acudir al Senado, aceptó ofrecer su testimonio por “obligación cívica”.

Ford, psicóloga y profesora en la Universidad de Palo Alto, en California, acudirá mañana a una audiencia del Comité para rendir testimonio bajo juramento sobre el presunto ataque sexual de Kavanaugh, quien afronta una lucha cuesta arriba en su confirmación para el Tribunal Supremo.

Un amigo de Kavanaugh, Mark Judge, que aparentemente fue el único testigo del incidente con Ford durante una fiesta en su suburbio de Maryland, se ha negado a dar testimonio sobre lo que ocurrió.

Kavanaugh, quien dará testimonio después de Ford, ha negado categóricamente las acusaciones en su contra, que ahora provienen de otras tres mujeres.

En su propio testimonio adelantado a la prensa, Kavanaugh, de 53 años,  reconoció que en ocasiones bebía demasiado con sus amigos y ha dicho que se avergüenza de cosas que dijo o hizo durante sus años de secundaria y de carrera universitaria en Yale. Sin embargo insistió en que jamás cometió ataques sexuales.

Aunque Ford asegura que no está confundida, Kavanaugh afirmó que posiblemente Ford fue atacada por otra persona en algún otro tiempo y lugar.

Una segunda mujer, Deborah Ramírez, ha dicho que también fue objeto de acoso sexual de Kavanaugh, pero no está claro si el Comité solicitará su testimonio.

Las declaraciones de una tercera mujer, Julie Swetnick, difundidas hoy por su abogado, Michael Avenatti, han complicado aún más el panorama para el presidente Donald Trump y sus aliados republicanos en el Senado, que tienen prisas por confirmarlo en el cargo antes del inicio de la sesión de otoño del Tribunal Supremo.

Según la cadena NBC, una cuarta mujer dijo que fue testigo de cómo Kavanaugh arrinconó a una mujer contra la pared de forma “agresiva y sexual”, a la salida de un bar en 1998. El juez negó esa cuarta acusación durante una llamada telefónica con miembros del Comité esta tarde.

Pese a la tormenta política, el Comité Judicial no ha abandonado sus planes de realizar un voto preliminar sobre Kavanaugh el viernes, aunque todo dependerá de la audiencia de mañana.

Trump, atento a testimonio de Ford

Durante una conferencia de prensa en Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de Naciones Unidas, Trump nuevamente defendió al atribulado juez de las “acusaciones falsas” en su contra.

Sin embargo, por primera vez dijo que retiraría la nominación de Kavanaugh si Ford lo convence de que éste es “culpable de algo semejante”.

“No puedo decirles si ellas (las tres mujeres) están mintiendo hasta que las escuche… es posible que sean convincentes”,  afirmó Trump, quien se describió como una víctima de “falsas acusaciones”.

Hasta ahora, Trump siempre ha acusado a los demócratas de estar detrás de una campaña de “difamación” para torpedear la confirmación de Kavanaugh.

Ante la “corte” de la opinión pública

Mientras tanto, ambos bandos en la polémica hacen lo propio para persuadir a la opinión pública, en unos momentos en que crece la oposición a la confirmación de Kavanaugh.

La Casa Blanca divulgó una carta de 60 excompañeras de Kavanaugh de la secundaria privada “Georgetown Prep” y de otras escuelas similares, en la que lo defendieron de las acusaciones de Swetnick.

“Brett Kavanaugh es un buen hombre. Siempre ha tratado a las mujeres con respeto y decencia”, ndicaorn en la misiva enviada al Comité.

Por su parte, los senadores demócratas Dick Durbin y Dianne Feinstein, divulgaron una carta de apoyo a Ford, firmada por más de 1,400 mujeres que acudieron a la misma secundaria de Kavanaugh y escuelas aledañas.

Una mujer a cargo de interrogatorio

El Comité Judicial contrató a una fiscal del Condado de Maricopa (Arizona), Rachel Mitchell, para que presida el interrogatorio de Ford y Kavanaugh en la audiencia, que se llevará a cabo en un pequeño salón del edificio Dirksen del Senado.

El Comité tiene únicamente a cuatro senadoras, incluyendo Feinstein y Kamala Harris, y los republicanos que lo controlan contrataron a Mitchell para evitar una mayor politización del asunto.

Además, les preocupaba la óptica de once hombres blancos mayores cuestionando a una presunta víctima de violencia sexual, según fuentes legislativas.