Joe T. Hodo: el show del gringo que quiere ser presidente de México

Descubre cómo Gregory Max Berger “Gringoyo” creó a tan divertido personaje
Joe T. Hodo: el show del gringo que quiere ser presidente de México
Gregory Max Berger en su papel de Joe T. Hodo.

MEXICO.  Mr. Hodo es un estadounidense que hace unos años tomó una avioneta en Texas y poco después de la frontera sur se soltó en un paracaídas para caer entre nopaleras y pirámides que destruyó a balazos por aquí y por allá para imponer en su lugar malls y hamburgueserías camino a un objetivo mayor: la Presidencia de México.

Para ello fundó su partido “Güero” bajo el slogan “Gringos y españoletes para restablecer el orden” que promueve por todo el país dando tumbos cuando lo mandan al carajo por sus excentricidades y ambiciones que no tiene empacho en ocultar, como lo revela a este diario el creador del personaje Gregory Max Berger “Gringoyo” conocido en Youtube por su show de comedia Joe T. Hodo cuyos videos frecuentemente se vuelven virales.

“Cuando me convierto en Joe T. Hodo soy un especie Judas en semana santa para quemar porque soy un símbolo de muchas cosas negativas de mi país de origen y yo me hago más gringo para cumplir con mi papel de ciudadano mexicano”.

Gregory visitó México por primera vez en los años 90 para acompañar a un amigo de Los Angeles en la filmación de un documental, pero se enamoró del país y de una mujer. Y se quedó hasta ahora.

“He pasado más de la mitad de mi vida adulta en México (hoy tiene 45 años) y para mi es un deber hacer comedia en medio de la violencia que se vive en el país que llegó a ser la esperanza de un verdadero cambio a través de  movimientos sociales y políticos como el EZLN que dio a los indígenas la oportunidad de escribir su historia”.

Periodista de formación y comediante por convicción, Berger se convirtió con el tiempo en un catedrático de la Universidad Autónoma de Morelos, donde actualmente radica y donde nació la idea en 2013 de parodiar a ese tipo de estadounidense que a cada paso piensa sólo en la manera de sacar provecho y dinero de cualquier situación y circunstancia.

En algunas de sus presentaciones que se divulgan en Youtube, Facebook y Twitter, por ejemplo, Mr. Hodo, toma la bandera migrante sólo para que al sacerdote Alejandro Solalinde, Premio Nacional de Derechos Humanos, le ayude en su campaña política y para convencer a las mujeres conocidas como Las Patronas para que en sociedad abran una cadena de restaurantes a lo largo de las líneas de ferrocarril por donde los centroamericanos viajan clandestinos en lugar de darles comida gratis.

“Me convierto en un golpeador de mis paisano en el sentido que Jules Pfeiffer aclaró muy bien para hacer sátira: él decía que se puede pegar todo lo que quieras, pero siempre hacia arriba y Estados Unidos es el símbolo de poder perfecto en la comedia”, advierte Gringoyo.

Por eso Joe T. Hodo nunca se quita el saco ni el sombrero azul cielo ni la corbata roja. Por eso su cabeza gira siempre en torno a la plusvalía aunque esté en medio de grupo radicales como las policías comunitarias de Guerrero a las intenta sobornarlas para que le vendan los cerros donde se sabe que hay oro que no han dejado sacar a las empresas mineras.

Al final de cuentas se trata de hacer reír a sus más de 400,000 seguidores en las redes a los que algunas veces también confunde como a aquella viejita que un día le grito a media calle: “¡Ah, tú eres el gringo que se quiere adueñar de México!, pero no nos vamos a dejar”.

Alrededor de la web