Posible huelga ronda el servicio del Metrolink

Una huelga puede paralizar el servicio del Metrolink en el sur de California
Posible huelga ronda el servicio del Metrolink
Los trenes de Metrolink podrían dejar de funcionar, de declarase la huelga

Los despachadores de trenes son los “ojos” del servicio ferroviario —el equivalente de los controladores de tráfico aéreo, pero para las vías del tren. Sin su trabajo, los trenes no podrían moverse.

Una posible huelga de despachadores, jefes de despachadores y trabajadores de comunicación de Metrolink podría resultar en la paralización del servicio de trenes. Los trenes de Metrolink enlazan los condados de Los Ángeles, Orange, Riverside, San Bernardino y Ventura con siete rutas, en una red de seis condados y 538 millas, que incluye una parte del norte del Condado de San Diego, en el sur de California.

Esto podría ocurrir en las próximas semanas, si el sindicato de trabajadores ATU (Amalgamated Transit Union) y la compañía de transporte no llegan a un acuerdo.

“Desde hace más de dos años que estamos negociando con Metrolink, pero ayer [martes] a la noche, las conversaciones llegaron a un impasse [punto muerto]”, explicó Art Aguilar, presidente del sindicato ATU, Local 1277.

En entrevista con La Opinión, Aguilar explicó que las negociaciones se detuvieron luego de que Metrolink se negara a cambiar el lenguaje de “at will” (empleo a voluntad) de sus trabajadores. Empleo a voluntad o “at will”, significa que el empleador puede echar a un trabajador en cualquier momento y por cualquier motivo.

“Desde el primer día que comenzaron las negociaciones, el Metrolink insiste en que los trabajadores estemos empleados ‘a voluntad’”, indicó Avram Stanton, jefe de despachadores de Metrolink y uno de los trabajadores afectados.

Una huelga no es buena para nadie. Nos preocupa el daño que pueda causar a la relación con los pasajeros y con la Junta. Siempre tratamos de cuidar a los pasajeros, nos aseguramos de que lleguen sanos y seguros a su hogar. Pero al mismo tiempo, estamos tratando de obtener derechos básicos para nuestros trabajadores”, agregó Stanton.

Por su parte, la entidad de transporte respondió a La Opinión con un comunicado.

“Metrolink está actualmente negociando con Amalgamate Transit Union (ATU). Metrolink continua negociando en buena fe. Metrolink continuará ofreciendo servicio seguro y confiable a nuestros pasajeros”, respondió Scott Johnson, gerente de la empresa de transporte, a la solicitud de La Opinión.

El trabajo de los despachadores es esencial para el funcionamiento de los trenes.

Una larga historia

Las negociaciones de los trabajadores con Metrolink no son nuevas y se remontan a varios años atrás.

En agosto 2015, los trabajadores trataron de organizarse bajo la Asociación americana de despachadores de tren, a lo que la empresa se opuso. En 2016, los mismos trabajadores buscaron a ATU, para poder recibir un trato laboral más justo. A partir de agosto de 2017, ATU Local 1277 está a cargo de las negociaciones.

Este es el primer contrato que los trabajadores intentan lograr.

“Desde el primer día que quisimos organizarnos, Metrolink ha tratado de despedirnos”, informó Stanton, quien junto a Aguilar insistieron en la voluntad de los trabajadores de llegar a un acuerdo, para evitar la huelga.

“Ayer en la última reunión, les dije que estaba preparado a vivir [en la reunión] hasta que podamos firmar un contrato”, agregó Aguilar. “No queremos perjudicar al público, pero al mismo tiempo, los trabajadores sienten que sus derechos laborales y humanos están siendo atacados”.

Pasajeros de Metrolink

En el andén de la estación de Burbank, los pasajeros de Metrolink desconocían la situación y se sorprendieron ante la perspectiva de un paro en el servicio ferroviario.

“Viajo tres veces por semana de Burbank a Union Station y de ahí a Covina, realmente me complicaría que no haya trenes”, comentó Cesia Hernández, quien utiliza regularmente los trenes para ir cuidar a sus nietos, mientras su hija va a trabajar.

“Apoyo a los trabajadores, pero espero que no haya paro, porque ocupo el tren para venir a trabajar”, señaló Steven Ochoa, de Baldwin Park.