Amazon, una subida de salario que deja cierto sinsabor

Los sueldos en la industria del almacenamiento rondan el nuevo mínimo de $15 la hora del gigante del comercio
Amazon, una subida de salario que deja cierto sinsabor
Los nuevos salarios serán efectivos el 1 de noviembre./Archivo
Foto: EFE

“No es un gran cambio en la industria”.

Han pasado un par de días desde el anuncio de Amazon de subir los salarios mínimos en la empresa a $15 la hora y tras la bienvenida a la noticia, incluso por uno de los mayores críticos de las prácticas laborales de esta empresa, el senador Bernie Sanders, los cambios no se perfilan tan impactantes como podría parecer por una empresa con tan gran huella en el país.

Quien cree que este anuncio de subidas de sueldo no suponen una revolución entre los trabajadores de esta empresa de comercio electrónico es el doctor en economía, Ben Zipperer, un experto en el campo del salario mínimo y desigualdad en el Economic Policy Institute (EPI). Zipperer cree que no es un gran cambio en este sector porque los trabajadores de almacenes ya cobran, en general, sueldos que rondan los $15 o más. “Hay quien cobra menos pero es un salario medio en esta industria”, explica a este periódico el experto de este centro de corte progresista.

Este economista se hace eco además de algunas noticias que coincidiendo con la subida indican que desde el 1 de noviembre Amazon ha eliminado los bonus y otros incentivos financieros que permitían a los trabajadores cobrar en algunos casos más de lo que cobrarán con el nuevo esquema salarial. Zipperer es más partidario de un pago regular que no fluctúe estacionalmente con las crisis o las subidas de los objetivos de trabajo como ocurre con los bonus. No obstante, cree que la nueva política retributiva no debería eliminar otras ventajas compensatorias “u otros beneficios como una mejora en las jornadas laborales o reducción del ritmo de trabajo”.

Con los nuevos salarios, que entran en vigor el 1 de noviembre, Amazon calma a los críticos, que son muchos desde que se empezó a desvelar hace un par de años el ritmo de trabajo de la empresa y las condiciones laborales. Además, es posible que en un mercado tan tenso laboralmente como el actual, con una tasa de desempleo por debajo del 4%, pueda atraer a empleados de otras industrias que cobran por debajo de los $15 a la hora y cubrir sus necesidades.

Aunque el salario no sea lo suficientemente competitivo entre los trabajadores de alamacenaje si que lo es para otras personas que ahora trabajan en comercio al por menor y tiene una media salarial por debajo de los $13 a la hora.

La empresa, fundada y presidida por Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, va a presionar políticamente para que el salario mínimo federal establecido en 2009 en $7.25 la hora suba.

Michael Saltsman, director del Employment Policies Institute, una organización de orientación conservadora, criticó esta posición política de Amazon porque afirman que los empleadores ya han estado subiendo los salarios “lo que prueba que no son necesarios mandatos para elevar la paga entre los que tienen los ingresos más bajos”. Este grupo cree que las empresas con bajos márgenes no pueden permitirse estos salarios.

Pero la pregunta para muchos es si los trabajadores pueden permitirse una vida que no sea de pobreza.

Y en este sentido los $15 saben a poco. Hay que considerar que Amazon es una de las dos empresas que ha tenido una capitalización bursátil de un billón de dólares y además ejerce una competencia cada vez mayor en el comercio electrónico y no virtual. Solo los más fuertes como Walmart le pueden plantar cara.

Zipperer piensa que la subida es prueba de que la presión de la lucha Fight for $15 está teniendo efecto como también el hecho de que se hayan subido los salarios mínimos en casi una veintena de estados y un buen número de ciudades por encima del mínimo federal, pero es una cantidad insuficiente. “Ayuda, pero no se deja el nivel muy elevado, sobre todo para una empresa como esta”.

“Es difícil vivir con $15 la hora”, recuerda. Una familia de cuatro con un solo ingreso y trabajando a tiempo completo ronda el umbral de la pobreza con este sueldo.

De hecho, desde Action Center on Race and the Economy (ACRE) aunque se felicitó la nueva remuneración se apuntaba que la gente que trabajan para vivir tienen que ganar un sueldo que realmente les permita vivir. “Amazon tiene mucho que recorrer para asegurar que a sus trabajadores se les compensa justamente por su trabajo, cuán seguro es su trabajo, su seguro médico adecuado, su valor y como proveen para sus familias”. ACRE quisiera ver un sueldo con el que vivir, “un living wage”.

Sindicatos y Monopsonía

Monopsonía es como se conoce a una situación cada vez más evidente. Es una forma de monopolio en la que una empresa tienen el poder del mercado y los medios de producción. La monopsonía no tiene que ser perfecta para que la dinámica de esta competencia imperfecta distorsione la ley de la oferta y la demanda sobre todo en materia de salarios. Si solo hay un empleador o dos y no hay realmente competencia, son ellos los que fijan los salarios.

En este sentido, para los trabajadores de bajos ingresos y para los de ingresos medios que no han visto subidas de empleo conforme ha mejorado la economía hasta muy recientemente, la única respuesta es la acción sindical. Zipperer dice que sin la presión sindical es difícil que suban los sueldos de las clases medias pero ve en las recientes huelgas y sobre todo las manifestaciones de maestros un resurgimiento de unos sindicatos cuya afiliación ha caído fuertemente en las últimas décadas.