Hombre descubre que la piedra de calzar la puerta es un meteorito y vale $100 mil dólares

Vaya sorpresa la que se llevó este hombre de Michigan

Un meteorito con un valor aproximado de $100,000 dólares ha sido usado como un tope de puerta en una granja de Grand Rapids en Michigan durante años.

La profesora de geología Mona Sirbescu de la Universidad Central de Michigan (CMU) identificó por primera vez el trozo de hierro de 22.5 libras como algo más que un calzo de puerta ,cuando el propietario le pidió que lo viera a principios de este año. Aunque mucha gente le había pedido que examinara rocas en el pasado, esta vez era diferente.

Después de las pruebas, Sirbescu determinó que era un meteorito, hecho de 88.5% de hierro y 11.5% de níquel. Sin embargo, esto no es cualquier roca espacial. Con un peso de 22 libras, es el sexto hallazgo más grande registrado en Michigan, y tiene un valor potencial de $100,000 dólares, según CMU.

“Es el espécimen más valioso que he tenido en mi vida, monetaria y científicamente”, dijo Sibescu.

De acuerdo con el comunicado de prensa, se envió una parte del mismo a Smithsonian Institution en Washington, DC, que validó que era en realidad un meteorito.

Viaje a la Tierra

La roca llegó a la Tierra en algún momento de la década de 1930, según su propietario, que pidió mantenerse sin identificar, quien la obtuvo en 1988 cuando compró una granja en Edmore, a unas 30 millas al suroeste de Mount Pleasant. Mientras recorría la propiedad, el hombre vio que la roca calzaba una puerta y le preguntó al granjero qué era.

El granjero le dijo que era un meteorito, que era parte de la propiedad y que él podría tenerlo.

El agricultor dijo que había caído a la propiedad en los años 30, “e hizo un gran ruido cuando golpeó”, recordó el nuevo propietario, según la declaración de CMU. Por la mañana, el granjero y su padre encontraron el cráter y sacaron el meteorito aún caliente.

El nuevo propietario vivió en la granja unos años y, cuando se mudó, se llevó consigo la piedra misteriosa. Durante los últimos treinta años, lo ha usado como un tope de puerta y lo envió en ocasiones a la escuela de sus hijos para mostrarlo.

Este año, el hombre se inspiró en las historias de residentes de Michigan que encontraron y vendieron piezas de meteoritos.

“Me dije: ‘Espera un momento. Me pregunto cuánto vale el mío”.

Una amiga y alumna de geología de CMU lo dirigió a Sirbescu en la Facultad de Ciencias e Ingeniería, quien lo llevó a uno de los laboratorios en Brooks Hall y lo examinó bajo un instrumento de fluorescencia de rayos X para determinar que era un meteorito de hierro y níquel, con aproximadamente 88 % de hierro y 12 % de níquel, un metal que rara vez se encuentra en la Tierra.

Los meteoritos de hierro generalmente consisten en aproximadamente 90-95 % de hierro, y el resto está compuesto de níquel y trazas de metales pesados, incluido el iridio, el galio y algunas veces el oro.