Buyepongo tiene su propio sabor

La banda de música afrolatina es parte del festival El Velorio, que tendrá lugar en la Plaza de la Raza
Buyepongo tiene su propio sabor
Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Buyepongo tiene una meta bien clara: que dentro de cien años, cuando esa generación los escuche, sepa que ellos desarrollaron un sonido único, el buyangú. Y que sucedió en California.

“No lo inventamos, sino que creamos nuevos ritmos”, dijo Édgar Modesto, vocalista principal y percusionista de esta banda angelina.

El buyangú, una palabra inventada por este grupo fundado por músicos hijos de migrantes mexicanos, es una fusión de todo lo que suene a música tropical y guapachosa –cumbia, vallenato, punta, calipso, salsa, mambo, guaracha, jazz – con el poderoso ritmo del tambor africano.

“Es como un popurrí”, explicó Modesto. “No es pop, no es rock, no es banda, no es regional mexicano, sino algo que tiene nuestro propio sabor”.

Y es por esas características –de música inclasificable– que no se toca en estaciones de radio comerciales y tampoco forma parte del catálogo de una compañía disquera transnacional.

Pero ni falta que les hace, pues Buyepongo es desde hace diez años una de las bandas más populares de Los Ángeles. Hace unos días regresaron de una extensa gira por China, a donde viajaron como parte de un intercambio cultural promovido por el Departamento de Estado, y el sábado participarán en El Velorio, una celebración que tendrá lugar en la Plaza de la Raza y que tiene como fin recaudar fondos para esta institución cultural.

En su novena edición, esta fiesta, producida por el dibujante Antonio Pelayo, celebra el Día de los Muertos con un programa que incluye a otros cantantes, DJs y la exhibición de obras de cien artistas cuyo tema es esta festividad mexicana. También habrá baile, un desfile de moda, venta de artesanías, de arte y puestos de comida.

Este reconocimiento del público, luego de que Buyepongo estuvo a punto de desintegrarse un par de años luego de haberse fundado debido a la salida de uno de sus miembros clave, es la mayor satisfacción para la agrupación, pues al principio estos artistas se reunieron con la única intención de expresarse a través de lo que más amaban, la música.

No obstante, Modesto considera que ese punto de quiebre fue lo que ayudó a Buyepongo a encontrar su estilo.

“Antes tocábamos más cumbia y vallenato, pero un viaje que hice a Centroamérica en 2010 fue muy importante porque redescubrimos el tambor”, dijo Modesto, quien visitó lugares como Honduras, el sur de México y Belice. “Al regresar empezó la nueva era de Buyepongo porque le agregamos más ritmos a nuestra música y nuestra visión se abrió mucho más; no nos pusimos límites”.

Ahora, el grupo creado en el área de Long Beach, y cuyo nombre es la unión de dos palabras, “bulla” y “pongo”, prepara un álbum nuevo, el segundo completo de su carrera. Con él esperan hacer su primer gira en México en 2019, pues a pesar de que en ese país es en donde más se consume su música, nunca lo han visitado como banda.

“Nos gusta saber que somos hijos de mexicanos y llegar a diferentes partes del mundo”, dijo. “Para nosotros no hay límites; si se oye bien algo y nos hace mover el bote lo aplicamos”.

 

En detalle

Qué: Buyepongo como parte del festival El Velorio

Cuándo: sábado, 7 pm a 2 am

Dónde: Plaza de la Raza, 3540 N. Mission Rd., Los Angeles

Cómo: boletos $25 a $64; informes elvelorio.eventbrite.com

El sonido de la banda tiene una fuerte presencia del tambor africano. Foto: Cortesía