Bicarbonato de sodio para el cabello, éste y otros secretos para lucir una melena envidiable

El cabello debe estar nutrido en todo momento y saber qué producto le conviene más es fundamental

El secreto de un cabello bonito es que, además de sano, esté bien hidratado y cuidado. Así conseguirás que brille y dejarás a todos deslumbrados a tu paso.

No es muy difícil de conseguir y puedes hacer tus misma productos para aplicártelos y potenciar las cualidades de tu pelo.

Si quieres un champú para uso diario, este es muy fácil de preparar.

Necesitarás 2 o 3 hojas de aloe vera y un poco de tu champú habitual.

Abre las hojas de aloe y extrae la pulpa. Pon el gel en la licuadora con un poco de tu champú y mézclalo muy bien. Aplícalo en tu cabello como de costumbre, dejándolo reposar al menos  3 minutos. Enjuágalo con abundante agua y verás que suave y brillante quedará tu cabello.

También te aconsejamos que tomes nota de una mascarilla fabulosa para que tu cabello cause mucha envidia. Se trata de una mascarilla a base de ricino, que relajará tu cabello, evitando que se enrede y haciendo que crezca más.

Esto es lo que necesitarás:

30 gotas de aceite de ajo.
40 ml de pantenol.
60 ml de aceite de ricino.

Mezcla todo muy bien y consérvalo en un lugar fresco donde no le dé el sol. Puedes usar un frasco oscuro para guardarlo.

Aplícalo en tu cuero cabelludo frotándolo suavemente, luego cúbrelo con un gorro de baño.
Déjalo actuar por una hora y enjuaga tu cabello.
Puedes usar este tratamiento 3 veces por semana y pronto notarás cómo se hace más sedoso y se cae menos.

Otra opción que puedes usar es una mascarilla de bicarbonato de sodio, que hace que el cabello sea mucho más suave y brillante. Además de relajar y eliminar las toxinas de tu cuero cabelludo.

Necesitarás:

1/2 taza de bicarbonato de sodio.
1 taza de acondicionador.
2 cucacharaditas. de aceite de coco.

Mezcla todos los ingredientes hasta que queden bien incorporados y luego aplica la mezcla a lo largo de tu cabello semihúmedo.

Envuélvelo con una toalla húmeda o ponte un gorro de baño y déjalo actuar por máximo una hora. Pasado este tiempo, enjuaga tu cabello con agua fría y aplícate tu acondicionador habitual.

No frotes tu cuero cabelludo con esta mezcla, ya que puede irritarlo.