Fieles reaccionan tras ver lista de curas pederastas

La Diócesis de San Bernardino dice haber tomado medidas para evitar que esto se repita
Fieles reaccionan tras ver lista de curas pederastas
Los feligreses dicen que si el crimen es probado hay que aplicar la ley. / foto: Alejandro Cano.

La comunidad católica de Inland Empire fue sacudida hace unos días con la revelación de una lista de 34 sacerdotes acusados de abuso sexual de menores desde 1978 a la fecha.

Y mientras unos apoyan el acto de transparencia y otros respaldan a la iglesia como institución, varios recomiendan tomar medidas de precaución.

Para Ligia Vargas Alemán, residente de Fontana y feligrés de la iglesia San Juan XXIII, los sacerdotes son seres humanos con defectos y bondades; pero considera que si cometen algún crimen deben ser castigados con todo el peso de la ley.

“Si cometieron un crimen y se comprueba, tienen que pagar. Me considero católica practicante y en esta iglesia he aprendido a ser mejor ser humano… Por estos sacerdotes, no voy a cambiar mi religión pero tampoco puedo ignorar estos crímenes”, comentó.

Herón Bastida, residente de Ontario y feligrés de la iglesia San Jorge, dijo sentir desilusión y tristeza con estos casos pero apoya la revelación de los nombres para evitar así futuros abusos.

“Como católico es triste, pero creo que es bueno que revelen los nombres y todo lo que puedan que hagan público, de esa manera no se acusa la iglesia de encubrir nada”, señaló.

Joaquín Covarrubias, católico activo, indicó que cualquier persona que cometa este tipo de crímenes debe pagar. Aunque, dice, no culpa a la iglesia sino más bien responsabiliza al ofensor.

“Cualquier persona, sea pastor, sacerdote, rabino, maestro, tío, tía, padre o madre de familia abusadora debe pagar el abuso que le provocó a un menor”, indicó y agregó que “hay que cuidar a nuestros hijos”.

Por su parte, Xóchitl Plascencia, feligrés de Ontario, dijo que la injusticia es parte constante de la vida… y que se encuentra hasta en el propio hogar. “No hay necesidad de estar apuntando el dedo cuando todos somos humanos e hijos de Dios… Siempre habrá alguien quien encubra y proteja al culpable. Hoy es cuando deberíamos estar al tanto de nuestros hijos e hijas para que el futuro de ellos no sea corrupto”, comentó.

Los fieles dicen que es importante revelar los nombre de estos sacerdotes./ Alejandro Cano.

Sinceras disculpas

La lista revelada, el lunes 8 de octubre, por la Diócesis de San Bernardino incluyó 34 nombres de sacerdotes señalados de pederastas, muchos de los cuales ya eran de dominio público.

Esta es la segunda lista en su tipo revelada por una diócesis del Sur de California.

El mes pasado, la Diócesis de San Diego agregó ocho nombres de sacerdotes pederastas. La lista fue revelada días después de que un gran jurado de Pennsylvania revelara un reporte que aseveraba casos de abuso sexual a menores perpetrados por más de 300 sacerdotes en un periodo de 70 años.

“Al leer esta lista nos duele pensar en las muchas vidas que fueron afectadas por los hechos pecaminosos e ilícitos de los sacerdotes.

Algunos reconocerán nombres en esta lista, un mayor número reconocerá las comunidades parroquiales donde sirvieron… Hace que esta crisis sea más particular a nosotros y puede intensificar nuestros sentimientos de tristeza e indignación”, comentó el Monseñor Reverendísimo Gerald Barnes en una carta enviada a la comunidad.

Además reiteró sus disculpas a quienes fueron víctimas de los hombres en la lista y a todos los fieles católicos que se han escandalizado con el capítulo “vergonzoso” en la historia de la Iglesia Católica.

“A estas alturas, pueden parecer carentes de significado y lo lamento porque me imagino lo doloroso que ha sido esto en la vida de muchas víctimas. Aun así, quiero expresar mis más sinceras disculpas”, añadió Barnes.

Los señalados

La lista de nombres nunca antes revelados al dominio público incluye a Daniel Dominicis, Joseph Jablonski, Robert Kurilec, Peter McCormick, y Dominic Gaioni. Los nombres antes revelados al público de 2002 a la fecha incluyen a Robert Barco, Alex Castillo, Robert Donat, Timothy Keppel y Louis Perreault.

La lista de casos previamente publicados de 1978 a 2002 incluyen a Gustavo Benson, Jesús Domínguez, Rudi Gil, J. Ernest Hayes, Malachy McGinn, Paul Nguyen, Anthony Rodrigue, Charles Rourke, Ed Ball, Joseph Fertal, Howard Melzer, John Schmitz, Paul Shanley, Bernard Waltos, Fidencio Silva-Flores, Ponciano Ramos, Esteban Trujillo, Joseph Bell, Ruben Garcia, John Haberthier, Terrence Reilly, y James Stauber.

Dos nombres revelados al público con acusaciones no verificadas pero cuyos casos fueron resueltos a través de un arreglo legal son los de Saúl Ayala y Michael Búcaro. De los 34 sacerdotes acusados, 14 ya han fallecido, mientras que la mayoría de ellos fueron vetados para siempre de la Diócesis y prohibidos de servir en ministerios.

En el caso de Barco, quien sirvió en la iglesia católica San Salvador en la ciudad de Colton en 2009, y en la iglesia católica San Luis de Cathedral City de 2011 a 2014, fue incardinado a la diócesis de Chascomus en Argentina.  Barco fue removido de su puesto en la diócesis de Los Ángeles en mayo de 2016, se presume regresó a Argentina.

En el caso de Castillo, que dejo atónita y dividió a la comunidad católica de Ontario, fue removido del sacerdocio en junio de 2010 y se la ha visto en celebraciones privadas del área ahora como civil.

En el caso de Nguyen, quien sirvió en la comunidad San Francisco de Sales en la ciudad de Riverside de 1992 a 1993, fue incardinado en la diócesis de Oslo en Noruega en 1993; sin embargo, a la fecha la diócesis desconoce su paradero.

Barnes dijo que desde 2002, la Diócesis ha adoptado una política de cero tolerancia para clérigos en contra de quienes se han hecho alegatos convincentes de abuso sexual. Y que se ha implementado la toma de huellas dactilares y extensas verificaciones de antecedentes de todos los clérigos y empleados laicos.

“[Hemos] hecho obligatorio para todos los ministros el programa de capacitación VIRTUS para enseñar a reconocer y prevenir el abuso sexual de niños”, añadió.

Alrededor de la web