‘Con nuestro voto podemos parar a Donald Trump’: María Elena Durazo

La candidata favorita al senado estatal dice que el presidente quiere ‘más violencia’
‘Con nuestro voto podemos parar a Donald Trump’: María Elena Durazo
María Elena Durazo es candidata para el Distrito 24 del Senado estatal. (Jorge Luis Macias/Especial para La Opinión)

María Elena Durazo, aspirante y clara favorita para convertirse en senadora estatal por el Distrito 24 de California, en sustitución de Kevin de León, dice queella siente como propio el sufrimiento de las familias latinas.

“Sufro con ellos”, afirma a La Opinión durante una entrevista en sus oficinas de campaña en el Este de Los Ángeles. “Inmediatamente viene a mi mente mi familia, mis padres y hermanos; todo lo que pasamos trabajando en el campo, lo que nos pagaban a pesar del trabajo duro, los sueldos, las malas condiciones o hasta cuando pasaba una avioneta y los rociaba con pesticidas”.

Analiza que las condiciones actuales son similares a las de décadas pasadas. En el sector agrícola, en fábricas y otros sitios, los latinos siguen siendo víctimas, sufren faltas de respeto, robo de salarios y casi les es imposible vivir de manera digna.

“Son mis propias raíces, las condiciones en que se desarrolló mi familia”, recuerda la actual vicepresidenta del Sindicato Internacional de Empleados de Hoteles y Restaurantes (Unite HERE). “Algunas veces salimos adelante con la ayuda de Dios, pero los latinos tenemos la fuerza para sobrepasar esos obstáculos, ¿Pero, por qué tenemos esas barreras? ¿Por qué no podemos tener la misma oportunidad que los blancos?”

Enseguida añade: “El color de la piel tiene mucho que ver y por eso ganó Pete Wilson [en la década de los años 90 con la inconstitucional  Proposición 187]; por eso ganó Donald Trump, porque sabe cómo voltearnos a unos contra los otros”.

Por ello, a los votantes que piensan que votar es una pérdida de tiempo y que no habrá cambios, el mensaje de la líder sindical es que “están muy equivocados”.

“Los niños están viendo el ejemplo de los adultos y de su participación cívica”, dijo. “Y cuando crezcan nos preguntarán ¿qué hicimos por ellos cuando tuvimos la oportunidad de defenderlos? ¿Qué les vamos a responder si las cosas no mejoran? Tenemos que responsabilizarnos no solamente por nosotros mismos sino por quienes están a nuestro alrededor”.

En las elecciones primarias del 5 de junio, Durazo recibió 69.80% (63,719) del total de 91,285 que fueron emitidos. Su contrincante, Peter Choi logró el 30.20% o 27,566 sufragios.

Jóvenes residentes de Boyle Heights se han sumado como voluntarios a la campaña política de María Elena Durazo. (Jorge Luis Macias/Especial para La Opinión)

“Mi campaña la baso en el trabajo duro no solo de este último año y medio, sino de cada día en que pienso que nuestra  comunidad tiene el derecho de exigir que se le respete”, dijo la viuda del finado Miguel Contreras, exsecretario-tesorero ejecutivo de la Federación del Trabajo del condado de Los Ángeles, madre de Mario y de Michael, y orgullosa abuela de las pequeñas Sídney y Séneka.

De cara a la elección, se siente confiada y positiva. No canta victoria antes de tiempo.

“En decenas de veces, he aprendido que lo único que cuenta es el mero día de la elección”, expresa. “Muchos esperaban que Hillary Clinton fuera elegida a la presidencia [en 2016] y que era casi imposible que Donald Trump ganara y mira lo que pasó porque nos quedamos en la casa y no salimos a votar”.

Durazo, quien nació en el Valle de San Joaquín y fue inspirada para la lucha sindical por César Chávez, el fundador del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW) espera que los latinos tengan la inspiración y la motivación de ejercer su voto.

“He dicho que, para mí, es imperdonable que, teniendo el derecho [de votar] no lo ejerzan cuando tenemos tantas cosas de por medio”, indica. “No es un dicho popular, sino la realidad de que tenemos en nuestras manos el futuro de la educación pública, del transporte, el futuro de California; seguimos siendo la esperanza del país y con nuestro voto podemos parar a Donald Trump”.

Añade que “al tomar el poder en el Congreso, podremos trabajar por esas familias que vienen caminando de Centroamérica; la vida de esos niños depende de nosotros. Y si no lo hacemos ¿Cómo podremos ver a la cara de nuestros niños en el futuro y decirles que no hicimos nada para defenderlos?”.

La pobreza de los latinos

Durazo afirma que sus mayores preocupaciones -en caso de llegar al Senado estatal- serían trabajar en legislación para mitigar los altos niveles de pobreza de los latinos, que son mayores que otros grupos étnicos en California.

En 2016, el 26.1% de los latinos vivían en la pobreza, en comparación con el 18.9% de los afroamericanos, el 17.6% de los asiáticos y el 13.5% de los blancos, según cifras oficiales del Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC).

“A pesar de tanto trabajo, los sueldos todavía no son suficientes”, expresa Durazo. “Esa pobreza se observa de diferentes maneras: cuando los niños dependen de la escuela para desayunar o comer; cuando las familias dependen del estado para tener seguro médico; cuando dos o tres familias viven juntas en un apartamento porque no pueden pagar la renta; cuando los estudiantes no tienen un espacio ni privacidad necesaria para hacer sus tareas, o cuando un papá o una mamá tiene que ir a dos o tres trabajos para poder llevar comida a su casa…Esas son las cosas que me preocupan y necesitan más enfoque”.

“Trump quiere más violencia”

Al mismo tiempo, Durazo, quien hace una década fue copresidente nacional del comité de campaña de Obama para presidente, analiza que son “peligrosas” las condiciones de racismo, odio y rechazo a los migrantes en Estados Unidos bajo la administración del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

 

Durazo compite por el caro dejado vacante por el senador estatal Kevin de León. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

 

“Honestamente, yo pensaba que ya lo habíamos pasado y que caminábamos en un camino positivo”, recuerda. “En más de 20 años de lucha, pensé que íbamos bien por una reforma migratoria, pero el impacto de Trump no es solo sobre los inmigrantes y los niños, sino con todo lo que quiere hacer con la educación pública que quieren controlar las corporaciones, o quitarnos el derecho a marchar…él [Donald Trump] quiere más violencia y crear violencia de un grupo [racial] contra otro. Esos son asuntos muy grandes y peligrosos, aún más grandes que el sufrimiento de los inmigrantes en este país”.

Por ello, considera que la forma de revertir estas tendencias es organizando constantemente a la gente y  movilizando a la comunidad para que aprenda a defender sus derechos.

“En mi experiencia, esas son las únicas maneras en que hemos logrado que miles de recamareras ganen un mejor sueldo y tengan un plan médico pagado completamente por la compañía; un plan de retiro decente, aunque no sea el mejor del mundo o derechos para los inmigrantes que no tienen sindicato”, dice.

“Todo esto se consiguió no porque María Elena fue a gritarle al gerente de una compañía o al dueño de un restaurante, sino porque todos no abandonamos la lucha: hicimos huelgas, líneas de piquete, ayunos, arrestos por actos de desobediencia civil”.

Afirma que esos son los ejemplos de la lucha y conquistas se reflejan por ejemplo, en la necesidad actual de controlar los aumentos del alquiler de vivienda.

“Eso lo lograremos no solamente diciendo o hablando con el senador, sino también visitando al dueño de los apartamentos y exigirle que no suba la renta; hacerle plantones y todo lo que se pueda para que aprenda a respetar a los inquilinos”, subraya. “En California, ha habido momentos en que nuestra gente ha salido a manifestarse en números grandes a marchar y votar…Por eso, tenemos más leyes que están protegiendo a más inmigrantes que cualquier otro estado del país. Y ese es un ejemplo que espero hacer cuando tengamos votos importantes en Sacramento…llevar a toda la gente que más podamos para que hable y empuje a los políticos a que tomen las decisiones correctas”.

Alrededor de la web