Esta generación será de “tontos” por culpa de la contaminación

Un informe de la OMS advierte de las consecuencias de la industrialización

Esta generación será de “tontos” por culpa de la contaminación
Foto: Shutterstock

El coeficiente intelectual es una de las métricas más apreciadas por la sociedad en general. Aunque se trata sólo de una forma de medir la inteligencia, tener un coeficiente intelectual alto es sinónimo de éxito, mientras uno bajo a menudo se asocia con ser “tonto”… Aunque no necesariamente sea de esa manera.

Pues bien, esta métrica podría disminuir en la presente generación como consecuencia de la contaminación atmosférica y su impacto en el desarrollo neurológico de los niños. Así que esta generación podría ser de “tontos”, si consideramos que su coeficiente intelectual será menor.

Esto es lo que señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte que la presente generación corre el riesgo de tener un coeficiente intelectual menor como consecuencia de la contaminación del aire.

“Estamos poniendo a una generación entera en riesgo de tener un coeficiente intelectual menor”, dijo la directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS, María Neira.

La experta consideró “nuevas y preocupantes” las constataciones del primer Informe sobre la Contaminación del Aire y la Salud Infantil publicado hoy por la Organización, que indica que el impacto de la contaminación ambiental en un ser humano empieza prácticamente desde el momento de su concepción.

Esos efectos nocivos afectan de forma dramática el desarrollo del niño, la formación de sus órganos desde su nacimiento hasta la adolescencia, y aumentan fuertemente su riesgo de sufrir de enfermedades respiratorias agudas y de desarrollar enfermedades crónicas, como diabetes, obesidad, cardiovasculares y cáncer en su vida adulta.

“El impacto es muy importante desde la concepción hasta la adolescencia porque los niños son muy frágiles y, entre otras cosas, respiran dos veces más que los adultos, lo hacen más frecuentemente por la boca y sus mecanismos de protección no están totalmente desarrollados”, explicó Neira en una rueda de prensa.

Afectados todos

Las grandes revelaciones del informe de la OMS son que el 93 por ciento de los niños menores de quince años respiran a diario un aire que está tan contaminado que pone en riesgo su salud y desarrollo, y que uno de cada diez menores de cinco años muere por esta causa.

Según las estimaciones más actualizadas, un total de 600,000 niños murieron en 2016 por infecciones respiratorias agudas provocadas por la contaminación. “El cerebro y los pulmones se desarrollan hasta la adolescencia”, explicó Neira a ese respecto.

Para exponer estos resultados, la OMS acogerá en los próximos tres días la primera Conferencia Global sobre Contaminación del Aire y la Salud, a la que ha invitado no sólo a representantes de la sanidad, sino del sector de la energía y del transporte, que son los principales emisores de las partículas finas contaminantes.

“Después de esta conferencia nadie podrá decir nunca más que no se sabía”, recalcó Neira, quien enfatizó que en algunas grandes ciudades -entre las que mencionó Nueva Delhi, Ciudad de México y Lima– “la situación es insostenible”.

Los niños en los países de ingresos medios y bajos son los más afectados, con un 98 por ciento de menores de cinco años que respiran partículas finas suspendidas en el aire a niveles superiores a los recomendados por la OMS.

Desde el embarazo

Por otra parte, las mujeres embarazadas que respiran el aire tóxico son más susceptibles de dar a luz de forma prematura, mientras que el bebé tiene más posibilidades de tener menor peso y talla al nacer.

En la pequeña infancia, la relación entre la contaminación del aire y el asma “es clara”, mientras que “hay amplia evidencia de que la exposición prenatal y en la niñez a la contaminación del aire está asociada al aumento del riesgo de leucemia y otros cáncer”, señala el informe.

Una de las fuentes de contaminación más peligrosa para los niños está dentro de sus propias casas, ya que prácticamente la mitad de la población mundial utiliza artefactos y combustibles altamente contaminantes para cocinar.

La contaminación interior combinada con la que hay al aire libre causan más de la mitad de las infecciones respiratorias agudas en niños hasta los cinco años en los países en desarrollo.

Neira dijo que se puede intentar proteger a los niños de esta exposición, pero que la solución real pasa por “cambiar las fuentes de energía” contaminantes por limpias, tanto en la preparación de los alimentos, en los transporte y en el funcionamiento de las ciudades en general.

Con información de EFE