Fanático de los Red Sox es acuchillado luego de ganar la Serie Mundial

El joven asegura que se trató de fanáticos de los Dodgers

Josh Davis, es originario de Fall River, Massachusetts, pero lleva toda su vida viviendo en Los Ángeles. A pesar de la distancia, sigue siendo fanático de los Boston Red Sox.

El joven de 36 años, pasó del furor del festejo por el triunfo de su equipo, a la lucha por su vida, luego de sufrir un brutal ataque por parte de dos hombres que según sus declaraciones, eran fanáticos de los Dodgers.

Según sus propias declaraciones, el domingo alrededor de las 11 de la noche, mientras festejaba el triunfo de la Serie Mundial de su equipo contra los Dodgers, fue apuñalado cinco veces en el barrio Koreatown de Los Ángeles

David dijo además que llevaba ropa de los Red Sox cuando fue atacado y que uno de los atacantes, que según su versión vestía una camiseta y un sombrero de los Dodgers, le dijo “Esto es el país de los Dodgers”.

En Facebook, Davis agradeció a la gente por su apoyo y compartió detalles sobre el ataque.

Hey guys! I am doing ok,just very sore!Thank you all for keeping me in your prayers.sorry I haven’t responded back to…

Posted by Josh Davis on Wednesday, October 31, 2018

En su post de Facebook,  asegura que está mejorando, pero que aún sigue un poco dolorido, y dice que ha aprendido una lección: “Una cosa que he aprendido de esto y es a no hablar con gente que no conoces!”

Según sus propias declaraciones, comenzó una pelea con dos hombres y luego uno de ellos pidió ayuda a otros, que se involucraron en la pelea, al punto que llegó a temer por su vida.

Además de las puñaladas, Davis perdió al menos cuatro dientes. Se despertó en la sala de emergencias del Hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, donde la policía tomo la declaración de los hechos y que está siendo investigado como un asalto con arma mortal y robo. Hasta el miércoles no se había realizado ningún arresto, informa la NECN.

El teléfono y la cartera de Davis fueron robados durante el incidente por lo que el joven asegura que los malechores tienen toda su información personal pero espera que se haga justicia.