Plan para dividir el LAUSD causa controversia

El superintendente trabaja en una propuesta para desentralizar el sistema y separarlo en 32 redes

El superintendente del segundo Distrito Escolar más grande de la nación, Austin Beutner, trabaja en un plan para reducir la burocracia central y mover la toma de decisiones educativas más cerca de cada campus.

El objetivo sería aumentar el éxito de los estudiantes y ahorrar dinero en un momento en que los funcionarios insisten en que los graves problemas financieros amenazan la solvencia del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

Bajo una propuesta, que se desarrolla de manera confidencial, Beutner dividiría el sistema en 32 “redes”; de esta manera trasladaría la autoridad y los recursos fuera de la oficina central a los vecindarios.

Se espera que haga público su plan el próximo mes.

En la sede central del LAUSD se les pidió hace poco a los gerentes y otros empleados que expliquen sus deberes y justifiquen por qué sus trabajos deberían continuar existiendo en un sistema escolar más localizado.

Dicha estrategia no es un plan para romper o terminar con el LAUSD; no obstante podría transformar la forma en que funciona el sistema escolar.

“El superintendente está tratando de avanzar hacia un sistema descentralizado que pone al estudiante en primer lugar”, dijo una persona cercana al proceso que no estaba autorizada para hacer comentarios públicos. “Generar mejores resultados educativos, es el objetivo número uno”.

“Los ahorros de la burocracia central podrían ser devueltos a la educación a nivel escolar”, añadió la fuente anónima, “así como [usarlos] para enfrentar la crisis fiscal que enfrenta el distrito”.

Beutner se negó a comentar sobre el plan y dijo que sería prematuro hablar sobre un trabajo en progreso.

No es la primera vez

El periódico Los Angeles Times tuvo acceso a detalles de la estrategia de desarrollo de Beutner mediante documentos y entrevistas. Sus líneas generales fueron confirmadas por numerosas personas involucradas en la planificación que pidieron anonimato.

Esta no es la primera vez que un superintendente propone reorganizar el LAUSD.

Algunos intentos anteriores fueron de corta duración o han estado muy por debajo de las expectativas. Por otro lado, los movimientos destinados a ahorrar dinero a veces resultan ser costosos.

En 1993, el Distrito anunció que dividiría el sistema en 32 “grupos” autónomos. Ese plan finalmente se transformó en otro… Y otro y otro.

“Si los servicios subyacentes no son diferentes o mejores, entonces la estructura no importa mucho”, dijo otro informante, que pidió permanecer en el anonimato. “Si terminas reorganizando por reorganizar, puedes causar mucho caos”.

Aunque la planificación interna ha sido confidencial, los funcionarios dicen haber reunido información de casi 1,500 padres, maestros, administradores y miembros de la comunidad en una serie de reuniones desde agosto.

La forma en que se conformarían las “redes” y qué tareas tendrían aún se está refinando, con la asistencia de consultores pagados por la filantropía externa.

Una reestructuración importante requeriría la aprobación de la Junta de Educación. El LA Times indicó que Beutner ha estado trabajando estrechamente con algunos miembros de la Junta, supuestamente para evitar que se cuele información antes de tiempo.

Panorama color de hormiga

Beutner tiene el desafío adicional de hacer su esfuerzo en un momento en que la disputa por un contrato en curso con el sindicato de docentes podría llevar a una huelga.

Un argumento del distrito se encuentra en el centro tanto de las negociaciones del contrato como de este plan.

El superintendente ha señalado repetidamente los análisis que concluyen que el LAUSD gasta ahora $500 millones al año más de lo que recibe. Sin cambios, según las proyecciones, las reservas se agotarán en tres o cuatro años.

Para ser superintendente, Beutner recibió gran apoyo de filántropos y líderes cívicos —que en gran medida ven al LAUSD como una institución fallida, con problemas fiscales y puntajes de exámenes de estudiantes que siguen los promedios estatales.

Y ven en Beutner, un hombre de negocios adinerado sin experiencia en educación, un líder con la perspectiva financiera y la perspectiva de un intruso necesario para sacudir un sistema arraigado y complaciente.

Entre algunos detalles potenciales para su plan, figuran los siguientes puntos:

 

  • Las redes de escuelas se basarían principalmente en la geografía.
  • Cada red incluiría escuelas primarias, intermedias y secundarias, con programas académicos cohesivos para los estudiantes a medida que avanzan en el sistema.
  • Cada red reportaría a una de varias sedes regionales.
  • La dotación de personal en el centro de la oficina central del distrito se reduciría considerablemente, al igual que sus esferas de autoridad.
  • Las escuelas y sus redes obtendrían un mayor control en áreas clave como la contratación y los presupuestos.

No todos contntos

En respuesta al plan de Beutner, el Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA) dijo que así como él sigue escondiéndose del escrutinio público, este plan fue desarrollado sin transparencia y sin la participación auténtica de padres y educadores.

El sindicato comparó la posible descentralización con lo que actualmente enfrenta Nueva Orleans, Newark y Detroit, “las ciudades que están plagadas de un mosaico de esquemas de privatización que no mejoran los resultados de los estudiantes”.

La UTLA dice que este plan degrada la profesión docente y crea un caos para los padres y estudiantes que intentan navegar en el sistema.

“En Nueva Orleans, no quedan escuelas públicas. En Detroit, un mar de escuelas chárter ha diezmado escuelas públicas administradas de manera democrática”.

Según la UTLA estas “redes” hacen que los grupos de escuelas compitan entre sí por los recursos y el apoyo, creando un sistema de tener y no tener, exacerbando los problemas de segregación y equidad.

“Beutner debería descubrir cómo gasta el récord de $186,000 millones en reservas para cubrir las necesidades urgentes de los estudiantes, en lugar de pasar tiempo con consultores de alto precio conspirando para reducir el tamaño de un distrito que sirve a todos los estudiantes”, dijo el presidente de UTLA, Alex. Caputo-Pearl..