Inmigrantes de Los Ángeles marchan para dar gracias

Llaman a ser compasivos y por la unidad familiar en el Día de Agradecer por todo lo dado

Por décimo octavo año consecutivo, cientos de familias de inmigrantes, trabajadores y miembros de la comunidad, tomaron las calles del Valle de San Fernando en Los Ángeles para dar gracias, pero también en apoyo a los derechos de los migrantes y refugiados.

Un día antes del tradicional Día de Acción de Gracias, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), llevó a cabo la marcha anual de agradecimiento, una misa y una comida que celebra las tradiciones estadounidenses de bienvenida para los peregrinos, y la unidad familiar.

La marcha a la que llamaron “Familias Unidas en Fe y Esperanza”, partió del Centro para Jornaleros de North Hollywood, y concluyó en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Sun Valley.

Los marchistas también pidieron compasión para los migrantes y refugiados, y un discurso civil y respetuoso sobre el tema migratorio en Estados Unidos.

Durante la misa, honraron a los migrantes que han perdido su vida en la frontera. Al terminar disfrutaron de una comida con pavo, y recibieron una canasta de regalos.

 

Activistas recuerdan que el Thanksgiving celebra la llegada de los peregrinos a Estados Unidos, inmigrantes igual que los que llegan hoy en día a este país. (Araceli Martinez Ortega)

Jorge Mario Cabrera, portavoz de CHIRLA, pidió a los angelinos que cuando estén en familia este jueves de Acción de Gracias, se acuerden de “nuestros hermanos peregrinos que están al otro lado de la frontera”.

“Así como en años anteriores se les dio la acogida a italianos, judíos y otros grupos migrantes, acojamos a los nuevos inmigrantes, incluyendo a aquellos que buscan refugio en Estados Unidos, señaló.

“En estas fiestas, celebremos la unión familiar y las tradiciones. No olvidemos nuestra tradición de ser caritativos y compasivos con otros inmigrantes”, indicó.

“En Estados Unidos, en esta fiestas celebramos la unión familiar, las tradiciones. Pero que sea una de esas tradiciones, el no olvidarnos, el ser caritativos, compasivos con otos inmigrantes”, acotó.

Muchos niños salieron con sus padres en la Marcha Inmigrante para Dar Gracias. (Araceli Martínez/La Opinión).
Muchos niños salieron con sus padres en la Marcha Inmigrante para Dar Gracias. (Araceli Martínez/La Opinión).

Corazones y cruces

La marcha de los inmigrantes, un día antes del Día de Acción de Gracias, se originó hace 18 años, en honor a los que han perdido la vida en la frontera.

“Antes se usaban cruces blancas entre los marchistas. Ahora llevamos corazones con la palabra resistir. El amor es una forma de resistir los ataques de esta administración”, dijo Jorge María.

Los manifestantes tomaron las calles llevando pancartas en forma de corazón en las que se podía leer mensajes en inglés y español para los miembros de la Caravana Centroamericana, algunos de los cuales ya se encuentran en la ciudad fronteriza de Tijuana; otros están en el centro de México y se dirigen a la frontera: “Bienvenidos Hermanos y Hermanas Migrantes“.

Olga Cordero lleva 10 años que participa en la marcha. “Salimos para dar gracias, aunque últimamente no hay mucho para dar gracias porque el mundo está boca abajo con tanto racismo”, lamentó.

Muchos jornaleros se unieron a la Marcha Inmigrante para Dar Gracias organizada por CHIRLA. (Araceli Martínez/La Opinión)
Muchos jornaleros se unieron a la Marcha Inmigrante para Dar Gracias organizada por CHIRLA. (Araceli Martínez/La Opinión)

María Hernández, voluntaria de CHIRLA, dijo que ella marchaba para que no haya más injusticias contra los inmigrantes, y para darle la bienvenida a la caravana centroamericana.

“Es mi tercer año que vengo a la marcha de acción de gracias”, dijo María, quien hace 20 años vino de México.

Marú Galván ha salido a marchar seis veces. “Me da mucha fuerza participar en esta marcha, y más que los jornaleros se unen a nosotros en estos tiempos difíciles porque es una muestra que seguimos en la lucha”, expresó.

Confió que este Día de Acción de Gracias es muy especial. “Voy a dar gracias porque podemos seguir aquí en este país, porque seguimos unidos en familia, y por el nacimiento de mi nieta, quien ya cumplió tres meses”, dijo Marú, quien tiene dos hijas beneficiadas con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).