Se hizo microblanding en las cejas y terminó 3 días en el hospital

Un ejemplo más que a veces, lo barato termina saliendo muy caro
Se hizo microblanding en las cejas y terminó 3 días en el hospital
En tres días, sus cejas comenzaron a infectarse.
Foto: YouTube

Uno de los procedimientos estéticos que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos es el llamado microblanding, mediante el cual las mujeres se hacen tatúan de forma casi permanente las cejas, olvidándose por un tiempo del delineado y depilación de las mismas.

Sin embargo, a pesar de que parece un método inofensivo, recientemente una mujer de Detroit, que prefirió mantenerse en el anonimato, denunció públicamente el daño que le hizo el hacerse el famoso microblanding y que la mantuvo 3 días en el hospital.

La mujer narró a WDIV-TV que acudió a una estética en donde ofrecían dicho procedimiento en $250 dólares, una ganga que no podía dejar pasar, ya que por lo general, los expertos en belleza están cobrando entre $700 y $800 dólares por su realización.

El problema comenzó un par de días después, cuando comenzó a notar que que la zona en donde le habían hecho el tratamiento comenzó a enrojecerse; posteriormente, comenzó a notar que sus cejas se abultaron, lo que le causó mucho dolor.

De inmediato, se traslado a urgencias de un hospital, en donde los médicos le recetaron antibiótico, pero la situación empeoró.

“Estaba aterrorizada. Mi cara se estaba hinchando. Mis ojos se estaban cerrando. Pensé: ‘No sé qué va a pasar'”, comentó la mujer. Al final, nuevamente en otro hospital, los médicos tuvieron que internarla por tres días para darle tratamiento intravenoso y así evitar que sufriera daños irreversibles en sus senos paranasales.

El dermatólogo que la atendió le explicó que muy probablemente tuvo esa reacción por ser alérgica a la tinta utilizada para hacer el tatuaje o bien, al las cremas que se utilizan previamente para preparar la piel. También, el problema se agravó por la recomendación que le hicieron de no lavarse la cara en los días posteriores.

“Ahora me arrepiento de haber ido allí y haberlo hecho. Es vanidad. Quieres lucir bien y nunca piensas que eso te va a pasar”, sentenció la mujer.