Pentágono evalúa nuevo plan de su misión fronteriza contra caravana migrante

El secretario de Defensa, James Mattis, espera que haya una decisión esta semana
Pentágono evalúa nuevo plan de su misión fronteriza contra caravana migrante
Los militares podrían quedarse hasta el 31 de enero de 2019.
Foto: John Moore/Getty Images

WASHINGTON – El secretario de Defensa, James Mattis, afirmó hoy que el Pentágono aún evalúa la solicitud del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de prorrogar la misión de las tropas apostadas en la frontera con México como respuesta a la llegada de las caravanas de miles de migrantes centroamericanos.

“Aún no la he firmado (…). Espero que llegue a mi mesa en las próximas 24 horas”, declaró Mattis al ser preguntado sobre si había firmado la autorización para extender la misión más allá del próximo 15 de diciembre, cuando estaba previsto que las tropas volvieran a casa.

Tras días de rumores, el DHS informó el pasado viernes de que había solicitado formalmente al Departamento de Defensa que las tropas permanezcan en la zona hasta el próximo 31 de enero.

Mattis explicó que su oficina aún está examinando “las cuestiones normativas”, mientras que el Estado Mayor Conjunto del Ejército de EEUU está trabajando en “el aspecto militar” de la operación.

El Pentágono tiene desplegados a cerca de 5,600 militares en la frontera con México, repartidos entre los estados de Texas (2.400), Arizona (1,400) y California (1,800).

La misión de estas tropas es prestar apoyo logístico al DHS y a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) para evitar la entrada de migrantes ilegales en el país.

El despliegue de soldados regulares en la frontera sur de EEUU fue una decisión de la Casa Blanca, anunciada el pasado 29 de octubre, a escasos días de las elecciones legislativas, que tuvieron lugar el 6 de noviembre.

En un principio la operación recibió el nombre de “Patriota Fiel” y contemplaba el envío de unos 5,200 militares, hasta mediados del presente mes.

Sin embargo, con el paso de los días y la ingente llegada de migrantes a las localidades mexicanas de Tijuana y Mexicali, ambas en la frontera, el Gobierno de EEUU decidió aumentar el número de efectivos y, desde la semana pasada, la duración de la operación.