Un cazador de Montana mata a Spitfire, la loba más querida de Yellowstone

La cacería de esta loba renueva el llamado a crear una zona segura para animales alrededor de Yellowstone

Uno de los lobos más populares en el Parque Nacional Yellowstone fue muerto por un cazador después de vagar afuera del parque el fin de semana pasado, informó el viernes The New York Times.

La muerte de la loba salvaje Spitfire, también conocida como 926F, estaba dentro de las leyes de caza, ya que Montana permitió la caza de los lobos en 2011. Según The Times, varios cientos de lobos son cazados cada año.

“Un supervisor de caza verificó con el cazador y todo lo relacionado con esta muerte fue legal”, dijo a The Times Abby Nelson, especialista en manejo de lobos del Departamento de Pesca, Vida Silvestre y Parques de Montana.

Spitfire, supuestamente una de las favoritas entre los observadores de lobos que frecuentaban el parque, fue la líder alfa de la manada de Lamar Canyon.

Su madre, la loba conocida como “06”, también era toda una celebridad y se había ganado una reputación por su destreza de caza.

La madre de Spitfire, que también fue el tema del libro “Lobo americano: una historia verdadera de supervivencia y obsesión en el oeste”, también fue muerta por un cazador.

Spitfire supuestamente dejó atrás a un cachorro hembra, a la que los observadores de lobos han llamado Little T.

La muerte de la loba ha reavivado los llamamientos para que los legisladores de Montana aprueben leyes para crear una zona segura alrededor del parque para que los animales que temen poco a los humanos puedan vagar más seguros más allá de los límites de Yellowstone.