Arquidiócesis de Los Ángeles revela nombres de sacerdotes acusados de abuso sexual

La lista agrega 54 nombres a los ya dados a conocer anteriormente
Arquidiócesis de Los Ángeles revela nombres de sacerdotes acusados de abuso sexual
La Arquidiócesis de Los Ángeles dio a conocer una lista actualizada de sacerdotes acusados de abuso de menores desde 2008. (Araceli Martínez/La Opinión).
Foto: Araceli Martinez / La Opinión

La Arquidiócesis de Los Ángeles reveló 54 nombre adicionales de curas acusados de abuso de menores desde 2008, entre los que se encuentran los párrocos Juan Cano y José Cuevas, quienes fueron reportados a la Policía, y al encontrarse culpables, fueron removidos permanentemente de sus ministerios.

“Los sacerdotes y otros clérigos que se encuentren que han abusado, deben responder a Dios por sus pecados, y a la ley por sus crímenes, tienen que ser removidos del sacerdocio y nunca más ser aceptados como ministros de la Iglesia”, dijo el arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, durante una conferencia de prensa en la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles.

Un solo caso de mala conducta sexual contra los niños es demasiado, el daño cometido contra una alma inocente, es un pecado que clama al cielo por justicia, reparación y sanación”, agregó.

“Nuestro compromiso con las víctimas es ser transparentes con la lista de nombres de aquellos que han perpetuado este abuso”, dijo el arzobispo Gómez. Y animó a otros que pudieran haber sido lastimados a denunciar.

Aseguran que cuando se recibe un reporte contra un clérigo, inmediatamente se reporta a la policía. (Araceli Martínez/La Opinión).
Aseguran que cuando se recibe un reporte contra un clérigo, inmediatamente se reporta a la policía. (Araceli Martínez/La Opinión).

En general, la lista actualizada añade los nombres de 54 sacerdotes, 17 de los cuales ya están muertos.

Esta lista conocida como el Reporte de la Gente del Pueblo, fue originalmente publicada en 2004 por el cardenal Roger Mahony, y actualizada en 2005 y 2008.

Los casos

El cura Juan Cano de origen mexicano fue ordenado en 2015 y removido del ministerio en enero de 2018, cuando una adolescente lo reportó en relación con el tiempo que sirvió como sacerdote o seminarista en la Iglesia Nuestra Señora de Gracias en la ciudad de Encino.

Cano, de 35 años, es investigado por la fiscalía de Los Ángeles.

Cuevas, de 74 años, asignado a la Arquidiócesis de Los Ángeles en 2006, fue removido del ministerio en 2012 después de ser acusado de mala conducta por dos mujeres en la Iglesia San Anastasio de Long Beach donde sirvió de 2006 a 2012. Los incidentes ocurrieron en 2010.

Cuando el anuncio se hizo público en las parroquias donde antes había trabajado, una adolescente presentó una acusación adicional de mala conducta sexual.

Cuevas estuvo en la cárcel, y eventualmente fue asignado a cinco años de libertad condicional después de declararse no culpable en 2013. Su nombre está registrado en la lista de ofensores sexuales en California.

La coordinadora de asistencia a las víctimas de la Arquidiócesis de Los Ángeles, Heather Banis dice que entre más oportunamente se reporte el abuso, la respuesta puede ser igualmente más oportuna. (Araceli Martínez/La Opinión).
La coordinadora de asistencia a las víctimas de la Arquidiócesis de Los Ángeles, Heather Banis dice que entre más oportunamente se reporte el abuso, la respuesta puede ser igualmente más oportuna. (Araceli Martínez/La Opinión).

Otro sacerdote sancionado es Roberto Barco, de la Diócesis de Chascomús, Argentina, quien en 2016 fue acusado de mala conducta sexual contra una adolescente entre 2009 y 2010 cuando estaba en la Diócesis de San Bernardino.

Barco servía en Iglesia Santa María en Palmdale cuando las acusaciones fueron reportadas en Los Ángeles por la diócesis de San Bernardino. Él fue enviado a su casa de inmediato.

La mayoría de los nombres pertenecen a sacerdotes acusados en los últimos 10 años, en hechos ocurridos antes de 2008.

Denuncias a la Policía

El arzobispo Gómez aclaró que la política de la Arquidiócesis indica que cuando se recibe una acusación de mala conducta, se reporta de inmediato a la policía, y el acusado es removido de su ministerio pendiente del resultado de las investigaciones policiacas y la Junta de Vigilancia de la Arquidiócesis.

La doctora Heather Banis, coordinadora de asistencia a las víctimas de la Arquidiócesis, dijo que dar la cara y reportar el abuso o la mala conducta es una de las cosas más difíciles de hacer después de sufrir un trauma como niño. “Aunque puede que las acusaciones no se puedan corroborar debido a que el tiempo ha pasado, la muerte del acusado o la capacidad para investigar, la Arquidiócesis está enviando una mensaje a las víctimas sobrevivientes de que han sido escuchadas y todas sus acusaciones serán respetadas”, expuso.

El arzobispo de Los Ángeles preciso que la Arquidiócesis se mantiene firme en su compromiso de denunciar las acusaciones a las autoridades y cooperar con ellas en el proceso de investigación, remover a los acusados mientras se les investiga y hacer anuncios en parroquias y escuelas donde la persona acusada ha servido

Desde 2012, 329,000 adultos han sido capacitados en la prevención de abusos y cómo denunciarlos; 165,000 estudiantes de escuelas católicas y educación religiosa reciben al año conocimiento sobre los límites de interacción personal y cómo denunciar las conductas sexuales inapropiadas. En tanto que 168,000 adultos fueron sometidos al proceso de huellas dactilares y verificación de antecedentes.

Michael Durán muestra en 2013 las fotos de la etapa de su niñez cuando fue abusado por el padre Michael Baker de la Arquidiócesis de Los Ángeles. (AP/Photo/Damian Dovarganes)

Del total de 296 personas en la lista revelada, 269 eran sacerdotes. De ese número, seis fueron exonerados y volvieron al ministerio o se retiraron.

De los 296, 120 han fallecido, 86 ya no están en la Arquidiócesis, 28 se retiraron sin facultades religiosas, 27 regresaron a estado laico, y el estatus de dos se desconoce. Las restantes 27 personas incluidas en el reporte era hermanos religiosos, seminaristas y hasta un sacerdote impostor.

Para ver la lista completa de los sacerdotes acusados de abuso, visita protect.la-archdiocese.org.

No es suficiente

Virginia Zamora, madre de Dominic quien fue víctima de abuso sexual cuando tenía entre 7 y 8 años por el sacerdote Michael Baker – que esta incluido en la lista revelada por la Arquidiócesis de Los Ángeles, dijo que realmente veía un cambio muy lento en la Iglesia Católica. “Creo que realmente están aún protegiendo a los sacerdotes pedófilos, y no todos están en la lista de ofensores sexuales”, consideró.

Señaló que más que ofrecer una disculpa en la televisión o publicar una carta pública, la Iglesia- de rodillas – debería pedir disculpas a las víctimas y las familias que les sobreviven y pasaron por esa “horrible pesadilla”. “Al menos deben mandarnos una carta personal ofreciendo disculpas”, sostuvo.

Esta madre recordó que como padres supieron del abuso sexual sufrido por su hijo siendo monaguillo en la iglesia San Pablo de la Cruz en La Mirada cuando éste ya tenía 20 años a principios del año 2000. “Él no dijo nada a nadie antes porque se sentía avergonzado y pensaba que nadie le iba a creer. Eso fue lo que el padre Baker le hizo creer”, señaló.

No le queda duda de que debido al trauma por el abuso sufrido, su hijo se volvió alcohólico y drogadicto. “Justo cuando cumplió 41 años en 2014 murió de cirrosis”, dijo la madre.

Más curas acusados en Orange

Abogados de la firma legal de Joel Anderson que representa a víctimas de abuso sexual del clero exigieron al obispo de la diócesis del condado de Orange, Kevin Vann, que hagan públicos en sus listas los nombres y ubicaciones de 72 sacerdotes acusados de acoso sexual a menores.

“Queremos que sean transparentes. Imploramos a la Diócesis hacer más”, señaló el abogado Mike Reck.

“El reporte es producto de una investigación por medio de reportes de la corte y de la misma Iglesia. Contiene nombres, fotografías y cartas de encubrimiento de la Iglesia”, dijo Manuel Vega, víctima de abuso sexual.

Queremos que dejen de encubrir, que pongan los nombres de todos los culpables y sean castigados bajo la leyes de California, no bajo los lineamientos de la Iglesia”, indicó.

“Nosotros no sabemos qué tipo de castigo les dan, pero muchos siguen funcionado como sacerdotes”, señaló.

Manuel fue víctima de abuso por parte del padre Fidencio Silva de la Orden los Misioneros del Espíritu Santo. “Me abusó de los 10 a los 15 años, de 1976 a 1981, en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Oxnard”, dijo.

“A mí no me han dicho si al padre Fidencio lo sacaron de la Iglesia. Supe que en 2003 estaba en un pueblo que se llama Jesús María en San Luis Potosí”, expuso.

En 2002, MVega demandó a la Arquidiócesis de Los Ángeles. En 2008 se resolvió una demanda colectiva de casi 500 víctimas – entre ellos Vega – que involucraba a más de 100 curas, por los que la Iglesia tuvo que pagar 655 millones de dólares.

“A mí el padre Fidencio me destrozó. El abuso me dolió no solo física sino espiritual. A  mis 52 años todavía lo siento. El padre Fidencio abusó a 29 monaguillos. Él nos violó, masturbó, nos metió los dedos en el ano.  Nos hizo un mundo de cosas. Fue un asco”, indicó Manuel Vega.

La Diócesis de Orange dijo que ellos toman las acusaciones de abuso con extraordinaria seriedad. En 2016, revelaron un reporte que indicaba que 14 sacerdotes acusados de abuso sexual fueron removidos del ministerio.