Champú seco para un cabello divino, ¡pruébalo!

El champú en seco es el producto estrella para tener como aliado en cualquier época del año

¿Te has preguntado alguna vez si estás usando el champú en seco de forma correcta?

Si crees que sí, tal vez tengas que revisar tu rutina. Seguro que te llevas una sorpresa.

Presta atención, porque hay una forma más efectiva que te hará despertar con un cabello increíble. Con unos fáciles consejos a seguir estarás lista para deslumbrar a todos con tu look.

Primero, antes de todo. ¿Sabes lo que es el champú en seco?

Así es cómo se supone que funciona el producto: lo echas en las raíces y un montón de polvos absorbentes de aceite se envuelven alrededor de las hebras para chupar la grasa y neutralizar los olores. Así que cuando te cepillas el pelo unos minutos más tarde, el polvo (los restos de champú seco), en teoría también se eliminan con el cepillado. Fácil, ¿verdad?

El problema es que la mayoría de nosotras solemos rociarnos el champú seco, esperar exactamente tres segundos y luego frotarnos de manera descuidada las raíces cuando salimos corriendo por la puerta, lo que da al polvo prácticamente nulo tiempo para hacer su magia.

La clave, atención, está en usar el champú en seco por la noche, en lugar de hacerlo por la mañana, para darle al polvo mucho más tiempo para trabajar.

“Si tus raíces son muy grasas, puedes rociarlas con champú seco por la noche antes de acostarte, de modo que los polvos puedan absorber el exceso de aceite mientras duermes”, contó Kristin Ess, estilista y maga de cabello literal, a la revista Cosmopolitan.

Si al despertar por la mañana todavía observas algo de grasa en tu melena, puedes aplicar un poco más de champú en seco, ¡pero déjalo unos segundos más antes de salir corriendo!