Robots sexuales capaces de sufrir por amor, el futuro ya está aquí

La creación de robots inteligentes, capaces de comunicarse de forma independiente con los humanos, ha sido una de las grandes fantasías plasmada en literatura y cine, ahora ya puede ser una realidad
Robots sexuales capaces de sufrir por amor, el futuro ya está aquí
El sexo con robots podría convertirse en algo más común de lo que ahora creemos.
Foto: Shutterstock

No es producto de una historia de ciencia ficción. La realidad es que ya existen robots sexuales capaces de llevar a la práctica hasta 50 posturas sexuales diferentes.

Si bien son los primeros modelos, poco a poco se están perfeccionando. Lo que todavía se está intentando determinar es el papel que jugaran en la relación con los humanos.

Según informa la revista Quo, Robin Mackenzie, directora de Derecho y Ética Médica en  Kent Law School, ha publicado un estudio en el que expresa su convencimiento de que el desarrollo de la inteligencia artificial permitirá la creación de robots eróticos que serán capaces de expresar emociones. No solo eso, también podrán desarrollar autoconsciencia.

Si te preguntas cómo será la sensación de mantener relaciones íntimas con estas creaciones tecnológicas, la especialista afirma que será lo más parecido a hacerlo con un alienígena. En términos pragmáticos, es como tener intimidad con alguien que parece humano, pero que no lo es.

Estos robots están programados para satisfacer los deseos sexuales, pero también para amar y dar cariño. Por ese mismo motivo, Mackenzie cree que también lo estarán para sufrir por nuestra causa.

En una relación de amor el sufrimiento también cabe, es algunos casos es parte del romance, y viene dado por la indiferencia, los celos, la incomunicación y muchas otras causas. Por más que los robots no sean humanos y a nuestros ojos solo sean como computadoras con cuerpo y cara, sentirán y les afectará nuestro comportamiento. Tal y como sucede ahora con las personas.

Sobre cómo serán las relaciones entre humanos y robots no se puede más que especular, de momento, pero se puede ir adivinando que habrá ciertos comportamientos que abren todo un mundo todavía sin explorar.

Un mundo que plantea muchos dilemas acerca de la ética humana y de la supervivencia del humano como especie.