Enfermera latina dice que hospital la despidió en base a su raza

Alega que era víctima de acoso y hostigamiento por parte de compañeros en el hospital Huntington Memorial de Pasadena

Una mujer que dice que subió desde ser conserje hasta convertirse en enfermera registrada durante más de tres décadas de servicio en el Hospital Huntington Memorial está demandando al centro médico de Pasadena, alegando que fue discriminada porque ella es una latina y fue despedida a principios del año por reclamos falsos de conducta no profesional.

La demanda de Martha Beltrán en la Corte Superior de Los Ángeles alega discriminación, represalias, falta de prevenir la discriminación y represalias e infligir intencionadamente angustia emocional. La querella busca daños no especificados.

Una portavoz del hospital dijo que no comentan sobre litigios pendientes.

Beltrán comenzó a trabajar en el hospital en noviembre de 1984 como conserje y fue promovida a otros puestos como secretaria y técnico antes de graduarse de la escuela de enfermería y obtener una licenciatura, de acuerdo con documentos judiciales. Ella dice que trabajó el turno nocturno como enfermera certificada desde enero de 2001 hasta mayo del 2003 y más tarde se convirtió en una instructor de enfermería.

“Los primeros 34 años de empleo del demandante en HHM fueron positivos”, según su demanda, que dice que nunca recibió ninguna falla por escrita antes de octubre del 2017, cuando dos nuevos supervisores fueron nombrados para encargarse del Departamento donde trabajaba Beltrán.

Después de esa fecha, alega la querella, las enfermeras latinas y afroamericanas comenzaron a ser señaladas, acosadas, les dieron evaluaciones de desempeño deficientes, fueron removidas de juntas consultivas y se les negó promociones. Beltrán sostiene que  durante el mismo mes del cambio de supervisores, se le dio una queja verbal supuestamente anónima hecha por un empleado en una fecha en la que ella estaba fuera del trabajo.

En diciembre de 2017, Beltrán fue llamada a reunirse con los Recursos Humanos con respecto a la queja adicional del empleado, dice la demanda. Beltrán dice que
protestó que estaba siendo atacada y discriminada y dijo que a una enfermera blanca que era el enfoque de una queja similar se le dio una oportunidad justa para defenderse. Beltrán sostiene que se le negó una oportunidad similar de explicar su caso cuando solicitó hacerlo.

Beltrán fue convocado de nuevo a los Recursos Humanos en enero para responder quejas adicionales de empleados anónimos, de acuerdo con sus documentos judiciales. Frente a las críticas de su trabajo, Beltrán pidió regresar a su anterior de enfermería, pero se le dijo que el hospital no permitía a los empleados ser degradados, de acuerdo con su demanda.

Beltrán fue despedida más tarde ese mes por presuntas violaciones  e conducta profesional de HHM en base a entrevistas con “una selección de compañeros de trabajo”, afirma la querella.

Otros trece compañeros de trabajo firmaron una carta a la gerencia de HHM contradiciendo las alegaciones de los demás empleados, según la demandante. Esos trabajadores alegaban que había un patrón de un pequeño grupo de enfermeras blancas “acosando a las mujeres de color” y que las quejas contra Beltrán fueron motivadas racialmente, según su demanda.

Beltrán dice presentó una queja interna protestando que era la víctima de la discriminación racial y esperaba que sus quejas serían investigadas. Sin embargo, el hospital envió a Beltrán una carta en febrero que ratifica su despido.