El significado de los adornos navideños

Conoce el simbolismo detrás de los adornos navideños que decoran tu casa
El significado de los adornos navideños
Antes de las esferas se colgaban manzanas.
Foto: Shutterstock

La época navideña se parece a una gran fiesta de “disfraces”. En ningún otro momento del año las calles, las tiendas, las oficinas y las casas se visten de rojo y verde, con luces, guirnaldas, pinos decorados y coronas. Pero, ¿qué significan todos estos adornos?

El árbol de Navidad y las coronas

La tradición de decorar el arbolito tal como la conocemos hoy nació en el siglo XVI en Alemania, pero en lugar de adornos se le colgaban manzanas, en representación del fruto prohibido bíblico.

El pino y las plantas perennes en general siempre estuvieron cargadas de simbolismo, años antes de Cristo. En muchos países se creía que mantenían alejadas a las brujas, los fantasmas, las enfermedades y los espíritus malignos, cuenta el sitio History. En el caso del muérdago, los sacerdotes y magos celtas lo usaban para protegerse de los males y para ayudar a las mujeres a quedar embarazadas.

Colgar una corona de pino en la puerta habría empezado en la antigua Roma, según explica el autor Desmond Morris en su libro Tradiciones de Navidad. Los romanos intercambiaban regalos para el año nuevo y uno de los más clásicos eran las ramas de plantas perennes llamadas “strenae” por Strenia, diosa de la salud. Les daban forma de anillo y las colgaban en la entrada para atraer la buena salud.

Por su parte, la corona de Adviento guarda otros significados: su forma simboliza la eternidad de Dios y su color, la esperanza. Otra teoría que recoge The New York Times es que la corona de acebo solía representar la corona de espinas usada por Cristo y los pequeños frutos rojos simbolizaban sus gotas de sangre.

Esferas, piñas, campanas, velas y bastones

  • Las esferas simbolizarían esas mismas manzanas que colgaban los germanos. Al principio, solo se fabricaban a mano y con vidrio, así que eran adornos muy costosos que unos pocos podían comprar.
  • Las piñas que integran muchos centros de mesa significarían la esperanza y la inmortalidad.
  • Las campanas representarían la buena noticia del nacimiento de Jesús.
  • Los bastones de caramelo serían rojos, por la sangre de Cristo, y blancos, para simbolizar la pureza. Además, su forma remite al “Buen Pastor”.
  • Las velas en los arbolitos de Navidad (una tradición que en algunos lugares se mantiene y que en otros fue reemplazada por las luces), simbolizan las estrellas.

La leyenda de las botas

Existe una famosa leyenda detrás de por qué en algunas casas se colocan botas junto a la chimenea que, en Navidad, se llenan de caramelos y juguetes. La historia tiene sus variantes pero, en líneas generales, es así: un hombre quedó viudo y a cargo de tres hijas que no podía mantener. San Nicolás quiso ayudarlo, pero el hombre rechazaba las donaciones directas. Entonces, el santo entró a la casa por la chimenea una noche y llenó las medias de las chicas, que justo estaban secándose junto al fuego, con monedas de oro, relata el sitio del Instituto Smithsonian de EEUU.