La reacción casi mortal de una mujer luego de rellenarse los labios, ¿es sano el botox?

El botox ha ganado popularidad con los años como uno de los grandes productos capaces de "borrar" arrugas faciales
La reacción casi mortal de una mujer luego de rellenarse los labios, ¿es sano el botox?
Una mujer se inyecta botox y le produce una reacción casi mortal.
Foto: Facebook Rachael Knappier

Una mujer del Reino Unido casi perdió su labio superior después de que le inyectaran un relleno de botox. De hecho, las consecuencias del procedimiento de relleno fueron tan graves que sus labios se hincharon hasta alcanzar un tamaño tan masivo que no se había visto antes.

Rachael Knappier, de Leicestershire, decidió a las redes sociales para advertir a los demás sobre los peligros de recibir tratamientos cosméticos de alguien que no está capacitado médicamente.

Aparentemente, a Knappier le estaban aplicando un “borrador de arrugas” en la frente, pero la esteticista se ofreció a arreglar un nudo en el labio, que tenía durante la infancia.

Sin embargo, el procedimiento no salió cómo se esperaba y se realizó incorrectamente, causando que su labio superior se hinchara hasta alcanzar tres veces su tamaño original.

A las pocas horas de recibir el tratamiento de la esteticista, la joven de 29 años comenzó a sentirse mal. Y más tarde esa noche, se despertó y no podía sentir su labio, informó la BBC.

Knappier se contactó con la esteticista, quien hizo una video llamada para mirarle los labios. De inmediato, la esteticista se alarmó al verla y le pidió que se pusiera una bolsa de hielo en el labio, tomara un antihistamínico y fuera a una clínica de emergencias.

Una vez en las emergencias del hospital, los médicos concluyeron que la Srta. Knappier le recomendaron que se retirara los rellenos de labios, algo que no podían hacer ellos. Solo estaban obligados a comprobar que estaba fuera de peligro.

Durante siete días, la señorita Knappier estuvo vomitando y temblando y no salió de la casa. Primero acudió a una enfermera estética local y, un par de días más tarde, consultó a la Consultora Clínica en Londres, donde le aplicaron un tratamiento de disolución de emergencia. Su hinchazón comenzó a disminuir 72 horas después del tratamiento.

Tres meses después, sus labios volvieron a la normalidad.

Después del incidente que sufrió, Knappier ha decidido hacer una campaña en Facebook recordando lo importante que es recibir tratamientos médicos estéticos adecuados y realizados por médicos, enfermeras y dentistas cualificados.

El botox no lo puede inyectar cualquiera.

Botox es un fármaco inyectable que se usa cosméticamente para borrar líneas finas y arrugas al paralizar temporalmente los músculos subyacentes. También se usa médicamente para tratar la sudoración excesiva, migrañas, trastornos musculares, etc.

El botox está hecho de toxina botulínica tipo A, que es producida por la bacteria clostridium botulinum. Si bien la toxina botulínica es potencialmente mortal y está considerada como una de las sustancias más tóxicas conocidas por el hombre, usarla en pequeñas dosis, como las que se usan en la aplicación de Botox, se considera segura.

En altas concentraciones, la toxina botulínica puede causar botulismo, una enfermedad potencialmente mortal que puede provocar insuficiencia respiratoria y muerte, si no se trata.

A pesar de que la toxina botulínica es tan tóxica, el botox se está convirtiendo en el tratamiento cosmético no quirúrgico más popular en la actualidad.