Hasta 2019, el pleito entre López Obrador y el poder judicial

Corte y Presidente profundizan confrontación por los altos salarios en el poder judicial
Hasta 2019, el pleito entre López Obrador y el poder judicial
De acuerdo con las cifras oficiales, los ministros tienen un ingreso anual bruto de alrededor de 6. 9 millones de pesos anuales.
Foto: Twitter

MEXICO.- Con el reloj en cuenta regresiva para que arranque el presupuesto 2019, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el presidente Andrés Manuel López Obrador profundizaron en los últimos días una confrontación por los altos salarios en el poder judicial.

El primer mandatario mexicano se lanzó punzante y metió a Donald Trump a una guerra de acusaciones. Dijo que ni siquiera el multimillonario presidente de los Estados Unidos tiene un mejor salario que los jueces y magistrados mexicanos.

“No tengo la menor duda de que son los servidores públicos mejor pagados del mundo”, advirtió en una de sus conferencia de prensa matutinas. “Pero no puede haber gobierno rico con pueblo pobre: se me hace una injusticia”.

De acuerdo con las cifras oficiales, los ministros tienen un ingreso anual bruto de alrededor de 6. 9 millones de pesos anuales (alrededor de 345,000 dólares anuales a un tipo de cambio de 20 pesos), Trump tiene un sueldo de 400,000 mil dólares al año, de acuerdo con la última declaración de impuestos del expresidente Barack Obama.

“El presidente exageró”, dijo en entrevista radiofónica la diputada Xóchitl Gálvez. “Por un lado no es verdad que y también hace valorar el trabajo técnico que hace gente muy especializada y que si se va puede causar muchos problemas en el gobierno”.

La semana pasada jueces y magistrados hicieron diversas protestas por las políticas de austeridad del presidente quien promueve, con base en la constitución, que nadie puede ganar más en el sector público que el Ejecutivo cuyo sueldo ronda los 64,800 dólares anuales en su equivalente en pesos.

En cambio, los inconformes alegan que el Artículo 94 de la constitución establece que “la remuneración que perciban por sus servicios, los ministros de la Suprema Corte de Justicia, los magistrados de circuito y los jueces de distrito, no podrá ser reducida durante su encargo” y utilizaron recursos legales para suspender la baja en los salarios que debería ser efectiva a partir del 1 de enero.

En respuesta, AMLO junto con el Senado impugnaron la suspensión y desde la presidencia se busca crear un Tribunal Constitucional para evitar que la SCJN no sea juez y parte en la resolución de esta controversia.

La confrontación se ha ido también hasta más allá del ámbito jurídico: hasta la guerra política. López Obrador canceló su asistencia a la tradicional comida de fin de año con los ministros y sólo asistió al último informa de Luis María Aguilar el 13 de diciembre.

Ese día, en las afueras de la Suprema Corte, un grupo de manifestantes agredió el auto donde viajaba Jorge Camargo, director de Comunicación Social del Consejo de la Judicatura al confundirlo con alguno de los ministros ministros. “¡Traidores a la patria!”, “¡que renuncien!”, gritaron y escupieron y echaron basura sobre el vehículo.

El mandatario reprobó los hechos y dijo que su gente “nunca” se han manifestado con violencia, pero algunos analistas políticos afirman que el uso de masas indignadas es uno de los recursos que mejor ha funcionado en la izquierda latinoamericana para confrontar clases sociales o políticas.

“Respetamos a los otros poderes y órganos del Estado en el ámbito de sus competencias y responsabilidades constitucionales, pero hoy más que nunca requerimos que nos respeten”, sentenció el ministro Eduardo Medina Mora, en su último informe al frente de la Segunda Sala de la Corte Suprema.

“México se debe de estar alerta para que las columnas sobre las que se ha construido la democracia no se desmoronen”.

En las últimas horas, la SCJN anunció que resolverá hasta enero, después de la elección de su próximo presidente, la controversia sobre los salarios.