Tu estado de ánimo afecta a tu piel

Nuestra piel es un indicativo de nuestro estado de ánimo
Tu estado de ánimo afecta a tu piel
Foto: shutterstock

¿Sabías que tu estado de ánimo se refleja en tu piel?

Es un espejo que nos muestra todo lo que nos sucede por dentro, como el estrés, la tristeza, cambios hormonales, peleas y discusiones con la pareja, los amigos, la familia. Todo se ve como un mapa en nuestra piel.

Así lo demuestran varios estudios: nuestro rostro se ve afectado por el estado de ánimo.

No podemos controlar lo que nos pasa, no hay nadie que se libre de emociones negativas, pero sí podemos minimizar sus consecuencias. Es importante el nivel de susceptibilidad de cada persona, hay que aprender a no darle más importancia a las cosas que tal vez no la tengan tanto.

Si controlas todas estas emociones, ganarás en salud y tu piel lo notará. Porque cuando te enojas, afecta a los músculos faciales y acelera la aparición de arrugas.

Si estás triste, liberas hormonas que afectan a los ojos (se hinchan) y apagan la luminosidad de la piel.

El estrés interrumpe la producción de colágeno y la piel se vuelve más fina, débil y se deshidrata.

Una buena manera de cambiar tu estado emocional es incluir en tu día a día actividades que estimulen, que liberen dopamina, conocida como la hormona de la felicidad. Es la encargada
de regular el ánimo y el deseo. Cuando tu cerebro la libera, también mejora el aspecto de tu piel.