¿Te atreverías a probar cuy o sopa de murciélago?

Lo que para unos puede resultar repulsivo para otros puede ser un platillo exquisito, según una exhibición en Los Ángeles

¿Te atreverías a probar cuy o sopa de murciélago?
Los testículos de toro son un platillo exótico muy codiciado en algunas regiones del mundo , pero para otros es una comida muy asqueroso. (Araceli Martínez/La Opinión).
Foto: Araceli Martinez / La Opinión

¿Te animarías a comer una sopa de murciélago? o qué tal unos tacos de pene y testículos de toro? o ¿te apetecen mejor unas tostadas de cabeza de chango?

¿Te suena muy asqueroso? Bueno, relájate porque lo que a ti te parece repugnante, en otras culturas, puede ser una exquisitez culinaria.

La exhibición visitante “Museo de Comida Asquerosa” fue abierta al público el 9 de diciembre y puedes visitarla hasta el 17 de febrero en el museo A+D que está muy cerca del centro de Los Ángeles.

El pene de toro se consume en China. (Araceli Martínez/La Opinión).
El pene de toro se consume en China. (Araceli Martínez/La Opinión).

“Anthony Morey, director del Museo A+D donde se encuentra la exhibición, dice que esta exhibición comenzó con la idea de mirar la comida como algo que tiene su propia historia y tradiciones.

Es como conocer el mundo completo a través de su comida”, considera.

“A la gente le encanta y la mejor parte es cuando pueden probar las comidas diferentes y raras”, indica.

Y agrega que la exhibición, creación del doctor sueco Samuel West, es algo cómico y educativo para toda la familia.

Los ostiones de montaña se consumen en las zonas ganaderas del oeste de Estados Unidos y en Canadá. (Araceli Martínez/La Opinión).
Los ostiones de montaña se consumen en las zonas ganaderas del oeste de Estados Unidos y en Canadá. (Araceli Martínez/La Opinión).

En el recorrido puedes ver, oler y comer los diferentes platillos de diferentes regiones del mundo. A cada paso, te sorprenderá.

De México, se exhiben platillos que son un manjar para muchos mexicanos como el menudo hecho con el estómago de la vaca; los chapulines, los escamoles que son larvas de hormigas y el huitlacloche que es el hongo del maíz.

El Cuy o guinea pig es muy apreciado en Perú y los países andinos. (Araceli Martínez/La Opinión).
El Cuy o guinea pig es muy apreciado en Perú y los países andinos. (Araceli Martínez/La Opinión).

Y del Perú, podemos ver el cuy, que es un animal autóctono de los países andinos, y un manjar culinario en esas regiones, pero que por su semejanza con un ratón puede resultar muy asqueroso para algunas personas de otras culturas.

La exhibición Museo de Comida Asquerosa presenta una variedad de platillos que quizá ni te imaginarías que existen como el Balut, una comida muy apetecida en las Filipinas que consiste en un huevo cocido de pato con el feto parcialmente desarrollado. El Balut es considerado un afrodisiaco y cura la resaca después de una noche de copas.

Las tarántulas se comen fritas en algunos países de Asia. (Araceli Martínez/La Opinión).
Las tarántulas se comen fritas en algunos países de Asia. (Araceli Martínez/La Opinión).

En Cambodia, el consumo de la tarántula frita se extendió en los años 70 ante la escasez de alimentos.

El ojo de oveja servido sobre un vaso de jugo de tomate es considerado muy nutritivo y afrodisiaco en Mongolia.

Y algo que puede sonar verdaderamente asqueroso, parece ser lo más normal en Cerdenia, Italia. Se trata del “Su Callu” que no es otra cosa, más que el estómago lleno de leche de una cabra. Quienes lo han probado, aseguran que sabe entre gasolina y amoniaco. Este extraño alimento se obtiene inmediatamente después de sacrificar a una cabra bebé al extraerle el estómago cargado de leche que el animal acaba de ingerir. Lo salan y lo ponen a secar por meses antes de comerlo.

El ojo de oveja se sirve sore un vaso de jugo de tomate. (Araceli Martínez/La Opinión).
El ojo de oveja se sirve sore un vaso de jugo de tomate. (Araceli Martínez/La Opinión).

Los testículos de toro se consumen en las regiones ganaderas de Norteamérica. Les quitan la piel, los cubren con harina y especies, y los fríen. Una vez listos se bañan con salsa. En Canadá se les conoce como ostiones de la pradera. La textura es descrita muy similar a la de los calamares fritos.

No es broma, pero en Guam, se come la sopa de murciélago, y dicen que su sabor es ligeramente dulce y parecido al pollo. Es tan popular esta sopa que los murciélago está casi en extinción en esa área.

La carne de perro se come mucho en China y Corea del sur. (Araceli Martínez/La Opinión).
La carne de perro se come mucho en China y Corea del sur. (Araceli Martínez/La Opinión).

Y para nadie es un secreto que en China y Corea del Sur se comen a los perros. Solo en el festival de comida canina de Yulin, China se saborean más de 15,000 perros al año. El consumo de perros es muy popular sobre todo en el invierno. En la década de los 80, se prohibió comer sabueso en las Filipinas, donde era el tercer tipo de carne más consumida en ese país.

En China también se come el pene de los toros. Se le corta la uretra y se lava muy bien para removerle el olor a orina. Se escalda en agua caliente y la gruesa membrana externa se le mueve como si fuera un condón.

El pene de los toros tiene que cocerse por largo tiempo para que sea comestible. Según los expertos, la carne blanca del pene debe ser consumida por las mujeres, y la parte oscura por los hombres para aprovechar sus beneficios de salud y su poder afrodisiaco.

Loading the player...

Son muchos los exóticos platillos que son parte de esta exhibición de alimentos repulsivos. Podrás encontrar bebidas como vino de ratones, salsa de murciélagos y leche de caballo.

Lo mejor de todo es que si te animas, al final te pueden dar una probadita de aquel platillo que más se te haya antojado y te provoque más curiosidad.

Si no te quieres arriesgar, tienes la opción de oler los aromas putrefactos que despiden algunos de los alimentos.

El vino de ratón es una bebida que puedes probar en la exhibición Museo de Comida Asquerosa. (Araceli Martínez/La Opinión).
El vino de ratón es una bebida que puedes probar en la exhibición Museo de Comida Asquerosa. (Araceli Martínez/La Opinión).

Al salir de esta peculiar exposición, no podrás apartar de tu mente, la idea que tal vez, alguna de las comidas que tanto disfrutas, en otra región del mundo les puede parecer completamente asquerosa.

A+D Museum

900 E 4th Street

Los Angeles, CA 90013.

Teléfono: 213-346-9734