Cuál es el pasaporte más difícil de falsificar y otras curiosidades sobre estos documentos de viaje

Para algunos, los pasaportes son documentos que les abren puertas para explorar el mundo; pero para otros son más bien una barrera que les impide moverse. Sean como sean, todos tienen una historia que contar

Tener un pasaporte te puede permitir explorar el mundo.
Tener un pasaporte te puede permitir explorar el mundo.
Foto: Getty Images

Cuando de pasaportes se habla, por lo general el énfasis suele ponerse sobre lo práctico: ¿a cuántos países puedes entrar con el tuyo sin necesidad de visado?

Y es que, para algunos, los pasaportes son documentos que abren puertas y permiten explorar el mundo, mientras que para otros son más bien una barrera que les dificulta moverse.

Más allá de eso, sin embargo, esos documentos a menudo están llenos de otros detalles interesantes.

Aquí te traemos algunos que pueden ayudar a apreciarlos de una manera distinta.

1. El primer pasaporte de la historia aparece en la Biblia

Páginas carcomidas de un libro antiguo.

Getty Images
Los documentos de viaje son tan antiguos como las historias de la Biblia.

En el libro de Nehemías, en el Antiguo Testamento, el rey Artajerjes I de Persia le da una carta a un funcionario que le aseguraba el paso en sus viajes a través de Judea.

2. Las fotos para los pasaportes empezaron a usarse después de la Primera Guerra Mundial

Foto de un pasaporte.

Getty Images
No siempre se necesitaron fotos en los pasaportes.

Las fotografías se volvieron un requisito desde del inicio de la Primera Guerra Mundial, después de que un espía alemán ingresara a Reino Unido con un pasaporte estadounidense falso.

3. Las fotos familiares estaban permitidas en los pasaportes

Ciudadanos cingaleses.

Getty Images
Antes podías usar la foto que más te gustara para tu pasaporte.

Cuando los pasaportes empezaron a llevar fotografías, uno podía enviar cualquier imagen que le gustara. Incluso se aceptaban fotos familiares.

4. Tonga solía vender pasaportes

Pasaporte de Tonga

Getty Images
Tonga solía vender sus pasaportes a extranjeros.

Taufa’ahau Tupou IV, rey del estado soberano de la Polinesia entre 1965 y 2006, vendió pasaportes tonganos a US$ 20.000 cada uno en un intento por aumentar los ingresos del país.

5. El pasaporte nicaragüense es el más difícil de falsificar

Dos pasaportes nicaragüenses.

Getty Images
Se supone que el nicaragüense es el pasaporte más difícil de falsificar en el mundo.

El pasaporte nicaragüense tiene 89 elementos de seguridad separados, incluidos hologramas y marcas de agua.

Como resultado, se informa que es el más difícil de falsificar del mundo.

6. Los pasaportes finlandeses y eslovenos actúan como folioscopios

Un folioscopio del siglo XIX.
Getty Images
¿Conoces los folioscopios?

Si está aburrido en un aeropuerto y eres el dueño de un pasaporte finlandés o esloveno, puedes distraerte con este documento.