¿Son los estadounidenses tan distintos del resto?

Las costumbres de cada país definen la cultura que nos hace diferentes

Si vives en los Estados Unidos, probablemente no creas que las costumbres estadounidenses son extrañas, pero si te paras a pensar y a comparar con las de tu país, a lo mejor te das cuenta de que todos somos un poco distintos.

Según la guía de la Western Illinois University, “American Culture: The Basics”, el éxito en los Estados Unidos se “mide en dólares”. Eso no quiere decir que no valoramos las relaciones, pero lo material o es la forma en que comunicamos de manera no verbal nuestro estado social.

Naturalmente, muchas de las cosas que los estadounidenses encuentran atractivas están enraizadas en cosas que apuntan al éxito y, a menudo, a la riqueza.

En cuanto a la imagen, los ideales van cambiando y las tendencias se mueven entre verse tersa y firme hasta, aunque parezca mentira, querer lucir bronceada todo el año. Qué más dará los peligros para la piel que eso suponga.

En países asiáticos como China, Corea y Tailandia, las mujeres no entienden la tendencia del bronceado. Ellas  se esfuerzan por verse más pálidas. También en la India, algunos hombres y mujeres buscan cremas para aclarar el tono natural de su piel.

Durante siglos, se pensó que la piel pálida indicaba un estatus social alto porque un bronceado significaría que pasabas mucho tiempo al aire libre, tal vez haciendo trabajo manual, mientras que la piel pálida significaba que tenías el privilegio de permanecer en el interior.

Sin embargo, en la década de 1920, Coco Chanel popularizó el bronceado y, en la década de 1960, el bronceado comenzó a significar privilegio porque significaba que tenía tiempo y dinero para viajar.

Sea por lo que sea, jugar con el tono de piel exponiéndolo al sol supone hoy en día un grave peligro.

Seguimos hablando del color, porque muchos estadounidenses están obsesionados con el color de sus dientes. ¿Quién no recuerda el mítico capítulo de Friends en el que Ross abusa del blanqueador dental? Bien, seguro que no es el único.

De acuerdo con los datos del Censo de EE. UU. y la Encuesta Nacional de Consumidores Simmons calculada por Statista, más de 39 millones de estadounidenses utilizan productos para blanquear los dientes.

Esto no ocurre en todo el mundo. Según contó a la BBC News el profesor Jimmy Steele, de la Facultad de Ciencias Odontológicas de la Universidad de Newcastle, los británicos prefieren “sonrisas naturales agradables, de color natural”, explicando en contraste que “los dientes de Estados Unidos a veces son más blancos de lo que es físicamente posible.

El tema del peso es otro factor a tener en cuenta y que también diferencia a la población de aquí con respecto a la de otros países. En Estados Unidos hay un gran índice de insatisfacción corporal.

En un estudio realizado por Lynda Boothroyd de la Universidad de Durham, se observó que, gracias a los medios de comunicación, si se muestran fotos de mujeres con bajo peso, se  consideran que las delgadas son las más atractivas.

Los estadounidenses pueden estar bastante obsesionados con ponerse delgados, pero aún así , en general, gracias a personajes como las Kardashian queremos que algunas partes sean grandes y hermosas. La Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS) reportó un 115 por ciento de aumento en la cirugía plástica desde el año 2000.

El aumento de glúteos, aumentó en un 252 por ciento desde el nuevo milenio.

Se suele pensar que Brasil representa el país con más cirugías estéticas del mundo, pero según reporta The List, en los Estados Unidos se realizan un  17.9 % de cirugías, frente al 10% del país sudamericano. Otros países desarrollados como Francia, Alemania, España y Australia ni siquiera forman un porcentaje competitivo.

La imagen es importante, es la tarjeta de presentación de cualquier persona, pero en Estados Unidos parece importar más que en ninguna otra parte. Por eso, es uno de los países donde más se maquillan las mujeres. Y donde más gusta que lo hagan.

Una de las diferencias es que en Estados Unidos, las mujeres arriesgan en las tendencias a la hora de pintarse y usar cosméticos, mientras que en países como España suelen ser más conservadores. Simplemente, se hace de forma diferente.

Seguimos con costumbres que a lo mejor no son extrañas, pero sí curiosas y diferentes.

La forma de vestir es distinta, mucho más casual que en otros países, según reportó Associated Press en un estudio que hizo por distintos países recopilando la opinión sobre la moda estadounidense.

En cuanto a la depilación, no importa que estemos en una época que reivindica los derechos igualitarios para las mujeres. Las mujeres de Estados Unidos quieren deshacerse del vello corporal y muchas de ellas se afeitan. En otros países es más común la depilación láser o con cera fría o caliente.

Podemos pensar que no somos tan diferentes de los estadounidenses, ¿pero es la realidad?

En un artículo titulado “Soy británica y simplemente no entiendo a las mujeres estadounidenses”, de la escritora británica que vive en Irlanda, Suzanne Jannese, aborda algunas de las diferencias que ha notado entre las mujeres europeas y estadounidenses.

Una de la cosas que más le llama la atención es la obsesión por las uñas. La escritora no puede comprender por qué las personas gastan tanto tiempo y esfuerzo en tener las uñas perfectamente cuidadas.

Son detalles superficiales que solo marcan la diferencia en el aspecto, en lo que vemos. ¿Crees que en lo que no se ve somos opuestos y que tenemos otros valores?