Malos hábitos de trabajo

Hay hábitos buenos y otros... que es mejor cambiarlos ya
Malos hábitos de trabajo
Aléjate de los chismes en el trabajo.
Foto: Archivo

Con la llegada de un nuevo año, muchos trabajadores confeccionan largas listas de objetivos que esperan alcanzar en 2019. Pero antes de proponerse metas y cambios, el primer paso es evaluar el estado actual de las cosas. Si, por ejemplo, te sientes agobiado por la cantidad de trabajo por hacer, frustrado por la falta de apoyo, o aburrido de hacer lo mismo día tras día, primero debes identificar cuáles son los hábitos laborales que te han llevado a tal situación.

Con el paso del tiempo, todos adquirimos malos hábitos para lidiar con la carga laboral. Tanto el aburrimiento por la rutina, como el estrés por la cantidad de trabajo hacen que los trabajadores se distraigan, estén constantemente chequeando sus redes sociales o no puedan terminar el trabajo asignado, al final del día.

La falta de motivación y el exceso de ansiedad no solo afectan el trabajo, sino que también se transfieren a la vida personal y la salud del trabajador. La idea no es tratar de eliminar todos los malos hábitos a la vez, sino primero identificarlos e ir reemplazándolos uno por uno por actitudes más positivas.

A continuación, compartimos algunas ideas para reemplazar los malos hábitos laborales por rutinas más positivas y eficientes.

  • Correos electrónicos. Una manera segura de perder tiempo y distraerse en el trabajo es tratar de contestar cada correo electrónico que llega. Se estima que cada vez que un trabajador revisa su correo pierde un promedio de 25 minutos. ¿La solución? Destina un tiempo determinado, para responder a tus correos electrónicos varias veces al día, y durante el resto de tu horario laboral, cierra el correo y dedícalo a tu trabajo.
  • Rumores, chismes y quejas. Ninguno de estos tres hábitos es constructivo y sólo conducen a problemas y actitudes negativas. Mantente alejado de los chismes de oficina que te hacen perder el tiempo y no conducen a nada. Si te sientes ansioso o estresado, prueba salir a caminar y tomar aire, o confecciona una lista de todas las ventajas de tu trabajo y las razones para estar agradecido por tu empleo.
  • Si vas a comparar, compárate contigo mismo. En todo tipo de trabajo, siempre vas a encontrar a un empleado que nunca hace nada, un empleado que gana más que ti, o un empleado que no sabe lo que está haciendo. Criticar a otros nunca conduce a nada y sólo te hace perder el tiempo. Entre tus compañeros, busca a aquellos que puedan motivarte y de quienes puedas aprender y aléjate de las personas tóxicas que sólo obstaculizarán tu labor. A la hora de comparar, compara tu desempeño actual con el de años anteriores, en lugar de perder el tiempo juzgando y comparándote con otros.
  • Llega a tiempo. Ser impuntual en el trabajo es un mal hábito que puede hacerte perder el empleo. Quizás el ambiente de la empresa para la cual trabajas es relajado y nadie controla las horas de trabajo, pero cuando llegas temprano y planeas tu día con anticipación, puedes lograr mejores resultados y trabajar de manera más eficiente. Este año, trata no sólo de llegar a tiempo, sino 15 minutos antes que tus compañeros para planear los objetivos de cada día.