(FOTOS) Angelinos disfrutan de una deliciosa tradición

Para muchas familias, la Rosca de Reyes es una costumbre latina para este 6 de enero

Cientos de roscas son vendidas durante este festividad. / foto: Aurelia Ventura.
Cientos de roscas son vendidas durante este festividad. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: La Opinion

La llegada de los tres Reyes Magos ya es este 6 de enero y mientras muchos pequeños esperan ansiosos para saber qué regalo recibirán, las familias latinas también se preparan para compartir la deliciosa Rosca de Reyes.

Este pan tradicional con estilo ovalado guarda en su historia varios significados.

Algunos dicen que su forma simboliza el amor eterno de Dios que no tiene principio ni fin. Otras creencias aseguran que simula una corona y que sus frutos secos —como higos y acitrón— representan las joyas de las coronas de los reyes Melchor, Gaspar y Baltasar.

Según la tradición católica, la rosca es en honor al viaje que realizaron los tres reyes magos a Belén para adorar al niño Jesús acabado de nacer llevándole regalos como oro, incienso y mirra.

Ana Osorio escoge junto a su hijo Liam una Rosca de Reyes. / fotos: Aurelia Ventura.

Por esta razón, en Los Ángeles y en cualquier rincón donde se celebra esta tradición, la Rosca de Reyes no puede faltar en la mesa.

En el sur de Los Ángeles Jaime Moreno llegó muy temprano este viernes junto a su familia para comprar este delicioso pan.

“Nos gusta el sabor y es una buena tradición como mexicano”, dijo este hombre, quien aseveró que la saborearán de todas maneras este domingo.

Su esposa, Ana Osorio, quien es de origen salvadoreño, dijo que antes desconocía la tradición de la rosca hasta que se casó con Moreno.

“Pero me gusta porque la partimos en familia y estamos comenzando una tradición”, señaló mientras sus hijos Liam, de 3 años, y Alejandra, de 1, veían las filas de cajas de roscas de reyes colocadas en la entrada del supermercado Northgate Market.

En el departamento de panadería del lugar, Jonathan Martínez y su equipo no se daban abasto para elaborar decenas de Roscas de Reyes.

El panadero Gerardo Picón lleva las fuentes con el pan ovalado recién salido del horno. / Foto: Aurelia Ventura.

“Comenzamos a hacerlas desde el primero de enero y las hacemos de cuatro tamaños”, dijo Martínez, quien es supervisor esta sección — que cuenta con unos 15 asociados.

Martínez contó que una rosca mediana lleva cinco figuritas que representan al niño Dios y las roscas grandes tienen ocho.

Según la tradición católica, la figurita del niño Jesús dentro de la rosca significa el momento en el que José y María escondieron al niño Jesús para salvarlo de una muerte segura que ordenó el rey Herodes. Comer el pan significa la comunión sagrada por el nacimiento del niño Jesús.

Usualmente este pan se degusta entre varias personas y quien escoja su rebanada y lleve consigo una figurita del niño Dios deberá hacer una comida para sus familiares el día de la candelaria el 2 de febrero, que usualmente consiste en tamales y atole.

Las roscas más grandes pueden llevar hasta ocho niños Dios dentro de la masa. / fotos: Aurelia Ventura.

Miles de roscas vendidas

Martínez dijo que los días anteriores al 6 de enero se hacen de 600 a 700 roscas cada día.

“Los horarios de los panaderos normalmente comienzan a las dos de la mañana”, explicó el supervisor.

Gerardo Picón, uno de los más experimentados en el arte de hacer roscas, comentó que se pueden llegar a preparar unas 80 roscas en un promedio de dos horas.

Sin embargo, la popularidad de las Roscas de Reyes se dispara significativamente el 6 de enero cuando los supermercados trabajan sin cesar. Entonces, de ser necesario, se agrega personal.

“Hemos llegado a hacer hasta 4,000 roscas en un día”, dijo Martínez quien tiene cuatro años de experiencia como panadero.

Gladys García, supervisora del supermercado, ubicado en el sur de Los Ángeles, dijo que lo mejor que ocurre para esta temporada es ver que no solo es una tradición mexicana. Es tanta la popularidad que muchos países ya la han adoptado.

Agregó que les ha tocado ver la aglomeración de la gente el 6 de enero y que hasta se ha dado riñas entre clientes. “Porque todos quieren la rosca”, dijo asegurando que a todos les toca.

La rosca es decorada con un dulce cristalizado muy popular en México llamado acitrón. / foto: Aurelia Ventura.,

Empleados disfrutan la rosca

Picón dijo que cuando ve el auge de esta tradición le emociona y reconoce que lejos de su México se celebra con más sentimiento.
“Yo he visto que aquí festejamos mucho más que en nuestros países”, dijo el originario de Guanajuato.

“A mí desde hace unos días ya me están encargando la rosca y me gusta la tradición”, añadió García, quien es de origen salvadoreño, y dijo que para los centroamericanos la rosca de reyes ya es parte de sus celebraciones.

Martínez, es nacido en Estados Unidos de padres mexicanos, y concordó que es muy agradable ver que las tradiciones atraviesen fronteras.

“En lo personal por ejemplo, en la casa se junta toda la familia y no hay opción, a mí me toca llevar la rosca”, agregó con una sonrisa Martínez. “Es bueno seguir esta tradición para que continúe con los niños”..