Ahorrar para emergencias de forma eficiente

Pensar a largo plazo y constancia en un plan ayudan a prepararse para reveses financieros
Ahorrar para emergencias de forma eficiente
Idealmente, un fondo de emergencias tendría que tener el equivalente de tres a seis meses de gastos corrientes./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Hacer un fondo para emergencias está en el top de las resoluciones financieras del año, después de pago de deuda y a muy corta distancia de ahorrar para la pensión. Así lo puso de manifiesto hace unos días una encuesta de AARP/Ad Council Saving for Retirement, hecha entre noviembre y diciembre de 2018.

El cierre del Gobierno ha venido a reforzar esta idea de la necesidad de planificar para cuando falta el cheque ya que muchos de los empleados que trabajan para el Estado Federal están pasando terribles momentos de angustia económica. Hay facturas sin pagar y tratamientos médicos que no pueden seguir, entre otros problemas.

Hacer un fondo de emergencias no es fácil porque el dinero no sobra en los paychecks y el compromiso de separar un dinero que no se debe tocar se tiene que hacer compatible con pagar las facturas y gastos mensuales además de atender otros propósitos financieros que apremian.

Pero no es del todo imposible si se tiene paciencia y mucha constancia.

¿Cuánto tiene que tener un fondo de emergencia? Los expertos en finanzas apuntan que, al menos, se debería tener ahorrado el equivalente de tres meses de gastos corrientes aunque aconsejan que se llegue hasta seis.

Y otra pregunta igual de importante: ¿Cómo?, sobre todo cuando no sobra el dinero.

  • Para empezar hay que tomárselo como un proyecto de medio y largo plazo. No se puede ahorrar una cantidad de dinero significativa en pocos meses. Tener la expectativa de resultados inmediatos podría sabotear psicológicamente el plan por falta de resultados inmediatos.
  • No debe intimidar que se empiece con cantidades pequeñas. De hecho es deseable para hacerlo fácil y poder mantener el compromiso. Piense en una cantidad que no le suponga un gran quebranto económico y con el tiempo, cuando ya se haya acostumbrado a estar sin ella, auméntela gradualmente.
  • Haga depósitos automáticos en una cuenta de ahorro de esa cantidad de la que pueda prescindir. Y hágalo el mismo día que cobre el cheque para no notar su falta. No ahorre lo que le sobre, presupueste ese ahorro.
  • Cuanto más regularmente haga sus ahorros, mejor. Póngase un objetivo y haga la cuenta dividiéndola por semanas. Por ejemplo, para ahorrar $2,000 al año debe destinar $39 a la semana a ello. Otra forma de calcular un potencial ahorro es presupuestando semanal o mensualmente una serie de gastos. Si puede ser algo austero/a en el gasto y eliminar gastos que sumen $100 al mes (unos $20 por semana), podrá ahorrar $1,200 al año.
  • Pague con dinero y evite la tarjeta de crédito o débito en gastos pequeños. Se ve mejor el dinero que se gasta cuando está en el bolsillo y puede depositar las monedas que le sobran en una alcancía.
  • Ahorre mientras gasta. Cuando haga una compra ponga en un sobre uno o dos dólares por ella. Considérelo un sobreprecio de la compra que se convierte en ahorro. También puede guardar los billetes de $5 que le devuelvan cuando pague con uno de $10 o de $20.
  • Si va a recibir un reembolso de sus taxes, separe una parte para este fondo. Comprométase con un porcentaje aunque no sepa qué va a recibir.

Ahorrar o pagar deuda

Las tasas de interés han subido y podrían subir de nuevo. Si tiene deuda en su tarjeta de crédito u otra que no sea a tasa fija (como muchas de las hipotecarias) trate de rebajar esta cuanto antes porque los intereses acaban con el valor de su dinero y sus ahorros.

El ahorro es importante pero si la deuda es grande, priorice el pago de esta dedicando un porcentaje mayor de dinero a esto que a los ahorros hasta reducirla a cero.