A 25 años del terremoto de Northridge

El 17 de enero de 1994, miles de personas fueron despertadas abruptamente por el terremoto de 6.7 grados que golpeó a Northridge

Así quedó una rampa de paso entre autopistas después del Terremoto de Northridge, 17 de enero de 1994. (Archivo)
Así quedó una rampa de paso entre autopistas después del Terremoto de Northridge, 17 de enero de 1994. (Archivo)
Foto: Archivo / Archivo / AP

Essie Mariscal lo recuerda claramente.

“Estuvo muy mal. Mi mamá tenía una colección de figuritas de cristal y todas estaban en el suelo”, dijo Mariscal, quien entonces vivía en Sun Valley.

El 17 de enero de 1994 a las 4:31 a.m. el terremoto de 6.7 grados en Northridge despertó abruptamente a miles de angelinos. El movimiento telúrica duró entre 10-20 segundos y se sintió hasta en lugares tan lejanos como Las Vegas.

La cifra de muertos se situó oficialmente en 57, aunque hubo más de 8,000 heridos.

El terremoto destruyó o dañó gravemente a miles de casas unifamiliares, apartamentos y casas rodantes, desplazando a cerca de 22,000 personas de sus hogares y causando daños residenciales estimados en más de 20,000 millones de dólares, aproximadamente la mitad de las cuales estaban aseguradas.

Entre estas viviendas destruidas figuran decenas de casas rodantes en el Tahitian Mobile Home Park en Sylmar.

“Alrededor de 30 casas fueron destruidas”, cuenta Mariscal. “Había pequeñas explosiones. Algunas fueron reparadas. Otras fueron una pérdida total. Estas (casas) parecen quemarse muy rápidamente”.

La Cruz Roja Americana y otras agencias establecieron refugios por todo el Valle de San Fernando, para dar albergue a los desplazados.

El terremoto de Northridge en 1994 cobró 57 vidas. (Archivo)
El terremoto de Northridge en 1994 cobró 57 vidas. (Archivo)

 

“Muchas de las áreas más afectadas se conocían como ‘ciudades fantasma’ cuando los residentes abandonaron vecindarios enteros porque los dueños de edificios no podían permitirse el costo de reconstruir”, dijo Glenn Pomeroy, CEO de California Earthquake Authority (CEA). “Necesitamos duplicar nuestro compromiso con la resiliencia sísmica para asegurar que las ciudades fantasma nunca regresen”.

Hoy en día, el área afectada por el terremoto de Northridge es el hogar de alrededor de 2.6 millones casas que fueron construidas antes de 1980, cuando los códigos de construcción sísmica entraron en todo el estado.

Sólo alrededor del 13 por ciento de los californianos que tienen seguro residencial también tienen seguro de terremotos. Como resultado, si un terremoto de magnitud Northridge impactura de nuevo en algún lugar de California— lo que los científicos dicen que es una certeza cercana en los próximos 30 años — muchos californianos podrían estar solos para pagar por la reparación o reconstrucción de sus casas, sustituir sus pertenencias y vivir en otro lugar hasta que se completen reparaciones importantes.

En 2013, CEA creó el programa terremoto Brace + Bolt (EBB), que ofrece subvenciones de hasta 3,000 dólares para ayudar a cubrir el costo de refuerzo y empernado de cimientos elevados debajo de las casas más viejas. Hasta la fecha, más de 7,000 casas antiguas en códigos postales de alto riesgo en todo el estado han sido reajustadas a través del programa EBB. Los códigos postales adicionales que califican se agregan cada año, como el financiamiento de EBB permite, para ayudar a más dueños de casas más viejas, sin importar si tienen una política del CEA. Los asegurados de CEA que reajustan adecuadamente sus casas mayores elegibles pueden obtener un descuento de hasta el 20 por ciento.

“Estamos comprometidos a ayudar a nuestros vecinos californianos a proteger sus finanzas de las costosas reparaciones causadas por los terremotos dañinos”, dijo Pomeroy.

‘El Grande’

La posibilidad de otro gran temblor en Los Ángeles – y en la zona del Sur de California – sigue vigente. De hecho, los expertos predicen que en los próximos 30 años, California tiene un 99.7 por ciento de probabilidades de un terremoto de magnitud 6.7 o más grande.

“El temblor de Northridge ocurrió en una falla desconocida, así que aprendimos que hay muchas otras fallas en el Sur de California. Hoy, asumimos que un terremoto de 6.5 grados o mayor puede ocurrir en cualquier lugar”, dijo Christine Goulet, directora ejecutiva para proyectos especiales en el Centro de Temblores del Sur de California (SCEC), una entidad de predicción y evaluación de temblores en la Universidad del Sur de California (USC).

Por su parte, John Vidale, profesor de Ciencias Terrestres en USC, indicó que “desde el temblor de Northridge, hemos venido haciendo la mayoría de cosas correctas, como reparar debilidades en edificios antiguos. Pero necesitamos hacer más mejoras en el código de edificio, mapas de peligro y sistemas de alerta tempranera”.

Alertas tempraneras

Uno de esos sistemas de alerta tempranera fue inaugurado este año en Los Ángeles, al debutar la aplicación de teléfono ShakeAlert.

La aplicación emite a todo el que la obtenga de manera gratuita una alerta temprana de un terremoto inminente para los residentes del condado de Los Ángeles. Se espera que de varios segundos, y tal vez hasta un minuto, antes del movimiento de tierra real. Proporcionaría advertencias para todos los temblores, incluyendo réplicas que tienen una magnitud de 5.0 o más.

Terremoto de Northridge. (Archivo)
Terremoto de Northridge. (Archivo)

La aplicación está conectada a un sistema de alerta temprana que se está construyendo para California, Oregon y Washington que detecta cuando un terremoto está ocurriendo, analiza los datos y envía alertas antes de que el fuerte temblor llegue a lugares alejados del epicentro.

Es la primera aplicación móvil de alerta temprana de terremoto disponible en el país, y fue desarrollada como parte de un programa piloto con el Geological Survey de Estados Unidos, AT&T y la Fundación Annenberg.

La aplicación ya está disponible para su descarga en muchos teléfonos móviles, y se puede acceder en Mayor.LA/3pwx30nakMm.

“Puedes recibir la alerta antes, durante o después de temblar”, dice la aplicación a los usuarios. “Toma acción protectora tan pronto como recibas una alerta o sientas o escuches un terremoto. Agáchate, cúbrete y sujétate”.

Una vez descargada la aplicación, los usuarios deben habilitar sus notificaciones. La alerta incluye un sonido y un mensaje que indica el nivel de intensidad esperado del temblor.

La aplicación enviará alertas de temblores de tierras con una magnitud mayor al nivel 5.0.
La aplicación enviará alertas de temblores de tierras con una magnitud mayor al nivel 5.0.

El sistema está lejos de completarse, pero la financiación para finalizarla en California durante los próximos dos años ya se ha asegurado.

Tal tecnología disponible habría sido invaluable en la limitación de las pérdidas personales, y quizás hasta pérdidas materiales durante el terremoto de Northridge en 1994. En ese desastre, más del 50 por ciento de las lesiones se debieron a peligros no estructurales, como ventanas o piezas de edificaciones que cayeron sobre personas.

Según el sitio web de ShakeAlert, los estudios de métodos de alerta temprana de terremotos en California han mostrado que el tiempo de advertencia oscila entre unos pocos segundos y unas pocas decenas de segundos. Tomar tales acciones antes de que comience a temblar puede reducir el daño y las muertes y lesiones durante un terremoto. También puede evitar errores en cascada después de un evento. Por ejemplo, aislar las utilidades antes de que comience el movimiento de tierra puede reducir el riesgo de incendios.

La función de alerta temprana sólo funciona en el condado de Los Ángeles. La aplicación no necesita estar abierta, pero los usuarios deben mantener los servicios de ubicación del teléfono en “Always On”.