La prueba de sangre que predice el Alzheimer 16 años antes de que ocurra

Una enfermedad que afecta a casi 6 millones de estadounidenses
La prueba de sangre que predice el Alzheimer 16 años antes de que ocurra
Foto: Unsplash

El síndrome de Alzheimer provoca un importante deterioro cognitivo de manera progresiva que termina por afectar la vida entera del paciente hasta provocarle la muerte. Se trata de una de las enfermedades más temidas de la actualidad.

Durante años, la ciencia ha buscado una forma de contrarrestar los efectos de este padecimiento o incluso revertirlos, pero sin éxito. Ahora, una prueba de sangre permite predecir el Alzheimer hasta 16 años antes de que ocurra, gracias al comportamiento de una proteína.

Una investigación publicada en la revista Nature Medicine, descubrió que el aumento en la proteína de filamento L, conocida como NfL, así como un incremento de la rapidez con la que se acumula en la sangre, pueden ser factores que indiquen el comienzo de la enfermedad.

Las proteínas de filamentos forman los neurofilamentos, que son componentes de los tejidos neuronales. La NfL es fundamental para mantener el calibre neuronal.

Los científicos del Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas analizaron los datos de 405 pacientes con Alzheimer derivado de una mutación genética hereditaria. Encontraron que 243 presentaban niveles más altos de proteína NfL, incluso 16 años antes de que hubieran comenzado los síntomas.

El profesor Mathias Jucker, quien lideró la investigación, señaló en un comunicado que la forma en que evoluciona la NfL permite predecir la progresión de la enfermedad, pues entre más cambios se registren en los niveles de la proteína, ocurre una mayor pérdida de masa cerebral y más cambios cognitivos.

Aunque los niveles altos de NfL también revelan otras condiciones cerebrales, los científicos aseguran que este indicador podría ayudar a diagnosticar la enfermedad de Alzheimer con varios años de anticipación, y entonces los pacientes tendrían oportunidad de revisar opciones de tratamiento que podrían ser más efectivas al comenzar de manera temprana, antes de que la enfermedad provoque verdaderos estragos.

Además, un análisis de sangre muestra los niveles de NfL, con lo que se reemplazarían los punzones espinales más invasivos.

El síndrome de Alzheimer es la causa más común de demencia en los adultos mayores y las autoridades de salud de EEUU calculan que más de 5.5 millones de estadounidenses podrían sufrirla.