Mi primer trabajo

Consejos para triunfar en un nuevo empleo
Mi primer trabajo
La habilidad de manejar tu tiempo es fundamental para cualquier trabajo.

Cada vez que comienzas un nuevo empleo, ya sea que se trate de tu primer trabajo, o simplemente que hayas cambiado de empresa u ocupación tienes la oportunidad de adquirir nuevas habilidades, trabajar con un nuevo grupo de gente y relacionarte con otros profesionales de la industria.

¿Cómo dar una buena primera impresión y asegurarse de retener el empleo?

Compartimos algunos consejos que te pueden ser útiles en tu nuevo trabajo:

  • Si no sabes, pregunta. No tengas miedo de admitir que no sabes cómo realizar una asignación, especialmente si eres nuevo en el trabajo. Es importante aprender a pedir ayuda cuando lo necesitas, así como ofrecerla cuando tus compañeros lo requieren. Trata de encontrar un mentor que te asesore y te guíe. Si en tu lugar de trabajo no existe alguien que pueda aconsejarte profesionalmente, considera hacerte miembro de organizaciones profesionales relacionadas a tu ocupación.
  • Cuentas claras, conservan la amistad. Cuando comienzas un nuevo trabajo, es fundamental que te reúnas con tu supervisora o supervisor para establecer con claridad qué es lo que se espera de ti. Sé específico con tus responsabilidades laborales, para evitar posibles malos entendidos. Si puedes obtener una copia por escrito que describa tu empleo, mejor aún.
  • Busca oportunidades para crecer profesionalmente. Una vez que aprendes el oficio, no dejes que la rutina te impida crecer y mantenerte al tanto de las nuevas tendencias de la industria. Existen conferencias, clases y fellowships para diferentes carreras.
  • Trabajador de confianza. La reputación siempre te precede. Desde un comienzo, solidifica tu reputación, aceptando proyectos con entusiasmo, cumpliendo con las tareas que te piden y ayudando a tus compañeros. Cuando eres un trabajador confiable y entusiasta desde un comienzo, tus supervisores notarán el esfuerzo y tendrás más oportunidades cuando llegue el momento de promociones y aumentos de sueldo.
  • Adaptación. ¿Cómo es el ambiente laboral? ¿Existe un reglamento de vestimenta? Trata de adaptarte a tu nuevo ambiente. Si todos llevan traje y corbata, no aparezcas en jeans y zapatillas. Si tus compañeros llegan media hora antes a la oficina o al taller, haz un esfuerzo por llegar a tiempo. Si quieres destacarte entre tus compañeros de trabajo, que sea por un trabajo bien hecho y no por desentonar con el resto de los empleados.
  • Comunicación y organización. Independientemente del trabajo que realices, necesitas desarrollar estas dos habilidades. Por un lado, debes aprender el modo de comunicación que existe en el nuevo empleo. Existen ocupaciones más informales en las que puedes comunicarte directamente con tus supervisores, y ocupaciones en las que debes recurrir a correos y mensajes por escrito. La organización y el manejo del tiempo son otras habilidades transferibles a cualquier ámbito laboral.
  • Sé selectivo. No todas las relaciones laborales son iguales. Evita los chismes de oficina y no hagas eco de rumores infundados. A la hora de desarrollar amistades en tu empleo, mantente alejado de las personas negativas.