ICE arresta a inmigrante frente a su hijo autista

La familia no sabe cómo ayudarlo porque no tienen dinero para pagar un abogado de migración, y están en riesgo de quedarse en la calle
ICE arresta a inmigrante frente a su hijo autista
Marisela Hernández y su hijo Juan Pablo Guzman de 12 años muestran una foto del padre, Juan Aquino, detenido por ICE cuando llevaba el menor a la escuela. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Una familia latina está desesperada y sorprendida después que aseguran que agentes del Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE) detuvieron a un inmigrante mexicano que tenía una orden de deportación previa, cuando llevaba a su hijo autista a la escuela.

La detención dejó a su familia sumida en la desesperación y en la angustia. No tienen para pagar un abogado de migración, no saben cómo harán para sobrevivir sin el ingreso del jefe de la familia, y para los dos hijos menores, el impacto emocional ha sido devastador.

El arresto de Juan Aquino Guzmán, de 39 años, tuvo lugar el jueves 31 de enero, alrededor de las 7:26 de la mañana cerca de la esquina de las Calles Pierce y San Fernando en la zona de Pacoima en el Valle de San Fernando.

Juan Aquino al lado de su esposa Marisela y sus dos hijos Juan Pablo y Ángel. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Dos camionetas, una roja y negra, que nos venían siguiendo desde que salimos de la casa, nos obligaron a parar. Le pidieron a mi papá su ID (tarjeta de identificación), y le dijeron que se bajara de la van”, dice Juan Pablo Guzmán Hernández de 12 años, quien fue testigo del incidente.

“Ellos traían una chamarra. Por la espalda decía Policía, pero en el brazo se podían ver las letras de ICE”, recuerda.

Yo me puse muy nervioso. Comencé a agitarme. Le llamé a mi mamá por teléfono para que fuera por mí”, relata el menor, quien tiene autismo.

“’¿Qué está pasando?’, le pregunté a mi hijo. Me dijo que la policía los había detenido. Pensé que era un problema de tráfico y que no pasaba nada, pero luego mi hijo me dijo que era ICE”, explica Marisela Hernández, esposa del detenido.

Juan Pablo Guzmán de 12 años fue testigo del arresto de su padre por parte de los agentes del ICE. ( by Aurelia Ventura/La Opinion)

Como ella no tiene estatus migratorio, le pidió a una hermana que es ciudadana de Estados Unidos que fuera a recoger a su hijo.

“Cuando ella llegó, los agentes del ICE le preguntaron si era ciudadana, y le pidieron su identificación”, cuenta el menor.

“Luego le dijeron que me metiera al carro para que no viera cuando esposaban a mi papá y como se lo llevaban”,  comenta.

Eso sí, los agentes de migración nunca le pusieron las esposas en plena vista del hijo, y esperaron media hora antes que llegara la hermana. Aunque eso no logró que el niño se pusiera muy nervioso.

Juan Aquino fue llevado al Centro de Detención Theo Lacy de ICE en el condado de Orange.

“Logré hablar con él unos segundos. Estaba llorando por los niños. Él es el único que trabaja en la casa. Sin sus ingresos, no podremos pagar la renta ni completar para los gastos”, dice Marisela.

Marisela Guzmán está muy angustiada por la detención de su esposo Juan Aquino. ICE lo arrestó el jueves 31 de enero muy cerca de su casa en Pacoima. ( by Aurelia Ventura/La Opinion)

Más de 24 años en EEUU

Juan Aquino entró al país en 1994. Es originario del estado de México. En el año 2000 le dieron una orden de deportación, pero reingresó de nuevo de manera indocumentada.

En 2004, Marisela vino de Michoacán. También cruzó la frontera sin documentos. Ella y Juan Aquino se conocieron y se casaron en 2005. En 2006 nació su primer hijo, Juan Pablo, que tiene autismo. Dos años después nació su segundo hijo, Ángel, quien tiene 10 años de edad.

Hace seis meses, Juan Aquino pasó una noche en la cárcel cuando fue acusado de un robo menor en una tienda de Home Depot. Según Marisela, su esposo fue confundido con otra persona y acusado injustamente ya que él no robó nada.

El inmigrante mexicano no tenía un empleo fijo. Se ganaba la vida como jornalero. Marisela no puede trabajar, en parte porque no puede dejar solo a su hijo con autismo, sino que ella nació con una discapacidad. “El brazo derecho no lo puedo mover”, dice mostrando su brazo y su mano paralizadas.

Marisela Guzmán no sabe cómo le harán para salir adelante con los gastos de la casa ya que el ICE detuvo a su esposo Juan Aquino (Aurelia Ventura/La Opinion)

Sin dinero para defenderse

“Estoy muy preocupada por la detención de mi esposo. No tenemos un abogado. Ni dinero para pagar por uno”, sostiene.

Marisela acudió a la organización Hermandad Mexicana, le cobraron 100 dólares que consiguió prestados, pero ya no le llamaron por teléfono.

“Nosotros ya sabíamos que podemos arreglar nuestro estatus migratorio a través de nuestro hijo con autismo, pero la falta de dinero nos ha impedido ver a un abogado de migración”, expone.

A esta madre le angustia mucho el estado emocional de sus hijos. El mayor asiste a la escuela chárter Bert Corona y el menor a la escuela prrimaria chárter Pacoima. “Ya les van a dar terapia. Están muy afectados. Juan Pablo, el mayor, duerme con la camisa de su papá y se ha puesto muy nervioso y frustrado. Era muy apegado a su padre”, comenta.

Norma Guzmán no puede trabajar debido a que tiene su brazo y mano paralizadas desde que nació. (Araceli Martínez/La Opinión).
Marisela Guzmán no puede trabajar debido a que tiene su brazo y mano paralizadas desde que nació. (Araceli Martínez/La Opinión).

Al borde del desamparo

La preocupación es mayor cuando se acuerda que ya no hay ingresos en su casa y no saben cómo van a sobrevivir. “Mañana tenemos que pagar la renta, y no completo. Si no pago a tiempo, por cada día de retraso nos cobran 40 dólares”, platica

Juan Pablo a veces no quiere comer. Cuando le pregunto por qué, me dice que porque se nos va acabar la comida”, dice la madre entre lágrimas, completamente desmoralizada.

Lori K. Haley, portavoz del ICE, dijo que Juan Aquino fue arrestado por reingresar al país después de haber sido deportado a México en 2000, lo que lo convirtió en un fugitivo y sujeto de ser arrestado. Además, dijo que tiene múltiples condenas criminales.

 

El abogado en migración Alex Gálvez decidió ayudar a Juan Aquino sin cobro alguno. (Araceli Martínez/La Opinión).

Difícil, pero no imposible

El abogado en migración, Alex Galvez, dijo que si a Juan Aquino lo sacaron del país después de 1997 y regresó, será más difícil que pueda ser liberado y obtenga la residencia. “Cuando se efectúa una deportación después del ’97, y regresan como indocumentados, técnicamente es más duro, no tienen derecho a un juez o de obtener la residencia por el proceso de los perdones”.

Sin embargo, hay la probabilidad de obtener su libertad con una fianza ante un juez o alternativamente con un oficial de migración, argumentando que Aquino merece un amparo humanitario contra la deportación, lo que inglés se llama “stay of removal” en base a que el padre no vive una situación típica.

Los argumentos que se pueden utilizar para obtener el amparo humanitario son que en libertad, él puede proveer y llevar el sustento a sus hijos.

“Él tiene dos hijos, uno de ellos con autismo. Su esposa indocumentada también sufre de parálisis en un brazo y no puede trabajar. Hay una excepción extraordinaria que debe ser considerada por el oficial de migración y el juez porque estamos hablando de que la deportación del padre provocaría un sufrimiento extremo a los menores que son nacidos en Estados Unidos”, expone el jurista.

Gálvez comenta que siempre puede haber un milagro. “Se trataría de agotar todos los recursos para evitar que una familia sea separada”, afirma.

Y aclara que un amparo humanitario no borra la deportación, pero “es una herramienta cuando uno está buscando ese milagro en espera de que en el futuro pueda haber otra opción como una reforma migratoria u otro alivio que pueda resultar en su residencia”.

Si a Juan Aquino u otro inmigrante en circunstancias similares no lo hubieran sacado físicamente del país, el caso sería más facil, se podría someter una moción para reabrir el caso y quitarle la deportación, y solicitar la residencia en base a la condición de su hijo, explicó Galvez.

En el caso de su esposa, como no lo han sacado del país, ni la han deportado, basado en la condición de salud de su hijo mayor con autismo, sí califica para la residencia, agregó.

El abogado en migración también aceptó llevar el caso de Juan Aquino sin cobro alguno (probono). Por lo pronto, este viernes de 10:00 de la mañana a las 2:00 de la tarde, se llevará a cabo una especie de teletón en el Show de Piolín que conduce Eddie “Piolín” Sotelo para ayudar a la familia a recaudar fondos para su sostenimiento mientras el padre está detenido.

Si quieres ayudar a esta familia, puedes participar con tu donativo a la cuenta del portal GoFundMe.