Dayanara Torres lista para su etapa más difícil: Darle batalla al cáncer

"Esto a mí me pasó hace 7 años o más, y yo no hice absolutamente nada"
Dayanara Torres lista para su etapa más difícil: Darle batalla al cáncer
Dayanara Torres
Foto: Cortesía Univision

Dayanara Torres cerró este domingo pasado, un nuevo ciclo en ‘Mira Quién Baila All Stars’, el show que la tuvo dos temporadas como jueza y que la vio ganar como participante, pero que para la modelo y actriz significa mucho más: haberse animado a salir de su zona de confort, abrirse puertas laborales y hasta en el amor, convertirse en la heroína de sus hijos y hoy ser lo suficientemente fuerte para luchar contra el cáncer.

A minutos que se supiera que Clarissa Molina era la ganadora de esta temporada del reality de Univision, hablamos con Dayanara, quien pese a casi no poder caminar, movilizarse en silla de ruedas y soportar los 77 puntos que tiene detrás de una pierna que le va desde la pantorrilla hasta el muslo, jamás pierde la sonrisa y mucho menos la esperanza.

Pregunta: ¿Cómo te sientes cerrando este ciclo tan importante para ti en lo personal y en lo profesional?
Dayanara Torres: Un poco triste, pero también deseosa de saber quién va a ganar… Triste porque todo se acaba, porque además el staff de ‘Mira quién Baila’ son una familia para mí, desde que competí, después este año, son muy buenos conmigo, me quieren mucho, la he pasado súper bien. Vivo en Los Angeles así que es decir adiós por un ratito, me siento un poquito triste.

P: ‘Mira Quién Baila’ ha cambiado literalmente tu vida:
D.T.: Yo le debo muchísimo a ‘Mira Quién Baila’, antes estaba en mi cuevita, con mis hijos, sin atreverme a hacer cosas, me ofrecen ‘Mira Quién Baila’ y con mucho miedo, no sé ni como acepté… Mis hijos me convencieron, se me abrieron muchas puertas, estoy haciendo comerciales, ahora mismo regreso a Puerto Rico a hacer un comercial de cabello, muchísimas puertas se han abierto, y se lo debo  MQB… No solo gané, pude ayudar a Puerto Rico en esa situación tan importante que estaba pasando con el huracán, y el dinero que le pude llevar a mi fundación fue sumamente importante. Pero pienso en la forma que mis hijos me pueden ver ahora, me ven como esta persona fuerte, guerrera, uno se abre a todas estas cosas, se abre a amar, a estar nuevamente en la carrera.

P: Termina este ciclo, y sigue una nueva prueba, en donde eres una guerrera lista para darle batalla al cáncer.
D.T.: Yo lo pensé mucho, llevaba semanas viniendo a Miami en sillas de ruedas, un día me dije: “sabes qué, lo voy a informar”… Yo creo que todo el mundo debe cuidarse, chequearse, como madres si vemos a nuestros hijos con una manchita somos las primeras que hacemos una cita para que se chequeen… Esto a mí me pasó hace 7 años o más, y yo no hice absolutamente nada, porque que estoy ocupada, tengo que carretear a los nenes, no hice lo que tenía que hacer y ahora me veo donde estoy. De cierta forma un poco de mi culpa, la gente debería entender que esto es algo serio, que la vida es importante.

El cáncer de piel no quiere decir que quitan el pedacito donde está y ya. El cáncer de piel corre por todo su cuerpo y se estaciona donde le de la gana, en otra parte de tu cuerpo, en otros órganos. Ahora estamos en una etapa muy difícil, con mucho miedo pero bien positiva. En dos semanas comienzo mi tratamiento y va a ser un año, mis doctores son un team y mi familia. No sabes cuánta gente que están orando, haciendo cadenas de oración deseándome que voy a estar bien, y yo creo que tienen que haber también mucho positivismo, y se que voy a salir de esta como salgo de todas.

P: ¿Cuál ha sido la parte más difícil en este proceso?
D.T.: Mis hijos, decirles, y por más que intente de que ellos se sientan confiados de que todo va a estar bien, ellos son tus hijos y se van a asustar… No poderle quitar ese miedo completamente se me ha hecho difícil, pero ellos me ven, de hecho se están portando mejor que nunca en la vida, pero eso quiere decir que están asustados. Me estoy aprovechando de ese cariño extra que me están dando, de esos abrazos que me dan todos los días, siempre lo hacían, pero ahora se desviven por por decírmelo y que lo sienta.

P: Tu prometido, de algún modo, fue quién te salvó la vida, ¿cómo te acompaña hoy?
D.T.: Yo pienso y creo que la gente llega a tu vida para enseñarte cosas y él llegó a mi vida… Primero me suplicaban que hiciera esta cita, él la hizo, él me llevó y si no es por él no hago lo que estoy haciendo, mira dónde estamos así que le debo muchísimo.

MIRA AQUÍ LA ENTREVISTA EN VIDEO: