El primer Mariachi LGBT de LA está de aniversario

El profesionalismo de su música durante estos cinco años los ha llevado a ser muy aceptados en la comunidad
El primer Mariachi LGBT de LA está de aniversario
Miembros de Mariachi Arcoiris tocan en Tacos Baja en el este de Los Ángeles. / Foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Allan Vázquez López aún no se la cree que forma parte del primer mariachi LGBTQ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero y queer) de Los Ángeles.  

“A veces, todavía siento que es un sueño. Por mucho tiempo busqué una comunidad de músicos hispanos, y la encontré en este grupo ”, dice Allan de 23 años ,quien desde hace ocho meses es miembro del Mariachi Arcoiris.

Loading the player...

El original grupo cumplió cinco años el 14 de febrero de haber sido fundado por el músico queer Carlos Samaniego, quien es su director. 

En 2014, el surgimiento del primer mariachi emanado de la comunidad LGBTQ en Los Ángeles, fue todo un suceso ya que generalmente se asocia este tipo de música tradicional mexicana a hombres muy machos, vestidos de charros. 

VIDEO

Allan nació en Venice, pero es hijo de padres oaxaqueños. “Todos somos hijos de mexicanos o mexicanos”, precisa.

Comenzó a tocar el violín a los 10 años en la escuela. Años más tarde, a través de las redes sociales, conoció al mariachi Arcoiris, y se hizo fanático.

“Me volví un apasionado del grupo”, dice entusiasmado

Por eso es que un día se animó a buscarlos: “¡Dios mío, tengo que conocerlos!, dije; y me fui a verlos a un show en Hollywood”.

Mayra Martínez toca la vihuela. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Cuando acabaron de tocar, me presenté. Hola, soy Allan, cómo me puedo integrar al grupo. Ven a un ensayo, me dijo el director, sorprendiéndome con su respuesta”, cuenta.

Para ese momento, Allan, además de tocar el violín, era compositor y arreglista. En la actualidad, estudia composición de música en el Instituto de Artes de California (CalArts).

Cuando fue al ensayo con el mariachi Arcoiris, se quedó como dos horas. “Canté y toqué. El director me dio toda la información de los trajes. Yo no entendía, y le pregunté que si podía volver a otro ensayo. Me respondió, cariño, tú ya eres parte del grupo”, comenta.

El mariachi Arcoiris de Los Ángeles ya es muy reconocido en la ciudad. (Aurelia Ventura/La Opinion)

El mariachi Arcoiris es muy cotizado. Durante más de un hora, presenta un show profesional de primer nivel que no se enfoca en complacer solo a la comunidad LGBTQ sino al público en general. Lo mismo tocan en bodas de parejas del mismo sexo que en las de heterosexuales.

“Somos entre 10 y 11 miembros de la comunidad LGBTQ, excepto por tres. Ellos son nuestros aliados, personas que nos apoyan en nuestra misión”, precisa Allan.

Explica que cuando son eventos pequeños, van solo cinco de los miembros pero en festejos grandes como en bodas, se presentan los 11.

Nosotros simplemente representamos a la comunidad LGBT y estamos unidos por la música”, dice Allan. “La época fuerte para nosotros es de marzo a diciembre. Los primeros meses del año son flojos porque la gente está muy gastada”, comenta . “El mariachi nos deja un buen ingreso, pero eso sí implica mucha preparación y dedicación”, observa.

Allan Vazquez López en el violín, Mayra Martinez toca la vihuela, Pablo Juárez el guitarrón, Rodolfo Vázquez la trompeta y el director del grupo Carlos Samaniego, el violín. (Aurelia Ventura/La Opinion)

El 14 de febrero, el grupo Arcoiris celebró su aniversario número quinto en el club Tempo de Hollywood donde nacieron.

Este original mariachi tiene dos mujeres, Natalia Melendez, la primera transgénero en el mundo del mariachi.

La otra es Mayra, una inmigrante de Tijuana, quien toca la vihuela, el alma del mariachi.

“Un día, el mariachi Arcoiris ocupaba una vihuelista para un 14 de febrero. Yo tuve la oportunidad de que el director me escuchara tocar y le gustó mucho”, recuerda.

Así fue como en septiembre de 2016, ingresó al grupo.

Cinco de los 11 integrantes del mariachi Arcoiris tocaron en un evento en Tacos Baja, una taquería del este de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

De 38 años de edad, Mayra platica que desde los 17 años, toca en mariachis.

“Soy de Tijuana, crecí en San Diego y fue en la escuela donde aprendí a tocar la vihuela. Soy la única de mi familia a la que le gustó la música. Inicialmente quería aprender a tocar la guitarra, pero cuando conocí la vihuela, que es un instrumento de cinco cuerdas, decidí cambiar”, platica.

Confía que le gusta ser parte del grupo porque ahí pueden expresar su identidad libremente.

“Cuando la gente sabe que somos un mariachi de músicos LGBTQ, muchos se acercan, y nos cuenta historias como por ejemplo alguien que nos dice que no se ha atrevido a salir del clóset, pero nosotros los inspiramos”, comenta.

El grupo Arcoiris es muy buscado para amenizar eventos y fiestas. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Hay otra gente que nos dicen que tienen un hijo o una hija de la comunidad LGBT”, observa.

Mayra dice que los cinco años de vida del mariachi Arcoiris han sido un reto para el director Carlos Samaniego. Sin embargo, precisan que han salido adelante con su profesionalismo que no le pide nada a ningún otro mariachi. “Cada vez hay más gente que nos llama”, observa.

Eso sí, aclara que antes que ser de la comunidad LGBT, son un mariachi organizado con un disco grabado.

“Estoy muy orgullosa de ser parte del mariachi Arcoiris”, dice contenta.