‘Que nadie coma solo’

Evento celebrado en más de 35 escuelas busca evitar el aislamiento de estudiantes
‘Que nadie coma solo’
Algunos alumnos contaron que cuando recién entraron a la escuela pasaron varios días solos porque no tenían amigos. Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Edward Hernández, de 13 años de edad, recuerda que cuando llegó por primera vez a la escuela intermedia John Muir, del sur de Los Ángeles, se sintió solo y sin amigos.

“Después de la primaria todos mis amigos se fueron a una escuela diferente y no conocía a nadie aquí. Yo era un estudiante muy callado y no hablaba con nadie”, dijo el menor y añadió que durante varios días le tocó sentarse solo a la hora del receso y eso lo hacía sentirse triste.

“No tenía amigos ni nadie con quien hablar porque era alumno nuevo”.

No obstante, con el paso de los días se fue acoplando a su nuevo plantel. “Como un mes después, conocí a mi primer amigo”, relató el estudiante que ahora cursa el octavo grado.

Una historia similar enfrentó Yvonne Salguero, también de 13 años, quien al llegar a la escuela intermedia John Muir pensó que tendría clases con sus compañeras de la primaria. Pero no fue así.

“La escuela intermedia es muy diferente y te transfieren de todas las clases”, explicó. “Como por una semana me senté sola porque no conocía a nadie… Hasta que hice una amiga en educación física”.

Salguero dijo que se le hizo un poco difícil incorporarse ya que era tímida y no sabía cómo moverse en el nuevo plantel. “Yo no sabía si la experiencia iba a ser igual a la primaria o diferente y cómo los estudiantes de aquí me iban a tratar”.

Ambos alumnos dijeron que, debido a su experiencia, ahora intentan ayudar a otros estudiantes a sentirse bienvenidos si los ven solos en su centro educativo.

Los estudiantes hicieron diversas dinámicas junto a sus compañeros. / fotos: Aurelia Ventura.

Este viernes, todos los estudiantes de su escuela participaron en el Día Nacional de “Nadie Come Solo”, un esfuerzo que anima a los alumnos a conocer a nuevos compañeros al incluirlos en sus grupos durante las horas de receso o en cualquier momento que los vean solos.

Un esfuerzo conjunto

La escuela intermedia John Muir fue una de más de 20 centros educativos en el condado de Los Ángeles y 15 campus en el condado de Orange participantes que ofrecieron presentaciones sobre el
aislamiento durante el horario de clases.

Carol Kim, vicepresidenta de inversiones comunitarias con Health Net —uno de los organizadores del evento— dijo que este es el tercer año consecutivo que se asocian con otros grupos para llevar a cabo este evento y que su enfoque principal es crear conciencia para evitar el bullying (acoso) y el aislamiento de los estudiantes.

“Hay alrededor de 2,500 escuelas intermedias por todo el país creando conciencia de la importancia de la inclusión.

Empezamos en una edad temprana porque sabemos que el aislamiento personal puede conducir a problemas de salud a largo término hasta la edad adulta”, dijo Kim.

Mediante un video, los estudiantes aprendieron a cómo reconocer cuando hay un estudiante aislado y cómo acercarse una vez que lo notan.

El 15 de febrero se celebra el Día Nacional de que nadie coma solo, haciendo referencia al horario de recreo.. / foto: Aurelia Ventura.

¿Cómo nació la iniciativa?

Otra organización participante fue Beyond Differences, la cual fue creada en honor a Lili Smith, quien nació con un síndrome craneal-facial y que —debido a sus diferencias faciales y la creciente falta de habilidades sociales necesarias para mantenerse al día con sus compañeros— estuvo socialmente aislada durante sus años de escuela intermedia.

En 2009, Smith falleció a los 15 años debido a complicaciones médicas y tras su muerte un grupo de jóvenes decidió que no permitiría que un estudiante la pase solo.

En la presentación del viernes también estuvieron Nick Dzubnar e Isaac Rochell, jugadores del equipo de futbol americano de los Chargers.

Dzubnar dijo que a veces la presión de compañeros puede ser tomada como algo negativo pero invitó a todos los estudiantes a convertirlo en algo positivo. Él comparó la presión que siente de parte de sus compañeros para tener un buen equipo en los Chargers.

“Debemos tener influencias positivas en el equipo”, contó el jugador.

También dijo que desde muy pequeño sus padres le enseñaron a no intimidar a la gente y a defender a quien lo necesitara.

“Nadie es demasiado grandioso para no ser amable y generoso con otros”, dijo Dzubnar.

Los estudiantes concordaron en que la educación y los buenos modales comienzan en casa.

“Los padres les tienen que enseñar y educar a sus hijos”, dijo Rebecca Castillo, de 13 años. “Muchos niños de ahora no tienen paciencia y se enojan muy fácil por eso se vuelven bullies”..