Emergencia inventada

Ya veremos si es que Trump puede sustentar su argumento de la supuesta “invasión” en el frontera
Emergencia inventada
El presidente Trump insiste en levantar el muro.
Foto: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images

Fiel a su estilo de gobernar sólo para unos pocos, el presidente Donald Trump se mantiene firme para cumplir una promesa electoral y de paso hacer campaña para la reelección.

Eso fue lo que demostró con la declaración de emergencia nacional para obtener el dinero que la faltaba para financiar el muro. Nada más y menos que casi $8,000 millones de dólares para erigir una valla de unos 376 kilómetros.

Bajo el argumento de que hay una “invasión en la frontera” Trump no ha hecho otra cosa que fabricar una emergencia inexistente. Tal como hemos sustentado en otras ocasiones la única crisis que hay es la generó el propio mandatario con su política de cero tolerancia ante migrantes que sólo vienen a pedir asilo.

Con esta acción lo único que Trump hará es impactar de forma negativa a todo el país porque desviará los fondos necesarios para manejar emergencias y desastres reales para promover su agenda personal. Eso no lo podemos permitir.

Hay que recurrir a todas las instancias para frenar esta locura presidencial que asesta una bofetada a EEUU.
Los demócratas del Congreso tienen que plantarse firme e invalidar esta resolución, aunque lo más probable es que esta batalla se extienda a los tribunales donde esperamos que la justicia haga su parte y derrote esta medida que solo promueve odio y división. El único muro que existe está en la cabeza del Presidente.

Los registros históricos recogen que desde 1976 se han decretado un total de 58 emergencias, de las que 31 continúan activas hoy. Sin embargo ninguna ha sido para levantar un muro.

En ninguna la declaración fue después que el Congreso rechazó al presidente. La Constitución no contempla una declaración presidencial contra una explícita decisión del poder Legislativo.

Es una osadía lo que ha cometido el Presidente ante la negativa del Congreso de darle carta blanca en el presupuesto para financiar un muro sin sentido porque los gastos de la seguridad fronteriza ya están cubiertos.
Respaldamos la posición de autoridades estatales como las de California y Nueva York que ya anticiparon que darán batalla legal al Presidente.

En la corte se verá si la Administración Trump puede sustentar su argumento de que la llegada de inmigrantes indocumentados y la entrada de drogas por la frontera con México requieren medidas urgentes y extraordinarias.

Es lamentable que este Día de los Presidentes no podamos destacar algo positivo de la actual Administración porque lo que emana de la Casa Blanca es puro egoísmo, odio y división.