Presionan para acabar con las demoras en solicitudes de ciudadanía

Es un ataque intencional para prevenir que los residentes se hagan ciudadanos y puedan votar, denuncian activistas
Presionan para acabar con las demoras en solicitudes de ciudadanía
USCIS continúa con cambios en asignación de visas.
Foto: John Moore/Getty Images

Alejandro Godínez Flores lleva casi dos años desde que inició su proceso de ciudadanía y hasta ahora no puede naturalizarse.

No es él único, son cientos de miles los que están molestos por la lentitud en el procesamiento de las solicitudes de naturalización.

“No tengo antecedentes penales solo algunas multas de tránsito por estacionamiento que ya se aclararon”, dice.

Alejandro reside en Los Ángeles. Es un técnico especialista en rines de auto y padre de tres hijas de 20, 7 y 5 años. Emigró de México en 1993 y en 2012 obtuvo la residencia estadounidense.En 2017 inició los trámites de ciudadanía y acudió a tomarse las huellas dactilares.

Entre abril y mayo de 2018 lo citaron para su examen de naturalización. Lo aprobó, pero al agente que lo atendió, le dijo que los exámenes de antecedentes penales no estaban completos.

“Me preguntaron si había cometido un crimen, les dije que no y que nunca había pisado una cárcel”, recuerda.

No conforme, el Servicio de Migración y Naturalización (USCIS) lo mandó a tomarse las huellas dactilares, esta vez con el Departamento de Justicia, pero no le salió pasado criminal.

USCIS amplía rango de recopilación de datos biométricos. (Getty Images)

Sin embargo, USCIS le dio un número con el que supuestamente había sido fichado en la cárcel acusado de un crimen.

“Tuve que ir a la corte donde me tomaron huellas otra vez porque había una persona con el nombre de Alejandro Flores que nació el mismo día que yo, que estuvo encarcelado”, dice.

Alejandro aclaró la situación y envió al USCIS, los comprobantes de la corte que indicaban que él nunca había sido fichado por un proceso criminal en el año 2000 sino otra persona con su misma fecha de nacimiento y nombre casi similar.

“Desde entonces, la USCIS me ha estado mandando correos electrónicos en las que me informan que aún no han decidido mi caso”, afirma.

Frustrado, comenta que él pensaba que en seis meses se convertiría en ciudadano de los Estados Unidos, pero ya no sabe qué pensar.

Joseph Villela, cabildero de CHIRLA pidió al congresista Jimmy Gómez, al Congreso y a los demócratas  que llamen a testificar al director de USCIS, Francis Cissna para que dé respuestas claras al incremento del retraso en el procesamiento de las solicitudes de ciudadanía.

Francis Cissna, director de USCIS. (Getty Images).

En una reunión reciente con líderes de organizacion proinmigrantes de Los Ángeles, Gómez dijo que entendía la frustración porque recientemente su hermana se hizo ciudadana y la espera fue inusual.

Pensamos que es un ataque directo e intencional para que los residentes que cumplen con todas las reglas no se hagan ciudadanos y no puedan votar”, señaló Villela.

Indicó que el mismo director de USCIS declaró que su prioridad ahora es prevenir el fraude de personas que quieren hacerse ciudadanos no la ciudadanía. Por eso crearon en Los Ángeles, el equipo de trabajo para remover la ciudadanía. “Pero no han demostrado con números que ha habido fraude”, enfatizó.

El reporte “Democracia Estrangulada” de la Alianza Nacional para Nuevos Estadounidenses (NPNA), revelado esta semana, indica que el rezago creciente en las solicitudes de ciudadanía y en los tiempos de procesamiento han prevenido la naturalización de 750,000 inmigrantes. En consecuencia que cumplan su compromiso cívico de votar.

En un reporte previo de la NPNA divulgado en el verano pasado, denunciaron que algunos residentes legales permanentes han esperado hasta 20 meses para que sus solicitudes de ciudadanía sean procesadas.

Según el estudio, desde enero de 2016, el rezago se incrementó en 93%. Se considera que al ritmo que van, le tomaría al USCIS más de 25 años regresar al nivel de atraso del gobierno de Obama cuando se tenían 380,639 pendientes en 2015.

Hay muchas quejas de que los tiempos de procesamiento de solicitudes de ciudadanía se han retrasado con el propósito de prevenir el voto de los nuevos ciudadanos. (Aurelia Ventura/La Opinión)

La portavoz de USCIS, Jessica Collins dijo que continúan resolviendo la carga pendiente de solicitudes de ciudadanía que se disparó bajo la administración Obama a más del doble, de 291,800 casos en septiembre de 2010 a cerca de 700,000 comenzando el 2017.

“Ahora a pesar del incremento sin precedentes de solicitudes, USCIS resuelve más solicitudes de ciudadanía, más eficiente y efectivamente, sobresaliendo como agencia”,  subrayó.

En el año fiscal 2018, USCIS superó los últimos cinco años en ceremonias de ciudadanía y el número de solicitudes procesadas. “Esto es un testimonio de la diligencia, entrenamiento y pericia del personal de la agencia en nuestras oficinas alrededor del país”, indicó.

Pero los líderes proinmigrantes insisten en que si el atraso no se soluciona, se podría prevenir la naturalización de residentes permanentes elegibles para participar en las elecciones del 2020.

“Como nación tenemos una historia de racismo en la que el gobierno federal ha usado la ciudadanía como un medio para excluir a las minorías del país y prevenirlos de ejercer sus derechos”, dijo Diego Iñiguez-López,de la NPNA.

“Demandamos que se reduzca el atraso y terminen las políticas que discriminarán a ancianos, discapacitados, trabajadores y minorías étnicas, raciales y religiosas”, destacó.