La impresionante denuncia de abuso sexual contra miles de niños migrantes detenidos desde 2015

Los datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos fueron presentados ante una comisión del Congreso que investiga la separación de familias migrantes en la frontera
La impresionante denuncia de abuso sexual contra miles de niños migrantes detenidos desde 2015
Los niños son separados de sus acompañantes si estos no son familiares directos.
Foto: John Moore/Getty Images

Según documentos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Estados Unidos divulgados el martes por el representante demócrata de Florida Ted Deutch, ante una comisión del Congreso que investiga la separación de familias migrantes en la frontera de Estados Unidos con México, miles de niños migrantes supuestamente sufrieron abusos sexuales mientras estuvieron bajo la custodia del gobierno durante los últimos cuatro años.

Según los documentos, más de mil denuncias de abuso sexual contra menores no acompañados bajo la custodia del HHS se informaron a las autoridades federales cada año fiscal desde 2015.

En total, entre octubre de 2014 y julio de 2018, 4,556 denuncias de abuso sexual se notificaron a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR): una agencia dentro de HHS a cargo del cuidado de menores migrantes no acompañados.

El Departamento de Justicia recibió 1,303 quejas adicionales, pero no está claro si las quejas de ORR se superponen con las reportadas al Departamento de Justicia.

En una audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Deutch dijo que los 135 refugios para migrantes del gobierno son “un ambiente inseguro”.

“Juntos, estos documentos detallan un entorno de asalto sexual sistémico por parte del personal a cargo de niños no acompañados”, dijo.

Los funcionarios de la Administración Trump expresaron su preocupación, al defender la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. “Compartimos la preocupación que creo que todos en esta sala sienten, cada vez que un niño es maltratado en el cuidado de la ORR es una vez demasiado”, dijo Jonathan White, el comandante del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de EEUU. “La gran mayoría de las denuncias resultan ser infundadas cuando son investigadas por las autoridades estatales y federales y las autoridades estatales de concesión de licencias a las que los remitimos”, agregó.

Los documentos ofrecen un retrato fragmentado de las denuncias de abuso sexual.

Los números generales de las denuncias informadas a ORR no revelan información específica sobre el agresor, que puede ser una persona desconocida para el niño, otro menor no acompañado o un cuidador en una instalación del gobierno. Por otro lado, los datos de las denuncias reportadas al Departamento de Justicia sí proporcionan información específica sobre quién fue el presunto autor.

Los documentos revelan que durante los últimos cuatro años fiscales, en 178 casos reportados al Departamento de Justicia, se informó que los cuidadores adultos en las instalaciones de Estados Unidos han abusado sexualmente de menores migrantes. Más específicamente, hubo 49 denuncias de abuso sexual que involucraron a cuidadores adultos en instalaciones del gobierno, informadas al Departamento de Justicia en los años fiscales 2017 y 2018.

Según un memorándum de ORR, la agencia comenzó a recopilar datos de abuso sexual en menores no acompañados bajo su custodia en octubre de 2014. Según la política de ORR, los proveedores de atención médica deben informar las denuncias de abuso sexual, acoso sexual y represalias contra las denuncias, a más tardar cuatro horas después de conocer los presuntos incidentes.

Los niños que viajan a la frontera de los Estados Unidos solos o que llegan con un pariente que no es su padre o tutor legal, son considerados por el gobierno como menores no acompañados. y colocados bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR).