La nieta del dictador Stalin vive sin comunismo y llena de tatuajes en EEUU

Es budista y por un tiempo trabajó para el IRS, pero decidió comenzar su propio negocio
La nieta del dictador Stalin vive sin comunismo y llena de tatuajes en EEUU
Chrese Evans vive en Oregon
Foto: @Nepareizais

Nadie sospecharía que esta mujer adulta residenciada en Portland (Oregon), budista y llena de tatuajes, es la nieta de uno de los dictadores más férreos de la historia universal: Joseph Stalin, padre de la antigua Unión Soviética comunista (URSS) y, de alguna manera, aún modelo de la Rusia de Vladimir Putin.

Chrese Evans tiene 44 años. Su nombre original es Olga, pero se lo cambió. Creció entre EEUU y Londres. Por un tiempo trabajó para el IRS, pero decidió comenzar su propio negocio, una tienda de antigüedades.

Su madre, Svetlana Alliluyeva, la única hija mujer de Stalin, desertó de la Unión Soviética en 1966 y se casó con el arquitecto William Wesley Peters. Su abuela Nadezhda se disparó en la cabeza en 1932 después de una disputa pública con Stalin en una cena.

“Stalin era para mí una de las tres personas que ganaron la Segunda Guerra Mundial: Churchill, Roosevelt y él”, dijo al diario británico Express. “Entonces mi madre me pidió que la escuchara. Allí fue cuando me enteré de sus crímenes”.

Millones de personas murieron durante el brutal régimen de Stalin de 1929 a 1953, cuando gobernó con hierro para transformar a la URSS en una superpotencia militar.

Chrese es la menor de los tres hijos de Alliluyeva, quien murió de cáncer en 2011 a los 85 años.

“Toda la vida de mi madre ha sido sobrevivir esto [su asociación con Stalin] y tratar de llevar una nueva vida propia”, dijo una vez Evans. “Por supuesto, ella aborrece lo que hizo Stalin“, declaró al Daily Mail. “Hubo un período en el que tanta gente la responsabilizó por sus acciones, que en realidad comenzó a pensar que tal vez era cierto. Es tan injusto”.

“Ella siempre estaba orgullosa de mí, cuando ni siquiera había logrado nada; el amor incondicional, que nunca había sentido de nadie más, porque era mi madre, y esa calidez de amistad, que probablemente buscaré por el resto de mi vida en otras personas”, afirmó.

Chrese ha publicado fotos suyas en las redes sociales con una ametralladora de juguete y un cinturón de balas colgado al hombro, junto con imágenes más convencionales, como la sopa rusa casera, el “borscht” que, dice, le recuerda mucho a su madre.