Padre latino es arrestado por ICE en Highland Park

Es la segunda vez que autoridades detienen a un hombre cuyos hijos estudian en la Academia Avance; el primero fue Rómulo Avélica en 2017

Padre latino es arrestado por ICE en Highland Park
Ofelia Garcia se abraza a su hijo mayor Jair, de 15 años. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El arresto de Jair Solís Hernández, padre de cinco hijos, por parte de agentes del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) cuando se dirigía hacia su trabajo, sacudió de nuevo a la comunidad estudiantil de la Academia Avance en el barrio de Highland Park de Los Ángeles, porque es el segundo padre de familia detenido en un período de dos años.

El primero fue Rómulo Avelica, padre de cuatro hijas, arrestado por ICE el 28 de febrero de 2017.

“A Jair lo agarraron a la entrada del freeway 110. Dos camionetas del ICE lo bloquearon. Una se lo puso atrás y otra adelante”, dice conmovida hasta las lágrimas Ofelia García, su esposa.

El arresto de Jair de 44 años se efectuó el martes 27 de febrero alrededor de las 5:30 a.m.

Ofelia cuenta que desde el domingo 25 de febrero, los agentes del ICE fueron a tocar a la puerta de su casa en Highland Park.

“Cuando mi esposo miró por el ojillo de la puerta que eran de migración. Les preguntó qué querían. Ellos le dijeron que llevaban una orden de detención para Jair Solís Hernández, y le mostraron una hoja con su foto. Mi esposo les respondió que solo les abriría la puerta, cuando llegara su abogado de migración, pero los agentes no quisieron esperar y se fueron. Eran siete, dos mujeres. Llevaban una metralleta grande”, recuerda la mujer.

Jair Solís, es el segundo padre detenido por ICE en la Academia Avance. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Jair continuó con su rutina de trabajo como supervisor de una compañía de limpieza.  Pero el martes 27 de febrero, salió de su casa como a las 5:18 a.m.

“Yo le llamé a las 5:26. ¿Todo bien? le pregunté. Me respondió que sí, pero no pasó ni un minuto cuando me volvió a marcar por teléfono para decirme que migración lo acababa de agarrar”, relata.

Con la tristeza reflejada en su rostro, Ofelia platica que aún no puede superar el incidente.

“Tengo que estar fuerte para mis niños”, dice. Ella y su esposo son padres de tres hijos, Jair de 15 años, Erick de 12 años y Javier de 10 años. El padre tiene dos hijos mayores de una relación previa.

Emigró de Michoacán, México, a Estados Unidos en 1984. Se casó con Ofelia hace más de 20 años, después de conocerse aquí en Los Ángeles. Jair es el principal proveedor económico de su familia.

Jair Solís con su esposa Ofelia García y sus tres hijos Jair, Erik y Javier Solís. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Su hijo mayor, dice que todavía no puede creer lo que pasó con su padre. “Cuando me levanté el martes, mi mamá me dijo que se habían llevado a mi papá. No supe qué hacer. Fue muy fuerte la noticia. Ese día ha sido el más duro de todos los días de mi vida. Me tuve que contener para no derrumbarme”, dice el menor abatido por el sentimiento.

“Mi hermano menor es el que está más afectado, muy triste. Era el más apegado a mi papá”, externa.

A Jair lo tienen bajo custodia en el Centro de Detención Theo Lacy del condado de Orange.

“Mi esposo siempre ha sido muy alegre, anda con una sonrisa en la cara todo el tiempo y tiene mucho ánimo. Pero ahora está muy triste. Se le quiebra la voz cuando hablamos por teléfono con él”, comenta Ofelia.

A ella, le preocupa mucho que vayan a deportar a su esposo y que sus hijos se queden sin su padre. “En 20 años juntos nunca nos habíamos separado ni por una discusión. Con su arresto cambió mi vida de un minuto para otro”, confía.

Ofelia Garcia con sus hijos Jair Solis de 15 años y Erick Solis de 12 años. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Esta madre reconoce que no ha podido procesar el suceso. “No sé qué pensar. Nunca me espere que lo fueran a detener. No sé si llorar. Lo único, que sé es que tengo mucho miedo”, reconoce.

Ella dice que las cosas se le complicaron a su esposo cuando trató de arreglar su estatus migratorio a través de un hijo mayor que tiene en el ejército.

El problema fue que el trámite lo hicieron por medio de un notario. “Parece que no se presentaron suficientes evidencias y el caso no fue bien manejado, lo que provocó que le negaran su petición. También tiene una petición familiar de residencia por parte de un hermano”, explica.

Ofelia dice que solo le pide a las autoridades de migración que le den a su esposo una oportunidad para que salga libre y sus hijos crezcan con su papá y en familia. “Jair es una buena persona. No le hace daño a nadie. Es un buen padre siempre al pendiente de los hijos.  Es muy trabajador. Todo el tiempo se la pasa trabajando”, asegura.

Fue Jair hijo, quien se contactó con la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) para pedirles ayuda a través de Red de Respuesta Rápida. La organización respondió designando un abogado de migración que los ayuda sin cobro alguno.

“Eso me da un poco de tranquilidad. Me siento segura teniendo la asistencia legal de CHIRLA”, dice.

De momento, CHIRLA no está haciendo comentarios sobre el caso de Jair Solís Hernández.

Rómulo Avelica se unió a la defensa de Jair Solís Hernández detenido por ICE el 27 de febrero. Aquí lo podemos ver al lado de Ofelia García y el director de la Academia Avance, Ricardo Mireles. /La Opinion)

Solidaridad estudiantil

Casi 400 estudiantes de la Academia Avance del sexto al grado 12 se solidarizaron el viernes con la familia de Jair González y le dieron su respaldo. Jair de 15 años y Erick Solís de 12 años asisten a esta escuela intermedia y secundaria pública charter.

Ricardo Mireles, director de la Academia Avance dijo que si bien Jair y Rómulo son los dos únicos padres de la escuela detenidos hasta hoy por ICE, ya se ha registrado la deportación de primos y hermanos de los estudiantes.

“Hace tres semanas deportaron a uno, y en el verano a dos familiares”, precisó.

El directivo pidió a los padres de familia indocumentados que se preparen y busquen un buen abogado de migración no solo para conocer sus opciones de arreglar su situación migratoria sino para ver cuál es su estatus y si tiene algún asunto pendiente.

“Debieron haberse preparado desde Obama cuando también hubo muchas deportaciones. Con mayor razón bajo el presidente Trump que está abusando”, destacó.

“En la comunidad latina, solemos dejar las cosas para después por andar ocupados con el trabajo. Creemos que no corremos peligro de una detención, pero por favor vayan y hablen con un abogado no acudan con falsos notarios que solo van a ponerlos en riesgo. No esperen por favor”, subrayó.

Y dejó muy claro que así como la Academia Avance salió en defensa de Rómulo Avélica lo harán con Jair Solis. “No los vamos a dejar solos”, aseveró.

La Opinión espera tener una respuesta de ICE sobre la detención de Jair Solís Hernández.

Rómulo Avelica pide a la comunidad salir en defensa de Jair (Aurelia Ventura/La Opinion)

Rómulo se solidariza

Jair Solis Hernández, es el segundo padre de familia arrestado por el ICE en la Academia Avance de Highland. 

El primer en ser arrestado fue Rómulo Avelica González el 28 de febrero de 2017. Detenido por agentes del ICE cuando llevaba a su hija Fátima a la Academia Avance. El arresto de este padre de familia de cuatro hijas que ha vivido en Los Ángeles por más de cuatro décadas, movilizó a toda una comunidad.

Su arresto fue grabado por su hija Fátima de 13 años que iba en el asiento de atrás del carro. El video se hizo viral, lo que provocó una movilización a nivel nacional.

Después de seis meses de activismo comunitario, procedimientos legales, audiencias,  y la presión de los funcionarios locales, Rómulo fue liberado bajo fianza el 30 de agosto de 2017. En octubre logró que su orden de deportación fuera desechada. En la actualidad está a la espera de una audiencia con un juez en diciembre de 2019 para que se decida si le aprueban una visa U que se da a las víctimas de crímenes.

Rómulo Avélica acudió a dar su apoyo a la familia de Jair Solís. “Desgraciadamente se siguen destruyendo hogares. Necesitamos que la comunidad esté con nosotros luchando porque la separación de familias es bien dura”, afirmó Rómulo.

Rómulo Avelica aconseja a las familias de los detenidos hablar todo el tiempo con ellos para darles fuerza.  (Aurelia Ventura/La Opinión)

“El caso de Jair es tan difícil como el mío, por eso les pido su apoyo como me lo dieron a mi, y para que migración no siga quebrando hogares. Tenemos que combatir esa ola de arrestos y condenar las acciones de ICE”, remarcó.

Pero a los alumnos de la Academia Avance, le hizo ver que ellos son una fuerza muy importante. “Deben mantenerse unidos, alzar sus voces, ejercer sus derechos  y no traumarse cuando detienen a uno de sus padres. Al contrario, saquen fortaleza de su tristeza para defenderlos porque ustedes son el futuro de esta nación y quienes van a cambiarla”, enfatizó.

A la familia de Jair, Rómulo les dio un consejo, “manténganse en comunicación con su padre todo el tiempo. Eso es lo único que a uno le da fuerza cuando está detenido bajo las condiciones horribles que se viven en los centros de ICE. El apoyo de la familia y de la comunidad lo hace a uno, no darse por vencido cuando está bajo custodia”, destaca.