¿Qué es un río atmosférico?

Durante este invierno un término ha comenzado a entrar tímidamente en el lenguaje climático de California, pero pocos saben su significado
¿Qué es un río atmosférico?
La mayoría de los Ríos Atmosféricos son débiles y proporcionan cantidades de agua y nieve beneficiosos.
Foto: NOAA

Durante este invierno un término ha comenzado a entrar tímidamente en el lenguaje climático de California. Ahora todos hablan del famoso río atmosférico, pero ¿que significa?

Los Ríos Atmosféricos son fenómenos naturales que están presentes en prácticamente todas las costas del mundo. Éstos se describen como regiones extendidas y angostas de vapor de agua fuera de los trópicos que se concentran en la atmósfera, las cuales suelen presentarse en zonas más cálidas. “Estas columnas de vapor se mueven con el clima, transportando una cantidad de vapor de agua aproximadamente equivalente al flujo promedio de agua en la desembocadura del río Mississippi” según un artículo publicado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Al llegar a California estos Ríos Atmosféricos se convierten en lluvia o nieve, descargando grandes cantidades de agua en todo el territorio del estado.

Sin embargo, los ríos atmosféricos se presentan en diferentes formas y tamaños los cuales, acompañados de fuertes vientos que transportan el vapor de agua concentrado en el aire, se desarrollan en formas de lluvias fuertes y tormentas.

Las precipitaciones de dichos ríos atmosféricos pueden caer en forma de nieve o lluvias severas causando inundaciones repentinas, así como desbordamiento de ríos, diques y lagos, colapsando la infraestructura existente ya que ésta no soportaría las enormes cantidades de agua.

En California se encuentra el llamado Pineapple Express (Piña Expresa) el cual se define como “un río atmosférico fuerte capaz de llevar la humedad de los trópicos cerca de Hawai hacia la costa oeste de los Estados Unidos”.

Un río atmosférico fuerte puede llevar una cantidad de vapor de agua equivalente a 7 veces el agua promedio del caudal del río Mississippi.

Es importante mencionar que no todos los ríos atmosféricos son peligrosos. De hecho, la mayoría de los ríos atmosféricos son débiles y necesarios en el ciclo del agua que proporciona la humedad necesaria y cantidades de agua importantes en las zona terrestre, especialmente en lugares particularmente áridos como el oeste de Estados Unidos.

Pero muchos también pueden ser desastrosos. Un ejemplo es el Río Atmosférico conocido como Huracán Joaquín que impactó Carolina del Sur en el 2015.

No obstante, un río atmosférico podría presentarse de forma repentina y masiva. Un escenario hipotético pero científicamente posibles llamado ARKRíos Atmosféricos 1.000 podría eventualmente causar más daños que un terremoto en California, según un estudio publicado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).