La dieta mediterránea mejoraría el rendimiento físico

La dieta mediterránea mejoraría el rendimiento físico
Algunos alimentos que se incluyen en la dieta mediterránea son las verduras, frutas, grasas saludables (como el aceite de oliva) y lácteos.

¿Conoces la dieta mediterránea? Se caracteriza por ser una de las opciones gastronómicas más populares para adelgazar, proteger el corazón o prevenir enfermedades crónicas.

Según una nueva investigación consumirla por solo 4 días es suficiente para mejorar nuestro rendimiento durante el ejercicio.

Entre las dietas populares, la mediterránea se destaca debido a que sus propiedades y beneficios son los más estudiados y comprobados. Según explicó la dietista cardiovascular de la Clínica Cleveland, Julia Zumpano, esta dieta junto a la DASH “Comparten el primer lugar a la mejor dieta general en US News & World Report“.

Se ha comprobado que la dieta mediterránea mejora la salud del corazón, del cerebro y la longevidad.

Este estilo de alimentación incluye menos carnes y carbohidratos que una dieta estadounidense típica. Cuenta con muchas verduras, frutas, grasas saludables (como el aceite de oliva), pescado graso, granos enteros, semillas, legumbres, vino tinto y lácteos.

También existen alimentos que definitivamente no se consumen, como las carnes rojas, dulces, postres, huevos y mantequilla.

Ya que muchos de los alimentos en esta dieta tienen antioxidantes, nitratos y propiedades antiinflamatorias, un equipo de investigadores de la Universidad de Saint Louis, en Missouri, EE.UU., analizó si incorporar esta alimentación mejoraría la resistencia y rendimiento en el ejercicio.

Edward Weiss, profesor de nutrición y dietética en SLU, dirigió el nuevo estudio y sus hallazgos fueron publicados en Journal of the American College of Nutrition.

Una mayor rapidez

El profesor Weiss y sus colegas reclutaron a 7 mujeres y 4 hombres “activos recreativamente”. Después de 4 días de seguir la dieta mediterránea, los investigadores pidieron a los participantes que corrieran 5 kilómetros en una cinta rodante.

Luego de dos semanas, los investigadores les pidieron a los mismos participantes que siguieran una dieta occidental, caracterizada por un consumo excesivo de azúcares y grasas altamente refinadas y saturadas, proteínas animales y un reducido número de fibras de origen vegetal, durante otros 4 días y que volvieran a realizar la prueba de correr de 5 km.

Los investigadores también querían probar los efectos que estas dos dietas tendrían sobre el ejercicio anaeróbico o de fortalecimiento muscular. Entonces, pidieron a los participantes que tomen una prueba de ciclo, una prueba de salto vertical y una prueba de empuñadura en los mismos períodos de tiempo a lo largo del estudio.

El estudio encontró que las personas eran un 6% más rápidas en la carrera de 5 km. después de seguir la dieta mediterránea en comparación a cuando consumieron la dieta occidental.

Esta mejora ocurrió a pesar de que los ritmos cardíacos de los participantes eran casi iguales y se sentían igual de cansados en ambas ocasiones. Por el contrario, las dietas no tuvieron ningún efecto sobre el rendimiento en el ejercicio anaeróbico.

“Nuestros hallazgos ofrecen más evidencias de los beneficios para la salud de la dieta mediterránea, al mostrar que también es efectiva para mejorar el rendimiento del ejercicio de resistencia en tan solo 4 días”, afirmaron los autores.

Weiss indicó que muchos nutrientes individuales en la dieta mediterránea mejoran el rendimiento del ejercicio inmediatamente o en unos pocos días, por lo tanto tiene sentido que un patrón alimentario completo que incluya estos nutrientes también sea de acción rápida para mejorar la calidad física.

Sin embargo, el autor destacó la importancia de incorporar esta dieta a largo plazo ya que sus beneficios se perdieron rápidamente al cambiar a la alimentación occidental.

“Este estudio proporciona evidencia de que una dieta que se sabe que es buena para la salud también es buena para el rendimiento del ejercicio. Al igual que la población general, los atletas y otros entusiastas del ejercicio comúnmente comen dietas poco saludables. Ahora tienen un incentivo adicional para comer de forma sana“, concluyó Weiss.

Más información sobre dietas: