Docenas de menores se convierten en ciudadanos americanos

La ceremonia se llevó a cabo en North Hills, entérate cómo fue su proceso
Docenas de menores se convierten en ciudadanos americanos
Tomas Morales junto a su padre Marcos (d) y sus abuelos Guadalupe Ajacaja y Thomas Morales Sr. / fotos: Aurelia Ventura.
Foto: La Opinión

La familia Muñoz Cervantes salió muy temprano de su hogar en Santa María, California, este jueves para realizar un viaje de tres horas rumbo al Valle de San Fernando. Fue largo, pero para ellos valió mucho la pena.

Los dos pequeños de la familia, Camila Muñoz de 10 años de edad y Manuel Muñoz de 8, juramentaron como ciudadanos de Estados Unidos en una ceremonia que se llevó a cabo en la biblioteca pública de Los Ángeles Mid-Valley en North Hills.

Los Muñoz, de origen mexicano, dijeron estar especialmente emocionados de que sus hijos se naturalizaran ya que Camila perdió la vista hace dos años y ahora posiblemente pueda tener un mejor estilo de vida en este país.

“Tenía un tumorcito y se lo quitaron”, dijo el padre de la niña, Juan Manuel Muñoz. “Ahora ya solo puede ver luces… En la escuela le están enseñando a leer braille”.

Camila dijo estar muy contenta de ser ciudadana. “Votar por el presidente suena emocionante”, mencionó la pequeña al enterarse que al cumplir los 18 años podrá tomar decisiones políticas.

Su padre dijo haber sido residente legal permanente de Estados Unidos por cerca de 10 años y que hace poco optó por naturalizarse ya que al hacer esto automáticamente sus dos hijos recibirían la ciudadanía.

“Yo viajaba de México para acá y de regreso pero hace tres años ya me los traje a todos como residentes legales”, narró.

La madre de los pequeños, Leticia Cervantes dijo que fue muy emocionante ver que sus hijos reciban la ciudadanía y que ella pronto los seguirá.

“Solo estoy en espera para [dar] el examen de ciudadanía”, dijo Cervantes.

En la sala de la ceremonia, los menores y sus familias pudieron ver un video de bienvenida por parte del presidente Donald Trump así como por primera vez juramentar lealtad a la bandera de Estados Unidos como ciudadanos estadounidenses.

La pequeña Camila Muñoz, de 10 años de edad, juramentó en la ceremonia en North Hills junto a su hermano Manuel, de 8./ foto: Aurelia Ventura.

Un gasto que vale la pena

En el lugar también estaba la familia Morales, de origen guatemalteco, quienes emocionados celebraron la juramentación de ciudadanía del menor de todos, Tomas Morales, de 18 años.

Su padre, Marcos Morales, dijo que se trajo a sus tres hijos hace tres años después de que les logró obtener su residencia legal en EEUU.

“Llevo viviendo como 19 años aquí pero iba a visitarlos”, señaló.

Tomas dijo que ahora que ya es ciudadano y mayor de edad pronto irá al Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) para obtener su licencia de conducir y ahí mismo también piensa registrarse para votar.

“Me siento feliz que ya soy ciudadano americano”, dijo el joven.

Sus abuelos, Guadalupe Ajacaja y Tomas Morales Sr., dijeron que nunca habían asistido a una ceremonia de naturalización pero que estaban muy contentos de acompañar a su nieto.

“Estamos muy felices por él”, dijeron los señores quienes también son residentes permanentes.

Marcos Morales dijo que pese a que su hijo no tuvo que presentar ningún examen para su ciudadanía ya que la obtuvo por medio de él, cuando se hizo ciudadano —y Tomas todavía era menor de edad— sí le costó ahorrar los más de 1,200 dólares que lleva el proceso.

“Por eso lo estamos haciendo de uno por uno”, dijo y aseveró que otros miembros de la familia están en espera.

Y tímido pero emocionado el salvadoreño Mario Josué Duran, de 13 años, acompañado de su madre Ana Martínez, intentaba entender el concepto que significa ser un ciudadano estadounidense.

Aunque para él no es difícil ya que llegó a EEUU a los 4 años, cuenta con un inglés casi perfecto y ha crecido viendo las caricaturas americanas.

“Yo me siento muy bien porque voy a tener un mejor futuro aquí”, dijo el jovencito quien llevaba su certificado de ciudadanía con orgullo y aseveró que él siempre se ha considerado estadounidense.

Su madre mencionó que desde que llegaron a Estados Unidos, hace nueve años, no han tenido la oportunidad de regresar a su país.

“Todos nos vinimos como residentes legales”, dijo Ana quien emigró de su natal El Salvador junto a sus tres hijos y se establecieron en el Valle de San Fernando.

Agregó que ahora mismo otra de sus hijas se encuentra en el proceso para obtener su ciudadanía.

“Pero él ya no quiere regresar”, dijo Ana mientras su hijo Mario sonreía en afirmación.

“Solo para visitar”, agregaron ambos.

Mario José Durán sostiene una bandera de EEUU junto a su madre Ana Martínez. / foto: Aurelia Ventura

Más de 70 nuevos ciudadanos

Claire Nicholson, portavoz de USCIS, dijo que la ceremonia de este jueves fue dividida en dos grupos donde más de 70 menores de 18 años fueron juramentados.

“En la mayoría de los casos los padres son quienes han hecho el trabajo más difícil, llenar los requisitos para la residencia, hacer el examen, aprobarlo y si tienen hijos menores de 18 años ellos automáticamente reciben la ciudadanía”, dijo Nicholson.

“No importa si los niños nacieron fuera del país en cuanto los padres hacen la juramentación los hijos se convierten en ciudadanos”, aseveró la portavoz.

Entre la lista de niños latinos juramentados el jueves habían 27 mexicanos, dos guatemaltecos, un salvadoreño y un colombiano.

Nicholson dijo que convertirse en ciudadano estadounidense es una decisión muy personal de cada familia y muchos optan por hacerlo ya sea para darles una mejor vida a sus hijos o para tener menos problemas al viajar fuera del país.

“Cada familia es diferente pero a mi siempre me gusta hacer esta pregunta porque cada respuesta es única y diferente del ¿por qué deciden tomar esta decisión?”, dijo Nicholson.

Una vez que los padres reciben la naturalización, los hijos se convierten en ciudadanos pero se les pide presentarse a la ceremonia juramentación que en este caso fue en la biblioteca pública de Los Ángeles de la rama Mid-Valley Regional.

“Tenemos cinco localidades en el distrito de Los Ángeles y la del valle de San Fernando va hasta Paso Robles. Todo ese territorio pertenece aquí”, dijo Nicholson.

Se estima que alrededor de 8.8 millones de residentes legales permanentes a nivel nacional califican para llenar la solicitud de naturalización N-400.

Un total de 27 menores de mexicanos, dos guatemaltecos, un salvadoreño y un colombiano se naturalizaron ayer. / foto: Aurelia Ventura

Para saber los requisitos necesarios para solicitar la ciudadanía de EEUU visita: bit.ly/1TyRRxz