Transgéneros buscan empleos que no los discriminen y estigmaticen

St John's lleva a cabo la primera feria para que esta comunidad encuentre oportunidades laborales dignas
Transgéneros buscan empleos que no los discriminen y estigmaticen
La feria se llevó a cabo en Trade Tech College. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Rica viajó desde Modesto a Los Ángeles para participar en una feria del empleo para transgéneros en el Trade Tech College. 

“Vine desde allá porque aquí es una oportunidad de solicitar trabajos sin que me juzguen por mi apariencia”, dice Rica,  una mujer transgénero, hija de padres inmigrantes mexicanos.

El Centro St. John’s Well Child and Family llevó a cabo la primera feria del empleo Transcend para la comunidad transgénero con la participación de más de 60 empleadores de la industria del entretenimiento,  organizaciones LGBT y otras empresas.

Los trangéneros enfrentan estigma, discriminación, rechazo, burlas y acoso a la hora de buscar empleo, y hasta violencia en el lugar de trabajo. Durante la feria laboral no solo se ofrecieron empleos para ellos y ellas sino que se dio entrenamiento a los empleadores sobre el trato profesional y respetuoso que debe recibir la comunidad transgénero.

Rica vino desde Modesto a buscar trabajo en la primera feria para transgéneros en Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión).
Rica vino desde Modesto a buscar trabajo en la primera feria para transgéneros en Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión).

Rica dice que estaría dispuesta a mudarse de Modesto a Los Ángeles si encuentra un buen empleo.

“La apariencia es el principal obstáculo. Mi nombre es Ricardo. Cuando miran mi nombre oficial y se dan cuenta que no parezco Ricardo sino rica, a la gente le sale la fobia de inmediato. Uno siente que no le van a dar el trabajo que solicita porque no te miras como ellos”, comenta.

Rica tiene un empleo en una escuela en Modesto.  “Estudié psicología y servicios humanos. Al principio, los papás me miraban raro, pero me gané su respeto a base de trabajo y ayudarlos”, comenta.

Agrega que la feria del empleo en Los Ángeles, le da ánimos y esperanzas de que pueda encontrar otra ocupación donde pueda servir a la comunidad hispana.

Matt Cardona asistió a la feria de trabajo para transgéneros que se llevó a cabo en Los Angeles Trade Tech College, organizada por St. John’s Well Child and Family Center. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Una variedad de empleadores estuvieron presentes en la feria de empleo para transgéneros como Sony, Paramount Pictures, UCLA, Bank of America, Starbucks, Trader Joe’s, The Trevor Project, Kimpton Hotels and restaurants, Via care Community Health Center y Planned Parenthood, entre otros.

Rizi Timane, gerente de programas de salud para los transgéneros de la Clínica St. John’s, admite que la comunidad transgénero sufre estigma y discriminación en la sociedad.

“Empieza en la propia familia. Muchos padres no entienden cuando haces la transición, te echan de la casa o te escapas por tu propia seguridad”, explica.

En el empleo, puso de ejemplo que la discriminación se siente más cuando una persona que biológicamente nació hombre hace la transición a mujer. “Cuando van al trabajo con un vestido y maquillaje, los compañeros empiezan a burlarse, se ponen nerviosos. Hay mucho conflicto, por lo que tienen que dejar el trabajo o los despiden”, observa.

Timane asevera que llevar a cabo ferias del empleo exclusivamente para la comunidad transgénero es muy importante por todos los prejuicios que hay en su contra en el ámbito laboral.

“A los empleadores que participan, les dimos entrenamiento sobre cómo lidiar con la gente transgénero en el empleo. Es muy satisfactorio ver su apertura para aprender. Vamos además a continuar con el entrenamiento en el lugar del trabajo para todo el personal no solo para los directivos”, precisa.

Fernanda Martínez acudió a la feria del empleo para transgéneros con la esperanza de encontrar oportunidades que le permitan prepararse más para encontrar una mejor ocupación. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Crystal Ramírez, hija de madre puertorriqueña y padre mexicano, trabaja medio tiempo como estilista, pero asiste al Tech Trade College para obtener un diploma como asistente de oficina de médico.

“Vine a esta feria de empleos porque quiero hacer la transición de estilista a asistente de oficina de un médico”, afirma.

Crystal quien nació biológicamente como hombre, pero se identifica como mujer, dice que la sociedad está aún muy cerrada. “Aunque ya hice la transición de hombre a mujer, cuando me escuchan hablar, se me quedan viendo y me miran de arriba a abajo. Es muy incómodo e intimidante. Solo les pido que nos traten y nos de la chanza. ¡También somos humanos!”, exclama.

Matt Cardona trabaja en un Centro de Llamadas, pero acudió a la feria del empleo para transgéneros en busca de nuevas oportunidades laborales.

Matt Cardona quiere un empleo donde no tenga que dar explicaciones. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Nació mujer, pero quiere hacer la transición a hombre. “Va a ser algo incómodo porque todos me conocen y me llaman como persona femenina. Nunca sabemos cómo va a reaccionar la gente en el trabajo”, comenta.

Es justo debido a la transición de mujer a hombre que quiere buscar un nuevo trabajo. “Quiero presentarme a la sociedad como Matt y no tener que explicar”, dice Matt nacido en Los Ángeles, hijo de padres mexicanos.

Y le apuesta a que cada vez haya menos rechazo hacia los transgéneros.

“Ahora hay más conciencia y se habla más del tema. Quiero pensar la gente ha madurado y entiende mejor”, expone.

La comunidad transgénero enfrenta muchos desafíos para encontrar un empleo donde sean respetados. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Fernanda Martínez trabaja como cocinera en un restaurante y le gusta mucho su trabajo, pero quiere ver si en la feria del empleo para transgéneros, podría encontrar una beca que le permita estudiar para chef y superarse.

Ella nació como hombre pero está en la transición para convertirse en mujer. “A veces los que nos discriminan son los propios latinos. Incluso más que otras razas. Tal vez porque así nos criaron y educaron. A veces, no se acepta ni uno. Tratamos de aparentar una cosa que no somos y no nos sentimos a gusto. Así que lo primero, es aceptarnos nosotros mismos”, dice.

Fernanda sostiene que la feria de empleos para transgéneros es muy buena idea. “Ojalá nos ofrezcan oportunidades para prepararnos. Nunca es tarde para agarrar un diploma”, reconoce.

De acuerdo al Centro Nacional para la Igualdad de los Transgénero, más de uno de cada cuatro transgéneros han perdido su empleo debido a los prejuicios, y más de tres cuartos han experimentado alguna forma de discriminación laboral.

El rechazo a contratarlos, violaciones a su privacidad, acoso, y hasta violencia sexual y física son problemas comunes en el trabajo. Los transgénero de las minorías experimentan estos ataques en tasas aún más elevadas.

Debido a estas condiciones, los transgéneros sufren altos niveles de desempleo y pobreza, por lo uno de cada ocho se ve forzado a vender sexo o drogas para sobrevivir.